PROGRAMA DE MATEO HOYOS AL EDILATO EN TEUSAQUILLO

Polo Democrático Alternativo
Octubre 2015

“Impulsaremos un modelo de desarrollo que garantice un crecimiento económico, próspero y soberano, dentro de la sostenibilidad ambiental y cultural para beneficio de todos los colombianos y dirigido a eliminar las desigualdades. Defenderemos el patrimonio público, fortaleceremos el aparato productivo nacional y el mercado interno”

Ideario de Unidad PDA, noviembre de 2005

En Colombia nadie es capaz de afirmar que las cosas van bien. Tan sólo personas de los gobiernos de turno son capaces de decir tal cosa. Pero es que la realidad es testaruda y tarde o temprano impone sus verdades. La pobreza en Colombia es hoy del 31% y, en especial, la pobreza rural es del 65%. Según las Naciones Unidas, existen 18 millones de personas en estado de vulnerabilidad (además de los pobres), con riesgo de caer, regresar o permanecer en la pobreza. A esto se suma que Colombia es el segundo país más desigual de América Latina (séptimo mundialmente), con ricos como los más adinerados europeos y pobres como los más necesitados en África. Parte de esta realidad se explica en que el 70% del empleo es informal y más del 42% es de rebusque, eso sin hablar de los desempleados.

La profunda crisis económica actual, de la cual no se ha visto aún lo peor, demuestra el fracaso rotundo de 25 años de neoliberalismo. El país fue encausado erróneamente en la especialización en las actividades económicas más “ventajosas” relativamente, con lo que se sacrificaron las actividades más productivas e importantes como la industria y el agro. Llevamos 25 años de desindustrialización y reprimarización de la economía. Asimismo, se privatizaron los principales activos públicos del país; los principales derechos ciudadanos se volvieron sujetos de lucro, como la salud y las pensiones; las condiciones laborales se degradaron con la llamada flexibilización laboral o tercerización; y, por último, se decretó el fin de la producción nacional, de la generación de riqueza en el país.

La adecuación del país a uno neocolonial también ha incidido en las dinámicas urbanas y, más específicamente, en la capital colombiana, Bogotá. Más del 10% de los hogares bogotanos se encuentra en la pobreza, y eso que se considera pobre a quien tiene menos de 220 mil pesos al mes. Bogotá se encuentra entre las 5 grandes ciudades más desiguales de América Latina y, según la ONU, muy por encima de la línea de alerta internacional sobre inequidad. Con el advenimiento de las privatizaciones sobre lo público y un modelo urbano al servicio de unos cuantos, la calidad de vida en Bogotá se deterioró sustancialmente. Por ello, tan sólo el 48% de los bogotanos considera que Bogotá es un buen lugar para vivir y sólo el 30% considera que las cosas van bien.

Teusaquillo

El deterioro en la calidad de vida de Bogotá (segunda peor en América Latina) está estrechamente ligado a su configuración como una ciudad para la negocios. Hoy por hoy, en Bogotá se han impuesto los grandes negociados (al estilo Transmilenio) que vulneran e impiden el alcance efectivo de los derechos ciudadanos. En tal sentido, Teusaquillo tiene enorme preponderancia y relevancia, dado su carácter estratégico que la hace una zona muy atractiva para el capital financiero.

Por un lado, Teusaquillo es el centro geográfico de Bogotá. Cuenta con una infraestructura vial de carácter metropolitano, que la comunica con el centro histórico de la ciudad, el aeropuerto y el centro financiero de la 72. A su vez, es atravesada por la milla de oro, la Calle 26, que es la zona de mayor valorización en el país. La localidad es, además, una de las zonas de mayor consolidación urbanística y cuenta con redes integrales de servicios públicos. Parte importante del patrimonio arquitectónico y cultural de la ciudad se encuentra en Teusaquillo, así como importantes barrios tradicionales; sin duda, es una zona de alta importancia histórica en materias distrital y comunitaria. Por otra parte, importantes activos ambientales de la ciudad, vitales para el funcionamiento de Bogotá, también se encuentran en la zona (Parque Metropolitano Simón Bolívar). Sin duda alguna, Teusaquillo se presta como una zona altamente atractiva y jugosa para el negocio inmobiliario especulativo.

Fenómenos como la inseguridad, los altos impuestos prediales, el deterioro generalizado de los barrios, así como la amenaza latente de desplazamiento derivada de los megaproyectos de Renovación Urbana (Innobo, Campín y CAN), nos han llevado a concluir que en Teusaquillo, hoy, la clase media sobra. Por tal razón, este programa al edilato busca defender nuestra localidad y nuestros barrios, su carácter predominantemente residencial y afirmar: Teusaquillo para sus habitantes.

  1. Derecho al territorio y al tejido social
  • Permanencia efectiva en el territorio: un primer paso para la garantía al derecho al territorio y al tejido social es la permanencia en el territorio. Hoy esta permanencia en Teusaquillo se encuentra en peligro. Por una parte, tres grandes meganegociados urbanos, con amplias posibilidades de expropiación, amenazan con desplazar a los habitantes de barrios aledaños y prometen modificar sustancialmente la vida en la localidad. Por otra parte, debido al regresivo sistema tributario colombiano, los impuestos son otra causa del desplazamiento paulatino. El mejor ejemplo de esto es el predial que año a año se escala muy por encima del crecimiento de los ingresos de los teusaquillenses. Por último, como otra estrategia manida de desplazamiento, los barrios de la localidad son sujeto de todo tipo de procesos de deterioro que cansan a los habitantes (cambios abruptos de uso de suelo residencial a comercial, rumba sin controles en Galerías, descuido estético por parte de las autoridades e inseguridad creciente). Promoveré la organización vecinal y comunitaria para la defensa del derecho de los habitantes a permanecer en los territorios.
  • Convivencia y vida en comunidad: como la permanencia, la convivencia también es determinante. El derecho al territorio se hace efectivo en la medida que los habitantes de Teusaquillo desarrollan su vida comunitaria barrial y vecinal sin obstáculos. Esto implica que debe enaltecerse la historia de los barrios de Teusaquillo, así como proteger los lazos de amistad y familiaridad que se han construido en el territorio. Sin embargo, los meganegociados urbanos, los impuestos cada vez más elevados y, fundamentalmente, el deterioro, afectan la convivencia y la vida comunitaria y barrial. La organización vecinal y comunitaria debe fortalecerse y así contribuir al fortalecimiento y defensa del tejido social.
  1. Derecho a lo público y a la vida digna (impuestos, servicios públicos, educación, salud y empleo): habitar el territorio carece de sentido si las políticas, de distintas formas, vulneran la calidad de vida e impiden la accesibilidad y calidad de los servicios básicos. En Teusaquillo, como en Bogotá, la calidad de vida se ha visto afectada por el hecho de que hoy, en amplios aspectos de la ciudad, los monopolios privados son los que mandan.
  • Movilidad real: la tarifa del SITP (Transmilenio incluido) es la más cara del transporte público en América Latina. A su vez, el sistema no ha contribuido a una mejor movilidad en Bogotá. Por el contrario, ha incentivado el uso del vehículo particular y, con ello, de la muy conocida congestión diaria. A ello se suma la pésima planeación del SITP, eliminando rutas tradicionales y afectando la movilidad de los bogotanos. Por ello, el 68% de los bogotanos afirman que en el 2014 sus trayectos en la ciudad se demoraron más que en el 2013. Esto tiene que ver con el negociado de 12 familias, que se quedan con 95 pesos de cada 100 del sistema, apalancados en un distrito alcahueta. De tal forma, buscaré fortalecer, para el sistema actual y el necesario y venidero metro, las ligas de usuarios buscando mejorar el servicio y defendiendo el interés general.
  • Educación pública de calidad: la política oficial en materia educativa es la privatización y el desmantelamiento paulatino de la educación pública. Esto se expresa en Bogotá con la jornada extendida, en paupérrimas condiciones de infraestructura, alimentación y con maestros mal pagos. Por otro lado, se expresa en la educación superior con un déficit de más de 16 billones de pesos (la Universidad Nacional cayéndose), con una contraparte en la que cada vez son más los estudiantes endeudados con empréstitos del ICETEX (623 mil) o del sector financiero. Velaré para que los colegios de la localidad cuenten con todos los implementos requeridos para garantizar educación pública de calidad y científica. Además, acompañaré las demandas justas de los estudiantes de educación superior en defensa de la universidad pública, especialmente la Universidad Nacional, plenamente financiada por el Estado.
  • Servicios públicos: uno de los pilares del modelo de ciudad de negocios son los servicios públicos. Lo más costoso de vivir en Bogotá, que supone el mayor porcentaje del gasto de los hogares, comparativamente hablando, son los servicios públicos. Ello se debe a la privatización de estos servicios y su consecuente entrega a monopolios, principalmente extranjeros. Así pues, por ejemplo, el precio de la energía colombiana es el doble de la estadounidense y de la brasilera, siendo de las más caras a nivel mundial. Por tanto, velaré por la renegociación de estos leoninos contratos e respaldaré una discusión ciudadana para reducir el elevado precio de los servicios públicos.
  • Salud: el modelo de intermediación financiera en salud, el modelo de las EPS, hizo aguas en el país y en Bogotá. Además de los muy conocidos paseos de la muerte y la corrupción de empresas como Saludcoop, en Bogotá este modelo ha llevado a que, para finales de 2014, de 22 hospitales en Bogotá, 14 se encontraran en riesgo financiero. Asimismo, llevó a que el déficit de camas hospitalarias sea de 150% y que todos los servicios también se encuentren en estado deficitario. De ahí que en 30 años no se haya hecho un solo hospital en la capital. Por todo ello, el 54% de los bogotanos se encuentra insatisfecho con los servicios en salud. Desde la JAL, y en asocio con concejales y ediles de otras localidades, apoyaré el trabajo que viene adelantando la Mesa Nacional por el Derecho a la Salud y promoveré su trabajo en la localidad.
  1. Derecho a la tributación justa: la política tributaria de Santos y Petro ha sido descargar la crisis en las clases medias y bajas, eximiendo a cacaos y grandes monopolios del pago de impuestos.
  • Predial: El pago de impuesto predial aumentó para 2015 en Teusaquillo en promedio el 28% y con aumentos a veces superiores al 40%, cuando los ingresos (salarios y pensiones, por ejemplo) crecen menos del 5%. Poco a poco se torna impagable y confiscatorio.
  • Valorización: El cobro por valorización, que se genera por obras de infraestructura pública, tampoco ha seguido el principio de progresividad. Obras que adecúan a Bogotá para el transporte de carga y mercancías, que se catalogan de interés general, no deben ser cargadas exclusivamente a los habitantes bogotanos. Por el contrario, se hace perentorio que el cobro de plusvalía, a las grandes constructoras y rentistas del suelo, y que hoy está en riesgo por cuenta de una circular del gabinete de Petro, se cumpla de manera estricta, para así obtener recursos para financiar la necesaria modernización de la ciudad.
  • No a nuevos tributos: El PND 2014-2018 de Santos, en su artículo 191, crea la contribución (¡cobro!) de alumbrado público. De nuevo, irrespetando el principio de progresividad, este nuevo tributo será cobrado en proporción al avalúo catastral y no a los ingresos del hogar.

Velaré para que los impuestos en Bogotá sean proporcionales a los ingresos de los hogares y no dependan en ningún caso de factores externos, como la especulación inmobiliaria. Para ello, contribuiré a fortalecer el Comité Distrital en Defensa del Contribuyente.

  1. Derecho a la tranquilidad y a la seguridad: un aspecto fundamental para que Teusaquillo sea una localidad con alta calidad de vida para sus habitantes es la seguridad y la tranquilidad. Sin estas dos condiciones, deja de ser amigable y, por tanto, habitable.
  • Teusaquillo seguro: una de las conclusiones indudables del Siglo XXI en Bogotá es el aumento inusitado de la inseguridad. Así pues, solo el 17% de los bogotanos se sienten seguros. Lo que más preocupa son los atracos, que, por ejemplo, pasaron de 910 a 1665 casos de 2010 a 2013 (eso que no todo se reporta). Teusaquillo se ve afectada en esta materia por ser parte del llamado centro ampliado, que hace, entre otros, que al día más de 500 mil personas la visiten (población flotante). A su vez, equipamientos de uso masivo como el estadio, el coliseo, el CAN, así como la zona de rumba sin controles en Galerías y el incontrolado cambio del uso del suelo, contribuyen a la creciente inseguridad. Por tanto, apoyaré a las Juntas de Acción Comunal, las organizaciones sociales y al ciudadano en sus justos reclamos ante las autoridades locales y distritales.
  • Teusaquillo tranquilo: el vertiginoso cambio en el uso del suelo, ilegal y carente de planeación, ha afectado la tranquilidad de la localidad y convertido los barrios en parqueaderos. El CAN ha generado perturbación sobre los residentes del barrio La Esmeralda. La rumba en Galerías es causante de perturbaciones sobre el sueño y la calma de los habitantes aledaños. Las autoridades han sido inexistentes en el control de los impactos del Campín, que se ha vuelto una pesadilla para los vecinos residentes. La renuencia de las autoridades locales en el control del uso del suelo han afectado la tranquilidad y la permanencia de los vecinos de Alfonso López y Palermo, pues la aparición de la ECCI, como universidad metropolitana, ha sido descontrolada y con impactos claros sobre la calidad de vida. Corferias y los invasivos hoteles han afectado la tranquilidad de los vecinos de El Recuerdo, el CUAN y Quinta Paredes, convirtiendo los barrios en meros parqueaderos. Por tanto, exigiré el cumplimiento juicioso por parte de las autoridades respecto del uso del suelo y se buscará que se tomen las medidas cautelares necesarias para empezar a alcanzar la tranquilidad.
  1. Derecho al medio ambiente sano: la contaminación del aire, del agua y de los recursos naturales, además de minar la naturaleza, degenera lo físico mengua directa e indirectamente la integridad de los seres humanos, transgrediéndoles sus derechos vitales, de sana socialización en lo público-ambiental y del disfrute saludable de sus inmuebles públicos y privados. Aunque mejor ubicada en este aspecto que el resto, la localidad de Teusaquillo sigue estando por debajo de los indicadores promedio recomendados mundialmente. El deterioro se evidencia en que tan sólo el 17% de los bogotanos considera buena la gestión ambiental de las autoridades.
  • Parques y zonas verdes: Teusaquillo se caracteriza por ser una zona consolidada urbanísticamente. Tanto así, que es, en la capital, la localidad que tiene mayor número de metros cuadrados de parque por habitante (13,5, para un total de 147 parques entre zonales, de bolsillo y metropolitanos). No obstante, por ser por ser parte del llamado centro ampliado, la localidad recibe contaminación diaria de las vías principales de la ciudad (que la cruzan por completo). Por tanto, se requiere potenciar los espacios ambientalmente sanos para que, más que compensen, permitan una vida de alta calidad. Además, es importante aclarar que esta cifra se debe, en gran medida, al Simón Bolívar que es de Bogotá y no solo de los teusaquillenses. La política oficial, sin embargo, es la de igualar la ciudad por lo bajo, como lo demuestra el Proyecto CAN que acabará con 30 hectáreas de zona verde.
  • Recursos hídricos: la localidad se encuentra en las cuencas del Río Salitre, conformada por el Río Arzobispo (por la UPZ Teusaquillo y Galerías) y el canal del Río Salitre por la carrera 30, y del Río Fucha, conformada por el canal del Río San Francisco (en la parte sur de la localidad, por Ciudad Salitre Oriental). Ambos afluentes hídricos hacen parte de la Estructura Ecológica Principal. En el Arzobispo se presentan problemas de basuras y de descuido en el manejo de la vegetación. No siendo suficiente, la renovación del Campín busca urbanizar un predio en la Carrera 30 (parqueadero) que pasa por encima del Arzobispo, impidiendo que el cauce tenga un trato ambiental adecuado y visible. Por otra parte, en el Canal San Francisco hace falta vegetación y arborización, así como también hay problema en el manejo de basuras. El canal del Río Salitre en la Carrera 30 también presenta un alto grado de contaminación. Ambas cuencas deben ser defendidas para la garantizar la sostenibilidad ambiental de la localidad.
  • Arborización:los árboles, además de producir oxígeno y absorber durante la fotosíntesis el dióxido de carbono, reducen la temperatura, absorben el ruido urbano y retienen en sus hojas el polvo y el hollín. De nuevo, Teusaquillo es la localidad con mejor índice de árboles por habitante (2,71), cifra falseada por incluir el Simón Bolívar. Sin embargo, al comparar con otras ciudades del mundo se evidencia el déficit (en Curitiba, la proporción es de 52 árboles por cada habitante; en Madrid hay 14; en París, 11,5 y en Santiago de Chile, 10).
  • Ruido: por ser parte del llamado centro ampliado y la excesiva carga de población flotante diaria, Teusaquillo es una zona propensa al exceso de ruido. En la zona de Galerías, en la que se permite máximo un nivel de ruido de 55 decibeles en la noche, el ruido nocturno por la rumba alcanza un nivel escandaloso de 81 decibeles. Por otra parte, las Avenidas Caracas, Carrera 30 y 68 son vías sumamente importantes de la ciudad que generan altos niveles de ruido por el desplazamiento cotidiano.
  • Agricultura Urbana: con el objetivo de avanzar en materia de conciencia ambiental y de que los habitantes de Teusaquillo defiendan todos los parques con los que cuentan, los recursos hídricos y las zonas verdes, la promoción de la agricultura urbana se convierte en una actividad pedagógica importante y, también, busca garantizar la soberanía alimentaria en la localidad y en la ciudad.
    Promover Proyectos de Agricultura urbana que permitan la constitución de micropulmones verdes en toda la localidad de Teusaquillo y generen una reconciliación del citadino con su medio ambiento a partir de la gestación de una consciencia ambiental.

Promoveré el cuidado de los activos ambientales de la localidad, todos sin falta, y promoveré la apropiación comunitaria de los mismos y una verdadera participación ciudadana para hacer prevalecer el bienestar general ambiental sobre el lucro privado. Asimismo, se velará por el cumplimiento estricto de la normativa del suelo en materia de ruido, para tener barrios tranquilos.

 

  1. Derecho al Parque Metropolitano Simón Bolívar: el Parque Metropolitano Simón Bolívar no es lo que parece. Los bogotanos consideran que el parque es la zona en el que se presentan los conciertos más concurridos de la ciudad, o dónde se encuentra el famoso lago. Sin embargo, el Parque Metropolitano Simón Bolívar (Decreto 1656 de 1982) es un proyecto de pulmón en el centro de la ciudad, ambiental, cultural y recreativamente ambicioso, que incluye ese predio mencionado, además de otros seis grandes predios, como el Centro de Alto Rendimiento, la Unidad Deportiva del Salitre y el Parque de los Novios, entre otros. Es decir, un Parque verdaderamente grande, verde, y, sobretodo, metropolitano, es decir, de todos los bogotanos.

Uno de sus componentes más importantes es el llamado Humedal Salitre-El Greco. Este predio, ubicado frente al Centro Comercial Gran Estación, está cruzado por la carrilera y se encuentra habitualmente habitado por caballos de la Policía. Pensado como la entrada internacional del Parque Metropolitano Simón Bolívar, este predio se encuentra hoy en grave riesgo. El Proyecto CAN, el más grande de negocio privado con la renta del suelo en Bogotá, quiere desparecerlo del mapa y, especialmente, urbanizarlo, quitándole su característica de humedal, con faunas y floras características, así como cuerpos de agua visibles. Este predio sigue protegido por el POT del 2004, que lo contempla como parte de la Estructura Ecológica Principal de la ciudad, aun cuando Petro intentó quitarle tal característica en su POT fallido.

Asimismo, el nuevo Plan Nacional de Desarrollo de Santos crea la Agencia Nacional Inmobiliaria Virgilio Barco, a la que le da extensas facultades de expropiación y de promoción y desarrollo de proyectos urbanos. Esta es una amenaza clara, no sólo a las 30 hectáreas del Humedal, sino al Parque Metropolitano completo.

Defensa y apoyo al proyecto de Parque Metropolitano Simón Bolívar, su componente número 14, llamado Centro Bolivariano, también bautizado Humedal Salitre-El Greco, como parte integral de la Estructura Ecológica Principal y para el goce de todos los ciudadanos de la capital.

  1. Derecho al Gran Centro Hospitalario de Occidente: el proyecto de renovación urbana del CAN afecta el proyecto de fortalecimiento de la red hospitalaria del occidente de Bogotá, pues, en predios en los que actualmente se encuentran el Hospital Santa Rosa, la Clínica del Niño, el Hospital Central de la Policía y el Instituto Nacional de Salud, contempla oficinas empresariales, comercio y vivienda.

Desde hace más de 15 años los estudiantes de áreas de la salud de la Universidad Nacional no cuentan con un centro en el cual poder practicar y formarse. El Hospital Santa Rosa fue adquirido con el objetivo de ser ese centro. Por otra parte, el Proyecto CAN amenaza la atención a más de 600 mil beneficiarios de la Policía; y con la desaparición de la Clínica del Niño (hoy cerrada) se sepulta la posibilidad de que Bogotá cuente con hospital pediátrico.

Adicionalmente, el Proyecto CAN profundiza el déficit de camas en el distrito, de más de 3500 camas; impide generar un polo de atención de desastres, teniendo en cuenta que el 75% de la red hospitalaria del distrito está en el oriente de la ciudad, en zona de riesgo sísmico; agudiza el problema de oferta de servicios en el occidente de la ciudad;  arrebata el derecho de la Universidad Nacional a hacerse de un Hospital propio.

Apoyaré la iniciativa de desarrollar el Gran Centro Hospitalario De Occidente, que incluye el Hospital nacional de la Policía, el Instituto Nacional de Salud, la Clínica del Niño y la Clínica Santa Rosa.

  1. Derecho a la cultura: la cultura debe cumplir un papel fundamental en la formación humana e intelectual de los colombianos, no solo porque consolida la identidad nacional y por tanto, nos hace defensores de la soberanía, sino porque la cultura en todas sus expresiones artísticas y festivas, estimula la comprensión del mundo que nos rodea y contribuye a la transformación de esta maltrecha nación.

Autoridades de todo nivel, la han despreciado. Los creadores, gestores y las manifestaciones del propio pueblo están supeditados al mercado, que no contempla más allá de un beneficio lucrativo, afectando a los trabajadores de la cultura y limitando el acceso verdaderamente democrático de los ciudadanos.

Modelos como la APP (Alianza Público-Privada) del Coliseo el Campín, que afectan la localidad de Teusaquillo, responden a esa funesta lógica de privilegiar la ganancia sobre los derechos, y en este caso, con el agravante de privilegiar el entretenimiento, inundado además de valores extranjeros, por encima de la promoción de la cultura nacional.

No obstante Teusaquillo es denominada “la localidad cultural”, requiere de políticas articuladas a los Planes de Desarrollo Local y Distrital. Teusaquillo, cuenta con más de 520 organizaciones culturales, patrimoniales y turísticas, así como con un número indeterminado de artistas locales (Fuente: Alcaldía Local de Teusaquillo. Diagnóstico Local de Cultura. Actualización 2009. Bogotá, Alcaldía Local de Teusaquillo, 2009), y equipamientos concentrados en las UPZ Galerías, Teusaquillo y Parque Simón Bolívar; sin embargo no cuenta con una Casa de la Cultura propia. Por tanto, promoveré la construcción de una Casa de la Cultura Local en cumplimiento del ACUERDO 448 DE 2010 del Concejo de Bogotá “Por medio del cual se establecen los lineamientos generales de la política pública de casas de la cultura en Bogotá, D.C.”

En el “Primer Encuentro Nacional de Experiencias en Educación Artística, Cultura y Ciudadanía” realizado en Bogotá en el año 2009 y coordinado por la OEI (Organización de Estados Iberoamericanos), se recoge la tesis que enuncia que la formación de públicos para el arte y la cultura está directamente ligada a la educación artística en sus diferentes niveles y modalidades. La encuesta de consumo cultural realizada por el DANE en 2014 mostró en Bogotá que en el último año: el 88,1 % de personas de 12 años y más no había asistido a cursos y/o talleres en áreas artísticas y culturales, y que el 87,1% no había realizado prácticas culturales. Las Juntas de Acción Comunal de Teusaquillo deben ponerse al servicio de la realización de talleres artísticos para niños y jóvenes habitantes, y así mismo servir de escenarios que promuevan los artistas locales. Por otro lado, las asignaturas artísticas deben hacer parte del currículo de las IED. Por tanto, promoveré los proyectos enfocados a la educación artística de calidad en distintos niveles y modalidades, y que éstos constituyan una opción laboral digna con prioridad para artistas y grupos locales.

Para fortalecer la verdadera democracia, los ciudadanos deben tener acceso oportuno a la información, los medios alternativos deben constituirse como una fuente importante para garantizar este acceso. En la localidad de Teusaquillo debe haber periódicos barriales que informen y sean la voz de sus habitantes, que fortalezcan sus vínculos, y que no dependan de la empresa privada ni de las imprentas de los grandes medios. Así mismo, se debe fortalecer la emisora local garantizando un dial de alcance local. Por tanto, promoveré la creación de nuevos medios comunitarios; la realización de talleres que enseñen el uso de distintas técnicas de impresión y reproducción; y la apertura de un dial de alcance local para la emisora de la localidad.

  1. Derecho a la actividad física y el deporte: la inactividad física constituye el cuarto factor de riesgo más importante de mortalidad en todo el mundo (6% de defunciones a nivel mundial). Particularmente, un estudio realizado por la Fundación FES Social estimó que el 20,1% de las muertes en Bogotá son causadas por enfermedades que pueden ser atribuidas a la inactividad física.

El deporte, como parte de la actividad física, refiere a la actividad planificada, estructurada, repetitiva e intencionada, con el objetivo de mejorar y mantener uno o más de los componentes de la condición física. Por ello, resulta alarmante que, mientras el 63,5% de la población capitalina manifiesta no tener ningún tipo de práctica deportiva, en Teusaquillo ese porcentaje sube a una cifra alarmante del 81%. Las principales razones: poseer limitaciones para practicarlo (11,2%) y una falta de cultura deportiva (9,9%).

Incentivar la actividad física y el deporte contribuye a una población más sana física y socialmente.

Defenderé los parques de bolsillo, zonales y metropolitanos en la localidad, así como promoveré su uso y apropiación comunitaria para la efectiva promoción de la actividad física y deportiva como medida de salud pública.

  1. Derecho a la organización y la movilización:
  • Difusión de información y problemáticas: un paso en la consolidación de un proyecto integral de defensa de los derechos de todos los habitantes de Teusaquillo es el acceso a la información y difusión de las problemáticas propias de las dinámicas urbanas y locales. Pocas personas se enteran oportunamente de proyectos o políticas impulsados por el gobierno local y nacional que de distintas formas amenazan o afectan a los habitantes; por eso, este edilato pretende hacer las veces de portavoz y abanderado de los problemas de los teusaquillenses y, por medio de verdadera participación ciudadana, interceder para que estos cuenten con una información clara y oportuna que les permita defender sus derechos. Es decir, un edilato activo y participativo, donde la comunidad encuentre respuesta a sus problemas en el edil y al mismo tiempo, un agente difusor de los mismos. Difundiré la información de las políticas distritales y locales que afecten a la comunidad y, por medio de verdadera participación comunitaria, seré portavoz para la defensa de sus derechos.
  • Movilización y organización de la comunidad: Una comunidad informada es una comunidad capaz de defender sus derechos y lo que le es propio, pero además de estar informado es fundamental estar organizado para poder participar y ser consciente de las distintas problemáticas. Por esto, se considera fundamental y se defiende el derecho a la organización y a la movilización de los ciudadanos de manera pacífica en defensa de sus derechos y necesidades. Muchas de las problemáticas tratadas en el programa tienen que ver con la política distrital y, más aún, con la política nacional. Por tal razón, sólo una organización amplia y fuerte, con amplia participación comunitaria, así como la movilización efectiva de la población, es la única garantía para la defensa de los derechos ciudadanos en Teusaquillo. Velaré porque se garanticen y respeten los derechos de organización y movilización de la ciudadanía y apoyaré a los teusaquillenses en sus justos reclamos en el marco de la civilidad.

 

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *