Triunfo de Sintrateléfonos contra la persecución sindical de Petro y Peñalosa

El pasado 11 de mayo, la Corte Suprema de Justicia falló en segunda instancia y a favor de Sintrataléfonos una demanda interpuesta por la administración de Gustavo Petro con la que se pretendía despedir a toda la Junta Directiva de la organización sindical por un supuesto cese ilegal de actividades. La Administración de Peñalosa continuó el proceso con las mismas intenciones, en medio de la férrea oposición del sindicato a la venta de la ETB y de la lucha por el justo pliego de peticiones.

“En el 2014, los trabajadores de ETB protestaron contra la tercerización laboral promovida en su momento por Gustavo Petro y Saúl Kattan. La respuesta de Petro a la movilización fue totalmente arbitraria, y en lugar de atender los justos reclamos de Sintrateléfonos, decidió demandar a la junta directiva con el propósito de despedirlos, medida que de haber tenido éxito hubiera constituido un grave atentado contra la libertad sindical y el derecho a la protesta”, explicó el concejal Manuel Sarmiento.

En medio del debate distrital por la venta de la ETB, la demanda fue asumida por la administración de Enrique Peñalosa con las mismas pretensiones de la alcaldía anterior. El concejal Sarmiento enfatizó: “Las administraciones Kattan-Petro y Castellanos–Peñalosa no solo coinciden en la promoción de prácticas ilegales y precarias de contratación laboral, sino en su desprecio por la organización sindical, persiguiéndola por ejercer su derecho a la movilización”.

Afortunadamente para los trabajadores la segunda instancia en la Corte Suprema de Justicia le dio la razón al sindicato de ETB señalando que está “probada la excepción de inexistencia de causales para declarar la ilegalidad” y decidió absolver a los demandados de las pretensiones incoadas en su contra. “Esta es una nueva victoria de Sintrateléfonos contra las repudiables intenciones de esta y la anterior administración, pero es además, una victoria del movimiento sindical en la defensa de la organización y la movilización social” concluyó Sarmiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *