Los TLC sí se pueden renegociar

Manuel Sarmiento

Ante la propuesta de personalidades como Clara López y Jorge Enrique Robledo de renegociar los TLC, algunos han salido a decir que los tratados de libre comercio no se pueden renegociar, explicación que, además de falsa, busca justificar la falta de voluntad política del presidente Santos para modificar unos acuerdos que le hacen un daño enorme a la producción nacional.

Por regla general los tratados internacionales son renegociables. Así lo señala la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados en su artículo 39 al disponer que “un tratado podrá ser enmendado por acuerdo entre las partes”. Ello se debe a que uno de los principios fundamentales del derecho internacional es el libre consentimiento, lo que permite que los Estados partes se pongan de acuerdo para modificar algunos o todos los artículos de un tratado internacional.

Tan evidente es la posibilidad de renegociar los acuerdos comerciales que todos los TLC suscritos por Colombia contemplan la posibilidad de modificarlos. Por mencionar solo algunos ejemplos, el artículo 23.2 del TLC con Estados Unidos dispone que “las partes podrán convenir cualquier enmienda a este Acuerdo”. Lo mismo hace el artículo 334 del TLC con la Unión Europea al señalar que “las partes podrán acordar por escrito cualquier enmienda a este Acuerdo”, y el artículo 2.302 del acuerdo con Canadá que dispone: “cualquier enmienda a este Acuerdo se hará por escrito”.

Colombia no solo tiene el derecho de solicitar la renegociación de los TLC, también puede terminarlos unilateralmente mediante la figura de la denuncia. Así lo señalan los acuerdos comerciales con Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá en sus artículos 23.4[1], 331[2] y 2.305[3], respectivamente.

Estas normas prueban que, desde el punto de vista jurídico, los TLC sí son renegociables. Faltan gravemente a la verdad el Presidente y sus ministros cuando afirman que estos tratados no se pueden renegociar. Y lo hacen con el objetivo de ocultarle al país su actitud de sometimiento y arrodillamiento frente a potencias como Estados Unidos. Santos y sus amigos no son capaces de ponerle el cascabel al gato, no solo porque no tienen el valor para hacerlo, también porque ellos ganan con la quiebra del agro y la industria nacional.

Lo único que se necesita para renegociar los TLC es un gobierno con la voluntad política de defender la producción y el trabajo de los colombianos. Un gobierno que haga respetar la soberanía del país y se siente con las potencias en condiciones de igualdad a modificar los acuerdos leoninos que empobrecen al país y lo hunden en el atraso.

[1] “Cualquier Parte podrá poner término a este Acuerdo mediante notificación escrita a la otra Parte, y dicha terminación surtirá efecto seis meses después de la fecha de la notificación”.

[2] “Cualquier Parte podrá denunciar este Acuerdo mediante notificación escrita a todas las otras Partes y al Depositario. Dicha Denuncia surtirá efecto seis meses después de la fecha de recepción de dicha notificación por el depositario”.

[3] “Este Acuerdo se mantendrá vigente a menos que alguna Parte lo termine dando un aviso de seis meses a la otra Parte”.

1 comentario sobre “Los TLC sí se pueden renegociar

    […] “Por regla general los tratados internacionales son renegociables. Así lo señala la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados en su artículo 39 al disponer que «un tratado podrá ser enmendado por acuerdo entre las partes». Ello se debe a que uno de los principios fundamentales del derecho internacional es el libre consentimiento, lo que permite que los Estados partes se pongan de acuerdo para modificar algunos o todos los artículos de un tratado internacional. (Sarmiento, (sin fecha), Los TLC sí se pueden renegociar.” Recuperado de: http://manuelsarmiento.com/los-tlc-&#8230😉 […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *