IMPUESTO PREDIAL EN SUBA I: DURO CON LOS RESIDENCIALES

Miguel Ángel Muñoz – Miembro del Polo Democrático en Suba

Según datos de la Secretaría de Hacienda en la localidad de Suba hay un total de 464.727 predios, de los cuales, 293.403 (63%) son de uso residencial; muchos de los cuales ocupan una parte de su vivienda con un pequeño local de comercio, lo que inmediatamente los ubica como uso comercial, igualando su tarifa de impuesto predial al nivel de predios de gran comercio. Al ver la división por estrato, de estos predios de uso residencial, encontramos que un poco más del 80% de estos pertenecen a los estratos 2, 3 y 4. (Ver tabla 1)

En 2018, Según datos de la misma Secretaría de Hacienda, de los predios de uso residencial: a 257.001, el 88%, les aumentó el impuesto predial; a 748, el 0,25%, le llegó igual y a 31.487, el 11%, le disminuyó. Cuando examinamos en cuánto les aumentó el impuesto predial por estrato en la Localidad de Suba, encontramos que en todos los estratos hubo aumento del impuesto predial, siendo los principales afectados estratos 2 y 3. (Ver tabla 2)

Ahora bien, si se detalla el aumento que se dio en cada uno de los estratos de la Localidad, teniendo en cuenta el porcentaje de aumento y el número de los predios a los cuales les aumentó en cada uno de los rangos, encontramos que el 81% de los predios tuvo un aumento superior a la inflación y que cerca del 60% tuvieron aumentos superiores al 10%. (Ver tabla 3)

De lo anterior se puede concluir que el aumento del impuesto predial sigue la senda de desconocer la progresividad, norma en materia tributaria, pues la mayoría de los aumentos se encuentran por encima del 10%, un total de 170.103 (el 57,97%). Es decir, por encima de índices que permiten reconocer cuánto pudo aumentar el poder adquisitivo de los ciudadanos: para Bogotá el aumento del PIB per cápita ha sido en promedio entre los años 2000 y 2016 de 7,43%, la inflación en 2017 de Bogotá se estableció en 4,63%, el salario mínimo subió apenas 5,9% y el crecimiento económico colombiano estuvo por debajo del 2%. Peñalosa no consulta los ingresos de los bogotanos, de por sí diezmados por la crisis económica general.

También llama la atención que Peñalosa, a pesar de haber prometido en 2016, al modificar las tarifas, que no maltrataría al estrato 2, hay un 13,42% (51 predios) del estrato 1 y un 19,72% (13.769 predios) del estrato 2 al que le aumentó por encima del 15%; desconociendo los límites establecidos, en el Acuerdo 648 de 2016, creado por su mismo gobierno, que consistían en;  primero, que a los predios que fueran estrato 1 y 2, y que su avalúo catastral no excediera 135 salarios mínimos, alrededor de 105 millones de pesos, no podía aumentar el impuesto cada año por encima del 10%; y, segundo, que a los predios, sin importar estrato, que su avalúo catastral no excediera 335 salarios mínimos, alrededor de 261 millones de pesos, no podía aumentar el impuesto cada año más del 15%.

¡OJO! EL ESTRATO 2 DESPROTEGIDO: CASO DE ESTUDIO SECTOR GAVILANES

De los 13.769 predios de Suba que pertenecen al estrato 2 y en los cuales aumentó por encima del 15%, 4.062 predios se encuentran dentro y en las cercanías de lo que se conoce como la zona de Gavilanes, es decir, sólo en ese sector se concentran el 29,5%. El fenómeno ha sido generalizado y se puede observar en la siguiente tabla:

No por nada han sido los barrios donde más indignación, o al menos movilización, se ha presenciado en Suba. Los datos de la Secretaría de Hacienda tan sólo se restringen a señalar que a esos predios les ha aumentado “más del 20%”, pero lo cierto es que visitando los barrios y conversando con numerosos habitantes y líderes del sector, se encuentran aumentos del impuesto predial por encima, incluso, del 1.000%.

Es de suma importancia resaltar esta situación, no sólo por la injusticia que se está cometiendo con los ciudadanos que habitan esta zona, sino además como ejemplo de lo que se puede venir para todo el estrato 2 de Suba y Bogotá. Es evidente que Peñalosa empezó a saltarse la norma que limitaba el aumento del impuesto hasta el 10% en unos casos y hasta el 15% en otros. Le mata, incluso, su propia legalidad.

CONCLUSIONES

Acertadas eran las voces que denunciaban hace años la pretensión de Santos de subir el predial de las urbes en Colombia, vía acercar el avalúo catastral al avalúo comercial, es decir, sujetando el aumento del impuesto a lo que suba la especulación inmobiliaria; lo que fue obedecido en Bogotá, incluso antes de Peñalosa. También eran acertadas la denuncia de la “simplificación tributaria” de Peñalosa en 2016, que le puso la guinda al pastel, cambiando las tarifas, que pasaron de depender del estrato a depender del avalúo catastral. De inmediato se ha presenciado un aumento regresivo del impuesto predial, como hoy en 2018 se evidencia, que no consulta el aumento del poder adquisitivo de los bogotanos.

Calculada, era tal reforma tributaria, para cargar aún más a la clase media bogotana, estratos 3 y 4, a quien en su mayoría el predial en el caso de Suba aumentó por encima del 10%; todo para llenar las arcas de la Hacienda bogotana, para luego, haciendo cumplir Peñalosa al Estado el papel de “gestor”, pasen a las arcas de las ganancias de diversos intermediarios del capital financiero en Bogotá, como lo es el caso del Transmilenio, que ahora también quiere pasar por la Avenida Cali. En tanto afán de hacer negocios con buses ya sentó la mirada en el estrato 2, margen ancho de habitantes, para quienes si los aumentos empiezan a ser como en el Sector Gavilanes, la frase que se agita, “tocará vender la casa, para pagar el predial”, será una tragedia generalizada.

Coletilla: Que no se olvide tener en cuenta la propuesta del Programa de la Coalición Colombia, creado por el POLO, Alianza Verde y Compromiso Ciudadano para el candidato presidencial Sergio Fajardo: “Abordaremos la discusión tributaria de forma transparente, pública, sin negociaciones a puerta cerrada. Buscaremos una mayor progresividad en la estructura impositiva, local y regional […]”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *