mayo 23, 2017

Peñalosa pone en riesgo a los bogotanos al no contratar nuevos estudios de subsuelo para el metro elevado

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Martes, 31 de enero de 2017


Los estudios se pagarán con el mismo método que llevó al descalabro de Reficar.

Además de los daños urbanos del metro elevado y de las evidentes ilegalidades en el trámite de las vigencias futuras, el proceso de contratación de los estudios técnicos está lleno de cuestionamientos. Así lo señaló el concejal Manuel Sarmiento al denunciar que “el presidente Santos y el alcalde Peñalosa, en un acto de extrema irresponsabilidad, decidieron que las firmas encargadas de hacer los diseños del metro elevado no estarían obligadas a hacerlos, pues consideran que los del metro subterráneo son suficientes”. El contrato señala que el consultor no deberá hacer estudios de geotecnia y geología en el tramo que va desde el Portal Américas hasta la Avenida Caracas.

En enero de 2016, el entonces Presidente de la Sociedad Colombiana de Geotecnia le envió una carta al IDU en la que señala que en caso de cambiarse la tipología del metro, de subterráneo a elevado, “será necesaria la ejecución de nuevos estudios de geología y geotecnia, dado que estos no pueden – o deben – transferirse a las ‘nuevas condiciones” (http://bit.ly/1qKnx9u). A lo anterior se suma el concepto de miembros de la Comisión de Geotecnia de la Asociación Colombiana de Ingenieros, quienes reiteraron la necesidad de hacer nuevos estudios debido a que, para la construcción del metro elevado, se deben hacer perforaciones de hasta 80 metros, mientras que para el metro subterráneo las excavaciones se hicieron a 50 metros de profundidad (http://bit.ly/2d85zbR).

Sarmiento señaló que este proceso de contratación se realiza en medio de muchas irregularidades, pues Peñalosa y Santos se han aprovechado del régimen privado de la Financiera de Desarrollo Nacional para adjudicar los estudios a escondidas y a dedo. Advirtió también que el pago de los estudios en la Caracas se hará bajo el método de gastos reembolsables, que es el mismo que se utilizó en la modernización de Reficar y que llevó a sobrecostos superiores a los $4.000 millones de dólares”.

El concejal del Polo concluyó señalando que la intención del alcalde Peñalosa es condenar a Bogotá a al sistema de buses de Transmilenio, pues su propuesta es que en 30 años la Capital tenga una línea mediocre de metro ‘alto y esbelto’ y el resto de corredores con buses articulados. “Mientras la ciudad sigue hundida en el atraso, multinacionales como Volvo y los negociantes de las concesiones de Transmilenio hacen fiesta”, afirmó el cabildante, quien recordó que durante 10 años el alcalde Peñalosa se ganó cerca de medio millón de dólares vendiendo buses por todo el mundo.