Mintiendo sobre condiciones laborales en ETB, Peñalosa y Castellanos intentan tapar privatización corrupta

El Cabildo Abierto contra la venta de ETB demostró que la propuesta del alcalde Peñalosa y Jorge Castellanos es la de una privatización corrupta contra los intereses de los bogotanos. Así lo señaló el concejal Manuel Sarmiento, quien resaltó los graves cuestionamientos expuestos por el analista Aurelio Suárez (http://bit.ly/2mR98a7).

Las cifras oficiales señalan que en el primer año del gobierno de Peñalosa los principales indicadores de ETB se deterioraron. En pesos reales, entre septiembre de 2015 y septiembre de 2016 los ingresos operacionales y el EBITDA cayeron en 1,5%, la utilidad operacional disminuyó en 64%, los activos en 43% y el patrimonio en 16%. La mala gerencia ha desvalorizado la empresa, por lo que Suárez les entregó las pruebas a los órganos de control para que investiguen un presunto detrimento patrimonial (http://bit.ly/2lF9fVX).

Ante la falta de argumentos, Jorge Castellanos arremetió contra los trabajadores por los derechos convencionales que han conquistado en cerca de 70 años. El concejal Sarmiento rechazó las que calificó como bochornosas afirmaciones del Presidente de ETB y afirmó que en una democracia los trabajadores tienen derecho a sindicalizarse para lograr conquistas por encima de los mínimos legales. “Los beneficios convencionales no ponen en riesgo la empresa, pues los costos laborales en ETB representan solo el 13% de los ingresos de la empresa, muy por debajo de los estándares mundiales. Además, cada trabajador aporta un 4% de su salario para financiar las conquistas de la convención colectiva, lo que equivale a 6.000 millones de pesos anuales. Lo que no dice Peñalosa es que alrededor de 8.000 trabajadores de la ETB son tercerizados, quienes realizan gran parte de las labores de la empresa”, explicó Manuel Sarmiento.

“Posan de demócratas y atacan a los trabajadores por sus conquistas históricas. A Peñalosa seguramente le encantará el modelo laboral de empresas como Claro, donde los trabajadores están tercerizados, no pueden sindicalizarse y ganan salarios de hambre”, concluyó Sarmiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *