desempleo2peque

Las cifras sociales infladas de Santos

Mateo Hoyos L贸pez

@mathoyos

 

mateoA pesar del optimismo oficialista, en Colombia la situaci贸n social sigue siendo dram谩tica y tiende a profundizarse.

Juan Manuel Santos viene sacando pecho de que, por cuenta de su gobierno la pobreza pas贸 de 44% a algo menos de 28%. Sin embargo, estas cifras tienen graves inconsistencias. En el 2010 se modific贸 la metodolog铆a de medici贸n, lo que聽condujo聽a que en 2015 se considere que una persona no es pobre cuando su ingreso mensual supera los $223.638, 隆menos de 8 mil pesos al d铆a! Asimismo, la modificaci贸n llev贸 a que la pobreza bajara de 44,1% a 37,2% en 2010. Como por arte de magia, 3 millones de personas salieron de la pobreza. Para 2014, empero, el 37,6% de la poblaci贸n se encontr贸 en condici贸n de vulnerabilidad (ni pobres, ni clase media). Con la crisis actual, cada vez m谩s dura, no ser铆a extra帽o que este grupo de la poblaci贸n retornara a la pobreza.

Otra forma de medir la pobreza es determinar el porcentaje de la poblaci贸n que se encuentra en el r茅gimen subsidiado, es decir, en el Sisben. Para enero de 2016, m谩s del 60% de la poblaci贸n se encuentra en tal condici贸n. Nadie con algo de sentido com煤n dir铆a que alguien en el Sisben es parte de 鈥渓a clase media creciente鈥. Nada que celebrar, mucho de qu茅 preocuparse.

Si en pobreza llueve, en desigualdad no escampa. En primer lugar, el cambio metodol贸gico antes referido tambi茅n afect贸 el indicador oficial. El 铆ndice de Gini en 2010 pas贸 de ser 0.578 a 0.560. La desigualdad cay贸, como la pobreza, por arte de magia. Juliana Londo帽o, economista uniandina, que trabaj贸 con Piketty, concluy贸 en 2010 que la desigualdad estaba subestimada, pues se basaba en las encuestas del DANE y no en las cifras de renta de la DIAN. Calcul贸 el Gini y este no era para 2010 de 0.560 sino de 0.587. En reciente informe del Banco Mundial, Colombia ocup贸 el deshonroso segundo lugar en desigualdad de la regi贸n, y s茅ptimo en todo el globo. Como dice Londo帽o, 鈥渆l optimismo sobre la reducci贸n de la desigualdad en Am茅rica Latina deber铆a moderarse鈥.

En empleo el pa铆s sigue estancado y empeorando. En el 煤ltimo a帽o, el desempleo pas贸 de 10,8% a 11,9% en enero de 2016. La tasa m谩s alta de desempleo en la regi贸n. A ello se suma que metodol贸gicamente tambi茅n hay un par de trampas. Primero, empleado en Colombia es aquella persona que trabaja al menos una hora a la semana y recibe remuneraci贸n por ello. 隆As铆 cualquiera es empleado! Segundo, tan solo es desempleado quien no est谩 laborando pero s铆 est谩 buscando activamente empleo. 隆As铆 casi nadie es desempleado! Y a los ocupados tampoco les va bien. La informalidad, medida como hace Fasecolda, tomando en cuenta la poblaci贸n ocupada que cotiza a pensi贸n, es de 65%. Y el trabajo por cuenta propia, el rebusque, viene creciendo y representa ahora el 43%. Nada que celebrar.

El gobierno deber铆a dedicarse a atacar la p茅sima situaci贸n social del pa铆s, en vez de andar enga帽ando incautos con cifras incompletas. Sin embargo, Santos ya es viejo conocido y los colombianos ya entienden que no resolver谩 sus l铆os si no se le obliga. Esperemos que el paro del 17 de marzo pasado sea el primer paso para ello.

Deja un comentario