“Lo de Oscar Díaz, asesor de cabecera de Peñalosa, es un aberrante caso de puerta giratoria para favorecer a los negociantes del SITP”: concejal Manuel Sarmiento

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Sábado 16 de julio de 2016


El concejal Manuel Sarmiento reiteró sus denuncias sobre la cercanía de la administración distrital con los negociantes de Transmilenio al señalar que “el asesor de cabecera del alcalde Peñalosa para temas estratégicos del SITP ha sido consultor del Grupo Express, uno de los operadores privados del sistema, y de la empresa encargada del recaudo”.

Oscar Edmundo Díaz es pupilo de Enrique Peñalosa de larga data, como lo señala el profesor Carlos Carrillo, tanto así que hasta lo acompañó en el ITDP, organización en la que el alcalde sacó provecho de Transmilenio para vender estos sistemas en todo el mundo (http://bit.ly/1XrOmKv). Díaz también fundó la firma de consultoría GSD Plus, que ha tenido por clientes a Tu Llave, de la operadora privada Recaudo Bogotá, y a Express de Santiago, operadora del Transantiago en Chile. “Resulta que la familia Hernández, dueña mayoritaria del Grupo Express en Colombia, es también importante accionista de Express de Santiago. Es decir, Díaz ha trabajado para esta poderosa familia del oligopolio familiar-empresarial del transporte bogotano”. Sarmiento recordó que este grupo fue señalado por La Silla Vacía de beneficiarse con la posible prórroga de los contratos de Transmilenio y la terminación de los contratos de Coobus y Egobus (http://bit.ly/29Jwf01).

El alcalde Peñalosa contrató en febrero a Oscar Díaz para que lo asesore en “temas estratégicos y prioritarios relacionados con movilidad y SITP”. El concejal del Polo explicó que “por este contrato, el asesor cabecera de Enrique Peñalosa para todo lo relacionado con el transporte público se gana la nada módica suma de 30 millones de pesos mensuales, un sueldo mayor que el del propio Alcalde” (http://bit.ly/29CkBEH). Asesor a la medida de los privados.

Existen otras irregularidades que benefician al oligopolio privado del transporte. El concejal denunció que Transmilenio no sabe si los operadores de la Fase I han hecho el mantenimiento a los buses; el ente gestor solo ha cobrado el 1,6% (¡!) de los desincentivos que se generan por no cumplir con estándares de calidad en la operación zonal; y Transmilenio no ha tomado medidas serias sobre el incumplimiento de las grandes operadoras zonales en materia de chatarrización e implementación de rutas. “Sí existen propuestas para cambiar estas situaciones. Se deben modificar los leoninos contratos de Transmilenio y cambiar el Acuerdo 4 de 1999 para permitir que Transmilenio pueda ser una operadora pública del sistema, para así evitar que el transporte en la ciudad siga siendo un negocio de pocos, a los que les va muy bien, mientras al distrito y a la ciudadanía les va mal”, concluyó Sarmiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *