mayo 23, 2017

“Presupuesto de 2017 confirma que con Peñalosa priman los meganegocios contrarios a los derechos ciudadanos”: concejal Manuel Sarmiento

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Domingo, 4 de noviembre de 2016


“El Presupuesto que Enrique Peñalosa le presentó al Concejo para ejecutar el próximo año confirma que este es un gobierno que pone el Estado al servicio de meganegocios que le hacen un inmenso daño a los ciudadanos”. Así resumió el concejal Manuel Sarmiento las implicaciones del proyecto de presupuesto que se discute en el Cabildo Distrital. Señaló que en lugar de promover los malos negocios, el Distrito debería estimular la industria, el pequeño y mediano comercio, y la producción agropecuaria, sectores duramente golpeados por el libre comercio.

El Concejal del Polo mostró como buena parte de los recursos públicos se destinarán a apalancar negocios privados como las APP y las concesiones de Transmilenio que, más que mejorar la movilidad de la Ciudad, les garantizarán enormes ganancias a multinacionales y magnates nacionales. Mientras el presupuesto de movilidad crece en términos reales en 32% y pasa a ser el de mayor participación, los de Desarrollo Económico, Salud, Educación e Integración Social crecen menos del 2% y pierden participación en la estructura fiscal.

Sarmiento resaltó los aspectos más graves de cada sector:

Desarrollo Económico: No se destinan recursos suficientes para respaldar la industria, el agro y el pequeños y mediano comercio, además de que se reduce el presupuesto para darles a los vendedores informales alternativas comerciales.

Movilidad: No se destinan recursos para cumplir las promesas de campaña del alcalde Peñalosa con los pequeños y medianos propietarios del transporte.

Integración Social: El presupuesto para el programa de comedores comunitarios, bonos y canastas alimentacias, se reduce en un 20%, lo que implica que la meta de 2017 tenga 90 beneficiarios menos que la de 2016.

Educación: Se insiste en el mal remedo de Jornada Única agravando el hacinamiento y la mala alimentación escolar. Además, se reducen el número de becas para formación posgradual de los docentes de colegios oficiales y, de manera inaudita, el presupuesto de la Universidad Distrital tiene un recorte de $39.000 millones.

Salud: El Alcalde les quita $120.000 millones a los Hospitales para el Plan de Intervenciones Colectivas (promoción y prevención).

Ambiente: No se destinan recursos para cumplir con el Plan de Manejo Ambiental de la Reserva Van der Hammen, desacato a un mandato legal que refleja el desprecio del Alcalde por este activo ambiental.

Cultura: No aparecen recursos para la nueva sede de la Filarmónica y se reduce el presupuesto para el sistema de participación y para financiar los incentivos y becas a artistas locales.

Secretaría de la Mujer: Se reducen las metas de los programas de atención a las mujeres bogotanas. Por ejemplo, la meta de mujeres vinculadas a las Casas de Igualdad de Oportunidades pasa de 26.000 en 2016 a 11.000 en 2017.

“Este es el presupuesto del negocio, socio”, concluyó el concejal Manuel Sarmiento.