Se incendia otro bus de Transmilenio y Peñalosa guarda silencio: concejal Manuel Sarmiento

Usuarios y trabajadores no tienen garantías de la seguridad de los buses.

El pasado 2 de abril un articulado de Transmilenio se incendió a la altura de la estación Coliseo de la troncal de la Carrera 30. “Según Caracol Radio, el nuevo bus incendiado hace parte de la flota de Si 99, uno de los operadores de la Fase I a los que se les ha extendido la vida útil de los articulados”, afirmó el concejal Sarmiento. Este grave hecho se suma a otro bus de Si 99 que se incendió en septiembre del año pasado en el Portal de Usme y a otro que se quedó sin techo en agosto.

En 2013, Petro les extendió la vida útil a los articulados de la Fase I de 1’090.000 a 1’240.000 kilómetros. En diciembre pasado, Peñalosa hizo lo mismo al permitir que la vieja flota de la Fase I siguiera operando hasta 2018. “Por las decisiones de esta y la pasada administración, la ciudad tiene buses con más de 15 años de uso, lo que amenaza la vida e integridad de los usuarios y trabajadores”, sentenció el concejal del Polo.

Peñalosa argumenta que los fabricantes de los articulados certificaron que los buses tienen una vida útil de 1’500.000 kilómetros. Sin embargo, las mismas empresas dijeron que esto solo era posible si se les hacía un mantenimiento adecuado. Bajo esta premisa, en la prórroga de 2013 los operadores privados quedaron obligados a invertir 85 millones de pesos en cada bus que superara el millón de kilómetros. Lo grave es que a la fecha Transmilenio no ha certificado que esta suma de dinero se haya invertido en los buses, como lo demuestran varias respuestas de la gerente del sistema al concejal Sarmiento. “Mientras el gobierno ignora si estas inversiones se hicieron, en 2016 el número de articulados varados aumentó en un 65%”, afirmó Sarmiento.

“A lo anterior se suma el grave hallazgo de la Personería Distrital, según el cual la vida útil de los buses se está definiendo con base en los kilómetros pagados y no en los efectivamente recorridos. Es decir, no se tiene en cuenta el kilometraje registrado en cada odómetro de los buses, sino los kilómetros que se han pagado”, explicó el cabildante. Por ejemplo, la Personería encontró que en diciembre de 2012 el operador Ciudad Móvil tenía un promedio de kilometraje de 825.000 kilómetros recorridos, mientras que en febrero de 2013 tenía un promedio de kilometraje de 776.000 kilómetros pagos.

“Es inaceptable que Peñalosa suba la tarifa de Transmilenio, protegiendo los millonarios intereses de los operadores privados, y en paralelo guarde silencio frente a estos graves hechos, que amenazan diariamente la seguridad de los bogotanos”, concluyó Sarmiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *