¡El Polo ya tiene su propio candidato presidencial!

Manuel Sarmiento – Concejal de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo – @mjsarmientoa


La decisión del Comité Ejecutivo Nacional del Polo de designar como su candidato presidencial al senador Jorge Enrique Robledo representa un gran avance hacia la necesaria y democrática transformación de Colombia. El país no puede seguir siendo gobernado por los mismos que lo han hundido en el atraso productivo, la desigualdad, el desempleo y la corrupción. Se requiere de una persona que lidere la más amplia convergencia nacional con la que podamos derrotarlos, la que -por sus muchas cualidades- es Jorge Enrique Robledo.

El Polo acertó en la elección de Robledo, honesto, con una trayectoria de vida ejemplar, siempre fiel al partido. Nunca ha estado vinculado a un hecho de corrupción, todo lo contrario, desde su curul se ha destacado por denunciar sin pelos en la lengua los disparates que han rodeado al Centro Democrático y a la Unidad Nacional de Santos y Vargas Lleras. Así lo ha demostrado en más de 150 debates que ha dado en el Senado de la República, como los de Carimagua, Agro Ingreso Seguro, la zona franca de Tomás y Jerónimo Uribe; Saludcoop; Reficar; Isagen; la apropiación ilegal de baldíos por grandes empresas y transnacionales; Transmilenio y, el más reciente, que está en pleno desarrollo, el indignante escándalo de sobornos de Oderbrecht que tocó a las dos campañas presidenciales que llegaron a segunda vuelta en 2014.

La coherencia, virtud escasa en la política nacional, es otra de las cualidades de Robledo. Lleva 40 años luchando sin desfallecer ni claudicar junto a los sectores populares y a las capas medias de la población. Como él lo explica, uno de sus motivos de orgullo es nunca haber votado por alguien que haya ganado la Presidencia, lo que significa que siempre se ha opuesto a quienes han gobernado tan mal a Colombia. Por todo esto ha dicho que su candidatura es “Ni-Ni”, lo que quiere decir que no es ni con el Centro Democrático ni con la Unidad Nacional de Santos-Vargas Lleras. Jorge Robledo, durante toda su vida ha dicho lo que piensa y ha hecho lo que dice.

Para sacar adelante las transformaciones que necesita Colombia se requiere una gran dosis de valor civil. Y es la que ha tenido Robledo para enfrentarse a los grandes poderes que tanto daño le han hecho al país. No le ha temblado la mano para acusar con firmeza a presidentes, ministros, multinacionales, fiscales y hasta a los más poderosos magnates cuando proceden corruptamente. El país tiene – por primera vez en muchos años- a alguien que sea capaz de ponerle el cascabel a los gatos lustrosos que se han engordado a costa de la estrechez de decenas de millones de compatriotas.

A la honestidad, al valor civil y a la coherencia de Jorge Robledo, se suman sus ideas para cambiar el país. Mejorar las condiciones de vida de los sectores populares y las capas medias con políticas que defiendan el trabajo, la educación, la salud y la cultura como derechos y no como negocios; respetar e implementar los acuerdos de paz; respaldar con firmeza las actividades productivas del empresariado nacional que le aporta al progreso del país; poner al sistema financiero al servicio del desarrollo nacional a contramano de lo que hoy está sucediendo; proteger nuestros recursos naturales, particularmente el agua amenazada por la gran minería trasnacional; promover la democracia sin clientelismo y la denominada “mermelada”; combatir la corrupción que carcome a Colombia; y tender relaciones con los otros países del mundo con dignidad, sin someterse a ningún poder extranjero. Estas propuestas, entre otras que seguramente construirá de la mano y escuchando a los colombianos, resaltan el talante democrático y patriótico de Jorge Enrique Robledo.

Como él lo pregona, “estamos ‘mamados’ de los mismos con las mismas” y, en consecuencia, llegó la hora de unirnos todos, los sin partido y las personas de base de cualquier afiliación política, los millones de colombianos de distintos orígenes sociales y económicos, que tenemos la firme decisión de impedir que nuestro país siga siendo gobernado por quienes lo han mandado al abismo, que tenemos el ánimo de convertirlo en una nación justa, en progreso y respetable en el concierto internacional. Para lograrlo, llegó la hora  de elegir a alguien distinto, de elegir a Jorge Enrique Robledo como Presidente de Colombia.

Bogotá, 5 de marzo de 2017

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *