Contra los conceptos científicos y técnicos, alcalde Peñalosa pretende urbanizar la Reserva Van Der Hammen

Intervención del concejal Manuel Sarmiento, julio de 2016, Recinto del Concejo de Bogotá.

Propuesta de Peñalosa de urbanizar la Reserva ya fue derrotada por la ciencia en 1998. Zona donde se ubica la reserva es importantísima para hacer una conexión ecológica. Es importante la Reserva por la riqueza en fauna y en flora, y por sus aguas subterráneas. En la Reserva hay gran parte de predios que son de restauración. Detrás de urbanizar la Reserva hay poderosísimos intereses de los grandes constructores muy cercanos al alcalde Peñalosa. Secretario de Planeación está impedido en todos los temas relacionados con la Reserva.

Un saludo de nuevo a todos los colegas, a los funcionarios, a mis colegas del POLO por este buen debate. Como tenemos otra proposición sobre la Reserva Van der Hammen, solo voy a plantear unos elementos generales, recordando que sigue pendiente el debate en la plenaria, doctor Cruz, sobre las graves omisiones en su perfil al momento de posesionarse. Usted no le comunicó a la ciudadanía que había sido gerente de Aerocafe, uno de los grandes monumentos a la corrupción en la historia en este país ni le informó tampoco sobre las investigaciones que hay en su contra en la Contraloría y la Fiscalía. Por tan grave conducta, el concejal Jorge Torres le pidió incluso formalmente a usted la renuncia en una carta que leyó en este recinto. El debate sigue pendiente y aprovecho para solicitarle a la Mesa Directiva de la Plenaria agendarlo lo más pronto posible.

El caso de la Reserva Van der Hammen y la propuesta del alcalde Peñalosa de urbanizarla reflejan la esencia del actual gobierno distrital, lo que yo siempre he llamado el Modelo Transmilenio. Urbanizar la Reserva Van der Hammen en contra de todos los conceptos científicos y técnicos solo para favorecer el negocio inmobiliario de poderosas constructoras, muy cercanas al alcalde Peñalosa y a su círculo íntimo, es el típico ejemplo de cómo se atropellan los derechos de los ciudadanos tomando decisiones absurdas para beneficiar a unos cuantos magnates y cacaos.

El debate no es nuevo. En 1998, el entonces alcalde Enrique Peñalosa propuso también urbanizar lo que hoy en día se conoce como Reserva Van der Hammen y desató una polémica igual a la de hoy. Algunos decían que sí se debía urbanizar, otros que no. El Ministerio de Ambiente intervino entonces nombrando un Panel de Expertos de la más alta categoría. El panel concluyó que no se debía urbanizar y que se debía declarar como zona de reserva. Quiero enfatizarlo, porque ya la ciencia los derrotó a ustedes, doctor Cruz.

¿Por qué se debe proteger la Reserva Van der Hammen?

¿Por qué? Es la pregunta del millón, ¿por qué se debe proteger? ¿Será que estaban locos los del Panel de Expertos? ¿El doctor Manuel Rodríguez es otro loco fundamentalista del medio ambiente? ¿Será esa la verdadera explicación? ¿O será que las razones científicas y técnicas llevan a la conclusión de que esa zona sí debe protegerse como reserva?

La zona, en primer lugar, es importantísima para hacer una conexión ecológica. Y quiero resaltarlo en especial, porque la conexión ecológica de la Reserva Van der Hammen no solo es entre los cerros orientales y el río Bogotá, como se repite, sino entre otras que hay allí. El doctor Cruz adujo en el foro que hicimos sobre este tema que los humedales, la Conejera, Torca y Guaymaral no quedaban dentro de la Reserva y que la Van Der Hammen no tenía entonces nada que ver con los humedales.  Si ustedes examinan en detalle los mapas, encuentran que los humedales no están dentro de la Reserva, pero sí contiguos. Y de acuerdo con la CAR y con los Estudios Técnicos, la Reserva es importante porque permite una conexión ecológica entre los cerros, el río Bogotá, los bosques nativos y los humedales, tanto La Conejera, como el Torca y Guaymaral.

Y como aquí el gobierno distrital se ha dedicado a confundir, me permití traer el documento de la CAR, que voy a leer. Asevera la CAR: “Para posibilitar la interconexión de la protección de áreas protegidas adyacentes de importancia para la Sabana de Bogotá, tales como la Reserva Forestal protectora del Bosque Oriental, la Zona de Manejo y Preservación Ambiental del Río Bogotá, así como el Sistema de Áreas Protegidas de orden distrital, el Parque Ecológico Distrital, Cerro Conejera y humedales de la Conejera, Guaymaral y Torca.”

Más claro no canta un gallo. Queda muy mal usted entonces, doctor Cruz, cuando arguye que la Reserva no tiene nada que ver con los humedales, porque la misma CAR y los estudios en los que se basa están señalando de manera palmaria que la Reserva en ese punto de la ciudad es importante para generar conexión entre los Cerros Orientales, los humedales, el río Bogotá y las demás estructuras y ecosistemas existentes en la zona. Es también importante la Reserva por su riqueza en fauna y en flora y por sus aguas subterráneas. Dijo usted, doctor Cruz, que había visto unos mapas y que en ellos no encontró las tales aguas subterráneas. Le pasó lo de Santos con eso de que el tal paro no existe. Le quiero recordar lo que afirma la CAR sobre ese punto: “Adicionalmente se resalta la importancia de los acuíferos, tanto libres como confinados de la zona que constituyen un recurso indispensable para la vida”

Por si no lo sabía, doctor Cruz, los acuíferos son aguas subterráneas, y la CAR está ratificando en su estudio no solo que sí existen, sino que son también supremamente importantes.

A pesar de la evidencia técnica y científica, el alcalde Peñalosa está obcecado en urbanizar a toda costa y por encima de quien sea, un despropósito por el que ya fue derrotado en 1998. Unos meses después de su posesión, dijo ¡Vamos por la Reserva!  Y comenzó a plantear su propuesta. Bueno, ahí tienen un trino, que dice: “Que nuestra propuesta de la Ciudad Norte tiene más hectáreas y más verde” y ahí aparece la propuesta del alcalde Peñalosa, los Corredores Verdes, como él los llama, por donde van a pasar los venados que alguna vez mencionó en algunas de sus intervenciones. Al otro costado de sus pantallas ven ustedes un mapa muy similar al de Peñalosa. ¿Cuál es el mapa del costado derecho? Es la propuesta que hace unos años formuló Asodessco cuando la CAR estaba planteando la constitución de la Reserva y adelantando el proceso para expedir el Plan de Manejo Ambiental. La CAR invitó a distintas organizaciones a que participaran en su construcción y una de las participantes fue Asodessco, que congrega a los grandes propietarios que hay en la reserva. Asodessco presentó la propuesta que ustedes están viendo allá en la parte derecha de la pantalla. Como ustedes pueden ver, son prácticamente idénticas La propuesta de Asodessco contiene los mismos corredores y plantea la urbanización con unos corredores como parques lineales.

La propuesta se la presentaron a la CAR y ¿qué dijo la CAR? Les respondió en forma tajante: no, señores, qué pena con ustedes, pero se la rechazamos, porque no cumple con los criterios, porque causa un gran daño ambiental y porque no logra proteger todos los ecosistemas y las zonas de importancia ambiental que hay en la zona. Ojo, señores delegados de los órganos de control: la propuesta que hoy está haciendo el alcalde Peñalosa ya fue rechazada por la CAR y es totalmente idéntica, como lo pueden observar en la diapositiva.

El alcalde Peñalosa, como ya se volvió costumbre, viene lanzando una serie de mentiras para justificar su despropósito. La primera, que en su mayor parte los predios ubicados en la Reserva son potreros. Con este exabrupto, como lo denunció el doctor Manuel Rodríguez, el alcalde Peñalosa solo está demostrando su ignorancia en materia ambiental. Porque uno va a la Reserva Van der Hammen y, claro, sí hay potreros y hay vacas y hay flores. Pero lo que oculta con malicia el alcalde Peñalosa es que gran parte de los predios han sido declarados por la CAR de restauración. ¿Qué significa? Que son predios deteriorados por la actividad humana y que deben restaurarse.  ¿Por qué? Para restablecer la conexión ecológica de la que estamos hablando. El sofisma de que ahí hay potreros es absurdo e insulta nuestra inteligencia, porque desde el punto de vista ambiental se trata de zonas deterioradas y que, según la CAR, deben restaurarse para poder regenerar la conexión ambiental.

El doctor Peñalosa repica que en los corredores ambientales va a haber mucho verde y grandes parques. Pero son unos parques como El Virrey, imagínense ustedes, un parque que no cumple la misma función que cumple una Reserva. La Reserva tiene un uso para la conservación, para la conexión ecológica, lo que no permite el Parque El Virrey.

¿Qué hay detrás de la urbanización de la Reserva?

¿Qué hay detrás de todo este montaje? Mucha gente se está preguntando, ¿por qué el alcalde Peñalosa insiste en irse en contra de la ciencia y por qué insiste en echarse a la gente encima? Me imagino que muchos de ustedes también se lo preguntan. Ante el descrédito que le genera al alcalde su posición frente al tema de la Reserva Van der Hammen, ¿por qué insiste, así se caiga en las encuestas? La respuesta es muy sencilla. Porque detrás del proyecto están los poderosísimos intereses de los grandes constructores, muy cercanos al señor alcalde. El Espectador publicó un artículo en el que denuncia que los propietarios y quienes tienen intereses en la zona le aportaron importantes recursos a la campaña política del hoy alcalde Peñalosa.

Miremos qué pasa con algunos miembros del gabinete del alcalde Peñalosa, en particular con el doctor Andrés Ortiz, secretario de Planeación, dueño de un predio allí. El alcalde aduce que es irrelevante, yendo en contra de una teoría básica del negocio inmobiliario y es que cuando el Estado toma una decisión que hace más rentable el uso del suelo, pues lo valoriza. Es lo que se conoce como plusvalía. Hoy el predio del doctor Ortiz tiene un uso rural, con una rentabilidad inferior, lo que cambiará drásticamente cuando se declare urbanizable la zona. Es evidente que el señor secretario de Planeación está impedido. Me llamó muchísimo la atención que el doctor Andrés Ortiz le presentara al señor alcalde un impedimento sobre los asuntos relacionados con la Reserva y que el alcalde le respondiera que no estaba impedido, porque en este momento no existía una actuación administrativa.

El doctor Andrés Ortiz me contestó en efecto que la Secretaría Distrital de Planeación no tiene nada que ver con la Reserva Van der Hammen. Bueno, yo me encontré unas declaraciones suyas el 25 de febrero de 2016 en el El Espectador:

“Andrés Ortiz aseguró que los funcionarios de su entidad se encuentran bastante atareados por estos días con el fin de precisar la propuesta que pasarán a la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca –CAR– y al Ministerio de Ambiente”.          

El doctor Ortiz me dice que, como secretario de Planeación, no ha hecho nada que tenga que ver con la Reserva Van der Hammen, pero le está reconociendo a El Espectador que sus funcionarios se encuentran supremamente ocupados mirando la propuesta que le van a presentar a la CAR. Me permito llamar su atención sobre el tema, señores de la Personería Distrital: al fin qué, ¿sí está el señor secretario de Planeración trabajando en el tema, como se lo admitió a El Espectador, o no lo está, como me lo dijo a mí después de que se conoció el escándalo de su propiedad en la zona de la Reserva Van der Hammen?

También he encontrado algunos contratos de la Secretaría Distrital de Planeación que a mi juicio tienen que ver, doctor Cruz. Encontré un convenio firmado hace poco con el PNUD buscando definir la zonificación ambiental para la Región Norte y Nororiente. Sería bueno que el gobierno distrital nos explicara en qué tiene que ver este convenio con el tema y si existen otros contratos que haya suscrito para definir estudios encaminados a sustraer una parte del área de la reserva Van der Hammen.

Finalmente un llamado a la ciudadanía,  a que sigamos uniéndonos, fortaleciendo la resistencia, la movilización en contra de este despropósito. Lo mismo a las bancadas, a los concejales. Creo que hay una buena cantidad de concejales que no están de acuerdo con esta propuesta. ¿Por qué no están de acuerdo? Por una sola razón fundamental, concejal Marco Fidel Suárez: porque va en contra de la evidencia técnica y científica. Aquí no tiene ni siquiera que ver la ideología política de cada uno. Es la evidencia científica y técnica la que nos señala que esa zona debe protegerse como Reserva. Entonces el llamado es a que también nosotros nos unifiquemos en torno a este objetivo de impedir que la Alcaldía de Peñalosa saque adelante su despropósito de permitir que esa zona se urbanice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *