Corrupción

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Abajo-La-Corrupción

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

Abajo la corrupción

Tal como afirmó Carlos Gaviria, en la ocurrencia de hechos de corrupción incide la falta de noción de lo público, asumiendo que no es de nadie lo que en realidad es de todas y todos, que sumada a deficiencias normativas o de funcionarios en los organismos de control, permite el asalto de los recursos estatales. La Encuesta realizada por Ipsos Napoleón Franco en enero de 2015 en las principales ciudades del país informa que el 43% de las personas consultadas percibe como poco transparente la administración de Bogotá, y que una de cada tres personas considera que la corrupción ha aumentado en la ciudad.

La función de control político implica ser defensor del patrimonio de la ciudad, labor en la que es imprescindible el acompañamiento de la ciudadanía en el control a la gestión en el gobierno del Distrito de manera integral, desincentivando las acciones contra el presupuesto público, pero también contra los recursos naturales o el interés general de la ciudad. Se debe entonces constituir un sistema en el que participen las entidades públicas, sector privado y ciudadanía y permita verificar la transparencia en el funcionamiento de entidades, cumplimiento de objetivos misionales, contratación y manejos contables. La ética de la izquierda democrática es contraria a la apropiación privada de rentas públicas, por lo que no es admisible que la corrupción se cuele “por las esquinas” en Bogotá.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_widget_sidebar sidebar_id=”sidebar-6″][/vc_column][/vc_row]