WhatsApp Image 2020-07-26 at 12.36.08 AM

Hospital San Juan de Dios: entre APP y renovación urbana

Manuel Sarmiento
Concejal de Bogotá – Polo Democrático Alternativo

En las últimas semanas el Hospital San Juan de Dios ha estado en el centro del debate político debido a la firma de un contrato de APP para construir el nuevo Hospital Santa Clara. En medio de una clara estrategia electoral, el senador Gustavo Petro ha acusado al gobierno de Claudia López de promover la privatización del Hospital San Juan de Dios, afirmación que evidencia su desconocimiento de las normas de contratación pública y la incoherencia que tanto lo ha caracterizado, pues su gobierno también planteó la posibilidad de entregar edificios del complejo hospitalario en APP.

Para entender cómo se llegó a este contrato es necesario conocer la historia reciente del Hospital. En el Plan Centro adoptado por el gobierno de Luis Eduardo Garzón, el San Juan de Dios quedó incluido como pieza central de un clúster de servicios de salud denominado Ciudad Salud[1], proyecto de renovación urbana que en el gobierno de Samuel Moreno fue catalogado como una Zona de Interés Turístico en servicios de salud. Bajo este enfoque, el emblemático hospital no quedó concebido como una institución al servicio del derecho a la salud, sino como un activo para promover el negocio inmobiliario y atraer ciudadanos extranjeros a la Capital para someterse a tratamientos médicos.

El gobierno del exalcalde Gustavo Petro no se apartó de este enfoque. En el año 2014 realizó un estudio sobre turismo en Bogotá[2] que ratificó la propuesta de promover un clúster que aglutinara hospitales y hoteles para atraer la demanda extranjera de servicios de salud, clúster que en el Plan Maestro de Turismo se ubicada en el San Juan de Dios y su zona de influencia. Bajo esta concepción, la administración de Petro presentó el Plan Urbano del Centro Ampliado de Bogotá (t.ly/0BHN) que incluyó la propuesta de Ciudad Salud como un proyecto de relevancia nacional e internacional por su rol de clúster de servicios de salud de alta complejidad.

Es en el gobierno del senador de Colombia Humana cuando por primera vez se plantea la posibilidad de contratar una APP para entregar a privados la operación de los edificios del San Juan de Dios. El Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) del HSJD del que tanto se ufana Petro incluye “la posibilidad de que los bienes que conforman el el CHSJD sean operados total o parcialmente por agentes privados”[3]. Es bastante incoherente entonces la agresividad con la que Petro cuestiona a Claudia López por un contrato de APP que hizo parte de sus propuestas para el Hospital.

Peñalosa concretó la propuesta del PEMP de Petro y estructuró una Alianza Público Privada para reemplazar la Torre Central del complejo hospitalario por un edificio nuevo para el funcionamiento del Hospital Santa Clara, iniciativa que fue rechazada por la bancada del Polo Democrático Alternativo (ver). En su afán por dejar amarrado el negocio, el 11 de octubre de 2019 el exalcalde abrió la licitación y el 27 de diciembre del 2019 las firmas interesadas con quedarse con el contrato presentaron las ofertas. El 6 de febrero de 2020 el contrato fue adjudicado por el gobierno de Claudia López.

Algunos sectores políticos han querido señalar que la responsabilidad de esta contratación es principalmente de la administración de Claudia López. Sin embargo, de acuerdo con la jurisprudencia del Consejo de Estado solo es posible revocar unilateralmente una licitación “hasta antes de que los interesados presenten sus ofertas dentro del proceso de selección (…)”[4], por lo que una actuación contraria a este criterio conllevaría a responsabilidades fiscales, disciplinarias y hasta penales. La única alternativa para evitar la adjudicación del contrato era llegar a un acuerdo con los inversionistas que participaron en el proceso, quienes podían exigir una indemnización para desistir de sus ofertas.

Es importante precisar los alcances de la APP contratada, pues no se trata de una alianza público privada ordinaria. El contrato señala que el consorcio privado deberá hacer los diseños de detalle, construir el nuevo hospital, dotarlo de equipos médicos y prestar servicios anexos como los de aseo y vigilancia. Sin embargo, la prestación de los servicios de salud queda a cargo del Distrito a través de la Subred de Centro-Oriente, por lo que no se trata de una privatización ordinaria. Se trata de una APP bajo la modalidad de bata gris en la que el negocio del privado no está en la explotación económica de los servicios de salud.

Las propuestas de los últimos gobiernos para el San Juan de Dios se han enfocado en privilegiar la especulación inmobiliaria, el turismo en salud y las concesiones del servicio. Es necesario que la actual administración sustituya este enfoque por uno en el que prime el derecho a la salud, lo que implica poner en marcha una política que recupere su infraestructura sin acudir a alianzas público privadas o contratos de concesión, además de desistir del proyecto de renovación urbana que desde hace cerca de una década se pretende realizar en la zona de influencia del complejo hospitalario.

[1] Decreto 492 de 2007 Por el cual se adopta la Operación Estratégica del Centro de Bogotá, el Plan Zonal del Centro -PZCB- y las Fichas Normativas para las Unidades de Planeamiento Zonal -UPZ- 91 Sagrado Corazón, 92 La Macarena, 93 Las Nieves, 94 La Candelaria, 95 Las Cruces y 101 Teusaquillo.

[2] Investigación determinantes de la demanda de turismo en Bogotá. (t.ly/E7Jf)

[3] Plan Especial de Manejo y Protección CHSJD – Propuesta, Tomo III.

[4] Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera. (26 de noviembre de 2014). Rad. No. 76001-23-31-000-1998-01093-01(31297), M.P. Carlos Alberto Zambrano Barrera.

Deja un comentario