Bogotá está a pocos días de terminar la catastrófica Alcaldía de Enrique Peñalosa y la historia le reservará el lugar del peor alcalde de la ciudad y del país en el cuatrenio.

 

Bogotá se ha convertido en la ciudad más costosa de Colombia y casi la mitad de quienes la habitan piensan que es mejor irse a un municipio aledaño, huyendo del alto costo de vida. Uno de cada tres hogares sienten que su situación económica ha empeorado y todos los días se en­frentan a impuestos caros, malos salarios, robos callejeros y a la negación de sus derechos. El empobrecimiento de los estratos populares y de la clase media se debe al atraso económico de Bogotá y a la decisión de múltiples alcaldes de entregarle la ciudad a un grupo minoritario de magna­tes criollos y extranjeros que han convertido los derechos básicos de la población en sus lucrativos negocios, una de las peores manifestaciones de la corrupción.

Seis de cada diez personas que quieren trabajar es­tán desempleadas o viven del rebusque y a merced de la persecución del Alcalde; más de un millón de hom­bres y mujeres cuentan con solo 9.000 pesos al día para alimentarse, transportarse y pagar un techo; y lo que les queda deben usarlo para pagar los costosos servicios públicos, educación y salud. Más de 2.000 personas mueren por la contaminación del aire cada año y la educación de alta calidad sigue siendo un privilegio en lugar de un derecho universal.

El sistema de transporte y los desesperantes tranco­nes son la máxima muestra del desprecio del Alcalde por el tiempo de los capitalinos, quienes gastan más de una hora transportándose a sus trabajos u hogares, privándose de compartir con sus familias y amigos, re­crearse o educarse. El servicio de Transmilenio y del SITP es tan malo que si fuera gratuito sería costoso, pero es tan caro que uno de cada ocho bogota­nos no tienen como pagarlos.

En contraste, una minoría de magnates crio­llos y extranjeros se han enriquecido con el su­frimiento de la gente. Bogotá es la más desigual entre las 13 ciudades más grandes del país. Im­portadores y multinacionales hacen fiesta con la destrucción de las empresas bogotanas y de los empleos formales y estables. Los fabricantes y operadores de buses de Transmilenio se llenan sus bolsillos con un servicio malo y caro. Servi­cios públicos como la energía eléctrica, el alum­brado público y el aseo, están en manos de ban­queros y compañías extranjeras que se lucran con tarifas escandalosas.

 

Mientras la inmensísima mayoría de los capitalinos no tiene una calidad de vida de­cente, unos pocos se han enriquecido gracias a los abusos de poder y los negocios corruptos de Peñalosa. A dos inversionistas que finan­ciaron su campaña les valorizó un negocio inmobiliario en Chapinero en más de $600 mil millones de pesos y a los consuegros de Juan Manuel Santos, que también le dieron plata para la campaña, les quiere entregar jugo­sos contratos en el espacio público. Volvo hizo su mejor negocio en diez años vendiéndole a Bogotá 700 buses que ya no puede vender en Europa por sus altos niveles de contaminación. Para seguir mejorando el negocio de Transmilenio, Peñalo­sa pretende imponerle a Bogotá un metro caro, malo y privatizado.

 Bogotá

Este gobierno ha promovido las talas in­discriminadas de árboles e impone canchas sintéticas en parques en contra de la voluntad de la gente, aun cuando distintas alertas lleva­ron a que científicos y autoridades de Estados Unidos pidieran corroborar sus impactos ne­gativos en la salud. Su desprecio por el medio ambiente y su deseo de amarrar 48 billones de pesos en meganegocios podrían llevar a las proximas administraciones a limitarse a ad­ministrar los contratos del alcalde vendedor de buses. Siguiendo los lineamientos de Duque, Peñalosa la promovido la llamada “economía naranja” que reduce el arte y la cultura a un negocio de las multinacionales del entreteni­miento y se ha destacado por intentar feriar y marchitar empresas públicas como la ETB.

En sus últimos meses, Peñalosa pretende im­poner un POT hecho a la medida de los espe­culadores inmobiliarios a costa de arrasar la vi­vienda de los barrios tradicionales de la capital y de la Reserva Van der Hammen, los Cerros Orientales, los Humedales y el Río Bogotá.

 

Bogotá necesita un cambio de rumbo, no será fácil o rápido lograrlo, pero la digni­dad de esta ciudad emergerá con la razón, sin engañar y votando bien para ponerle fin a la pesadilla peñalosista.

CUMPLIÓ:

  1. Antes y después de ser Concejal de Bogotá, Manuel Sarmiento ha acompañado cada una de las mo­vilizaciones que el magisterio ha desarrollado con­tra la política educativa del gobierno de Uribe, de Santos y de Duque, por la defensa de la educación pública, los derechos de los maestros y la prestación de un servicio de salud digno.
  2. Ha acompañado las movilizaciones contra la desfinanciación de la educación causada por las re­formas constitucionales impuestas por Pastrana y Uribe.
  3. Lideró en el Concejo la oposición a la política de privatización de la educación pública mediante la entrega de los colegios en concesión por parte de Enrique Peñalosa.
  4. Aliado clave en la lucha contra la tercerización laboral en la contratación mediante programas de ex­tensión de la jornada escolar en las instituciones educati­vas oficiales.
  5. Acompañó todas las movilizaciones realizadas durante los paros adelantados por el magisterio en el año 2015 y el año 2017, por la financiación de la educa­ción pública, la nivelación salarial, la defensa de los de­rechos prestacionales y el cumplimiento de los acuerdos alcanzados por la ADE y Fecode.
  6. Ha sido un fuerte opositor de las decisiones an­tidemocráticas y antisindicales de Peñalosa contra la ADE, comenzando por la no negociación de los pliegos de peticiones presentados.
  7. Ha exigido la aplicación de una jornada única que garantice la calidad educativa, la infraes­tructura escolar, la alimentación escolar, que no afec­te los derechos del magisterio y respete la autonomía escolar.
  8. Ha estado al lado de las comunidades educativas en los conflictos con la Secre­taría de Educación, como en los casos del Co­legio Técnico Industrial Piloto, donde se alcanzó una importante inversión para restitución total de la plan­ta física de la institución, el colegio Laureano Gómez y el colegio Policarpa Salavarrieta.

 

PROPUESTAS

1. La educación pública debe ser científica y de­mocrática, por ello, apoyaré el incremento del presupuesto para la educación inicial, preescolar, básica y media, administrada directamente por la Secretaría de Educación, sin más educación por concesión.

2. La educación superior pública debe ser fi­nanciada adecuadamente por el Estado. El gobierno nacional y distrital deben garantizar los recursos para su adecuado funcionamiento y respetar la autonomía universitaria.

3 . Velar por el mejoramiento de la infraestructura y la dotación de la educación inicial, la apertura de salas de lactancia cerca de los centros de trabajo que mejoren las condiciones de desarrollo de los bebés y apoyar la universalización de los tres grados de prees­colar para avanzar en lo establecido en la Ley General de Educación.

  1.  Junto a los maestros y la futura Alcaldesa, Claudia López, buscar el fortalecimiento y la ampliación de los programas de estudios de posgrado, los procesos de investigación docente y su divulgación.
  1. Defender la libertad de cátedra como principio fundamental de la calidad educativa y luchar por una Secretaría de Educación que fortalezca los Pro­yectos Educativos Institucionales desde la auto­nomía escolar.
  1. Apoyar la implementación de una jornada única de verdad con procesos de formación integral, docentes especializados vinculados al magisterio, in­fraestructura y dotación adecuada, y alimentación escolar, en el marco de la autonomía escolar.
  1. Seguir acompañando las luchas del magiste­rio para que el gobierno nacional brinde una adecuada financiación de la educación pública y garantice condiciones dignas de trabajo, especial­mente en la prestación del servicio de salud.

 

Luchas de Manuel Sarmiento por el arte y la cultura

  • Lucha contra el recorte de apoyos concertados.
  • Oposición al cambio de enfoque de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, FUGA.
  • Apoyo a la descentralización de las casas de la cultura y a la creación de las secretarías de cultura por localidades.
  • Defensa de los derechos laborales para los trabajadores de Canal Capital.
  • Cultura con y para la gente en el Plan de Desarrollo Distrital: democracia contra negocio.
  • Debate a favor de aumentar el presupuesto 2019 para el sector cultural.
  • Respaldo a los medios comunitarios.
  • Exigencia para la construcción de la nueva sede de la Orquesta Filarmónica de Bogotá.
  • Defensa de la cultura como derecho ciudadano y no como negocio de los oligopolios culturales en el modelo de economía naranja.
  • Ponencia negativa a la entrega de las comunicaciones y las redes en manos de los monopolios de la comunicación en la Ley de Modernización de las TIC.
  • Por la participación vinculante de la ciudadanía en el Sistema Distrital de Arte, Cultura y Patrimonio.
  • Contra la tercerización laboral de los artistas y gestores culturales.
  • Denuncia del modelo de Asociaciones Público- Privadas, APP (Coliseo el Campín).
  • Promoción de la nueva Cinemateca Distrital y defensa de su carácter público y cultural.
  • Liderazgo del centro no se vende ni gentrifica, en defensa del patrimonio material e inmaterial.
  • Respaldo a los artistas de calle y dignificación de su trabajo.

Manuel Sarmiento y la cultura en Bogotá

EL arte y la cultura son parte integral del desarrollo de los pue­blos, crean identidad nacional, cuestionan el funcionamiento social y aportan elementos indispensables para el despliegue de las capacidades cognosciti­vas y analíticas y para el enriquecimiento intelectual de la gente.

Los procesos creativos normalmente no van adosados a procesos mercantiles. Sin que se niegue la posibilidad de los empren­dimientos culturales independientes- Los cuales no deben ser manejados y determi­nados por los oligopolios internacionales del entretenimiento cuyo único interés es la banalización, la ganancia y el control ideo­lógico- la creación artística y cultural no pueden ser manejadas como cualquier otra mercancía. Precisamente por esto se las debe tratar como un derecho inalienable y no se las puede enmarcar en las políticas de economía naranja que mercantiliza, las entrega a los grandes monopolios y las liga a la especulación financiera e inmobiliaria, eximiendo al sector público de sus obliga­ciones y responsabilidades.

  • De igual manera, la implementación de Áreas de Desarrollo Naranja (ADN), no se puede convertir en una nueva forma de creación de zonas francas con prebendas y beneficios tributarios para las grandes urbanizadoras y las empresas interna­cionales del entretenimiento. Tampoco pueden ser una herramienta de gentrifi­cación, mediante la cual se expulsa a los residentes y pequeños empresarios tradi­cionales de las mismas.
  • El patrimonio material e inmaterial de los bogotanos también es inalienable. Ni las ADN ni el Plan de Ordenamiento Territo­rial (POT), pueden convertirse en instru­mentos para feriarlos. Su defensa y el dere­cho de nuestros ciudadanos a su usufructo, no solo se tiene que defender, sino propiciar.
  • La creación y el trabajo de los artistas es fuente de riqueza para los bogotanos. Por ello se deben estimular y se les debe garan­tizar adecuadas condiciones de trabajo. Su labor no puede ser tercerizada con formas de contratación leonina y prestación por servicios. Su estabilidad es la garantía no sólo de su subsistencia, sino de una real pro­puesta cultural y artística que enriquezca la vida de nuestros ciudadanos.
  • El Programa Distrital de Estímulos y el Programa de Apoyos Concertados necesi­tan ser fortalecidos y se debe garantizar un proceso transparente y democrático para la adjudicación de estos recursos. Su cobertu­ra debe amparar una mayor cantidad de creadores distribuidos de manera equitati­va en los territorios y priorizando aquellos con mayores necesidades.
  • Las instituciones distritales de cultura como IDARTES, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, la Fundación Gilber­to Alzate Avendaño, las Casas Culturales locales y demás, se tienen que convertir en promotores eficaces y en garantía del creci­miento y la subsistencia de las artes. No es posible continuar desvirtuando su misión y desviar sus recursos de forma encubierta.
  • Los Consejos Distritales de Cultura, los Encuentros Ciudadanos y las Juntas Ad­ministradoras Locales, JAL, requieren de la participación real y efectiva de los artistas miembros y deben ser vinculan­tes. Su rol no puede limitarse a simples promotores de la política distrital; deben tener la posibilidad real de incidir sobre esta y el manejo de los presupuestos. En el mismo ámbito, las expresiones y preocu­paciones de los ciudadanos se manifiestan a través de los medios comunitarios que requieren ser ampliados y fortalecidos.
  • La educación en todos los niveles debe in­cluir la enseñanza y la difusión de las artes. La formación humana y humanista de los estudiantes incide no únicamente en la ge­neración de nuevos talentos y públicos futu­ros, sino en el desarrollo de la personalidad y en la capacidad de abordar el mundo y la sociedad en forma crítica y creativa.
  • Las manifestaciones públicas culturales, los festivales al parque y los espacios públi­cos y la infraestructura cultural, necesitan ser promovidos y potencializados. Ellos son el escenario donde los artistas se expresan y donde la ciudadanía, no sólo se entretie­ne, sino enriquece su vida cotidiana. Estos son patrimonio de los bogotanos y del país. El manejo de escenarios públicos como el Coliseo El Campín, no puede ser entregado para el usufructo de empresas privadas.

• Los artistas callejeros, la música, dan­za, plástica, teatro, cine, circo y demás expresiones culturales son indispensables para el desarrollo ciudadano y requieren de mayores recursos, de escenarios y de adecuadas condiciones laborales. De mano con los bog

Desde que se vinculó al movimiento estudiantil, el concejal Manuel Sarmiento se ha destacado por defender la educación pública, científica, democrática y universal en todos sus niveles, desde preescolar hasta el posgrado.

Cumplió.

  1. Siendo un destacado estudiante de derecho de la Universidad Externado, se vinculó al movimiento uni­versitario en donde defendió la adecuada financiación de la universidad pública, y luchó contra los cobros abusivos del ICETEX y las exageradas alzas de las matrículas en las universidades privadas.
  2. En el 2011 acompañó las movilizaciones que derrotaron la propuesta de Santos de volver la edu­cación superior un negocio al legalizar el ánimo de lucro.
  3. Ha defendido que la educación superior pública sea financiada adecuadamente por el Estado, por ello lideró la propuesta en el Concejo para que se solventara el déficit de la Universidad Distrital, destinándole $30.000 millones de los recursos que el peñalosismo le asignó a un sendero que daña lo ce­rros orientales. Esta propuesta fue rechazada por Pe­ñalosa y sus mayorías.
  4. Desde el Concejo de Bogotá y en las moviliza­ciones promovió la defensa de los terrenos de la Universidad Nacional, la ESAP, la UCMC y la Uni­versidad Pedagógica Nacional ante las amenazas del POT de Peñalosa.
  5. Presentó una demanda contra el ICE­TEX por los créditos abusivos que conde­nan a los jóvenes y sus familias a pagar dos y tres veces sus préstamos al aplicar el cobro de intereses sobre intereses.
  6. Ha defendido un presupuesto suficien­te y una infraestructura digna para la Universidad Distrital. Rechazó y denunció la disminución de ingresos por la reforma de Peñalosa a la Estampilla de la Universidad. Participó en las más de 10 movilizaciones del paro nacional del 2018, con el que la comuni­dad educativa consiguió ganar $5.85 billones para la educación y la investigación.

Propuestas

  • Propugnar por la educación superior gratuita, de alta calidad y adecuadamente financiada por el Estado en la formación universitaria, técnica, tecnológica y en el SENA.
  • Acompañar la exigencia del movimiento univer­sitario para que el Gobierno Nacional financie adecuadamente la Universidad Nacional, Pedagógi­ca, UCMC, ESAP y la UD, así como un aumento del presupuesto de Bogotá para la Universidad Distrital.
  • Acompañar al movimiento universitario en la exi­gencia del cumplimiento integral del acuerdo logra­do el 14 de diciembre de 2018 con el Gobierno Nacional que logró $5.85 billones para la educación pública, la ciencia y la investigación.
  • Defender los principios de autonomía y demo­cracia universitaria para que los estudiantes, do­centes y trabajadores incidan de manera efectiva en las decisiones de su Institución y se ejerza el gobierno uni­versitario.
  • Defender los predios de los campus de las univer­sidades públicas para que sean del disfrute de la comunidad educativa y no caigan en las garras de los negociantes inmobiliarios y abogar para que la amplia­ción de la cobertura se realice con la infraestructura y las condiciones de calidad requeridas.
  • Apoyar la exigencia de ampliación de las plan­tas permanentes de docentes y trabajadores en las universidades públicas con plenas garantías la­borales y de contratación. No más tercerización y precarización laboral en las universidades.
  • Vigilar el cumplimiento e implementación del acuerdo aprobado por el Concejo sobre la tarifa diferencial para estudiantes y continua­remos luchando contra los leoninos contratos de Transmilenio que benefician a un pequeño grupo de operadores privados.
El Concejal Manuel Sarmiento luchó contra Peñalosa en su intención de privatizar la ETB y acompañó con firmeza las luchas de Sintraemsdes.

CUMPLIÓ:

  1. Lideró la demanda de la bancada del POLO que, junto a las de los sindicatos, tumbó el artículo del Plan de Desarrollo de Peñalosa que autorizaba la venta de la ETB. Luchó, cumplió y ayudó a salvar la ETB.
  2. Con un grupo de trabajadores conformó en 2010 el equipo Tribuna Obrera, organización cla­ve en la oposición al socio estratégico como forma de privatización en el año 2011.
  3. Acompañó las movilizaciones en defensa de los pliegos de peticiones de Sintratelefonos en 2013 y 2017.
  4. Ha sido un luchador incansable fuera y dentro del Concejo de Bogotá contra la terceriza­ción laboral y por la contratación directa.
  5. Asesoró la exitosa negociación colectiva de Sin­traemsdes – Subdirectiva Bogotá en el año 2015.
  6. Ha luchado contra las múltiples formas de mar­chitamiento en la ETB y la EAAB durante la Alcaldía de Peñalosa.
  7. Denunció los despidos masivos en la ETB y la Empresa de Acueducto, y la violación de las Con­venciones Colectivas de Trabajo.
  8. Se opuso al cupo de endeudamiento que el peñalosismo le aprobó a la EAAB y ha de­nunciado negocios como el de San Rafael y las obras que dañan los humedales.
  9. Participó activamente en la lucha que Sintraemsdes lideró para que la Empre­sa de Acueducto recuperará la Planta de Tibitoc de las garras de Sarmiento Angulo, Fanalca y una multinacional francesa.
  10. Acompañó a Sintraemsdes en la defensa de su de­recho a la asociación, amenazado por acciones judicia­les en contra de su personería jurídica.

PROPUESTAS

  1. Defender el carácter estatal de las empresas públicas como un patrimonio estratégico de la ciudad. No se permitirá ninguna forma de venta o privatización, incluido el mal llamado “socio estratégico”.
  2. Promover el fortalecimiento de la ETB: se debe aumentar la conexión de fibra óptica (telefonía, internet y televisión), recuperar clientes corporativos, desarrollar una política para móviles, mejorar el servicio de atención y desarrollar nuevos campos de tecnología como el internet de las cosas, el big data y nuevas áreas de innovación.
  3. Es necesario desarrollar un plan para la eliminación progresiva de la tercerización laboral de cerca de 8.000 trabajadores con condiciones precarias, por lo tanto, se debe impulsar una política a corto, mediano y largo plazo para que la ETB recupere la ejecución de funciones misionales y permanentes.
  4. Vigilar el cumplimiento de las Convenciones Colectivas de los trabajadores de la ETB y la EAAB y acompañar las justas reivindicaciones de los pliegos de peticiones que se discutirán.
  5. Velar por el cumplimiento de los acuerdos laborales en la Empresa de Acueducto para la ampliación y provisión de cargos de su planta de personal.
  6. Luchar para fortalecer las funciones misionales de la Empresa de Acueducto y garantizar el derecho al agua de todos

El concejal Manuel Sarmiento ha sido un destacado defensor de la educación pública, científica, democrática y universal en todos sus niveles y sin endeudamiento.

CUMPLIÓ

Siendo uno de los mejores estudiantes de Derecho de la Universidad Externado y Representante Estudiantil de su Facultad, se vinculó al movimiento universitario en donde defendió la adecuada financiación de la universidad públi­ca, y denunció los cobros abusivos del ICETEX y las alzas exageradas de la matrícula en las Universidades Privadas.

Acompañó las movilizaciones en el 2011 que derro­taron la propuesta de Juan Manuel Santos de incluir el ánimo de lucro en la educación superior.

Presentó una demanda contra los créditos abusivos del ICETEX que condenan a los jóvenes y sus familias a pagar dos y tres veces sus préstamos.

Acompañó en persona las más de 10 movilizaciones del paro nacional con el que la comunidad educativa consiguió ganar $5.85 billones para la educación y la investigación, además de permitir el inicio de la discu­sión sobre una profunda reforma al ICETEX.

Ha defendido que la educación superior pública debe ser financiada adecuadamente por el Estado, no me­diante el endeudamiento de estudiantes y sus familias. Por ello lideró la propuesta en el Concejo para que se solventara el déficit de la Universidad Distrital, desti­nando $30.000 millones de los recursos del proyecto dañino del sendero Las Mariposas. Esta propuesta fue rechazada por Peñalosa y sus mayorías.

 

Propuestas

  1.  Bogotá sin ICETEX: Acompañaré a Claudia López en su iniciativa de crear 20.000 cupos en la Universidad Distrital, medida que permitirá avanzar en que la juventud no tenga que endeudarse con el ICETEX para acceder a la educación
  2. Solicitaré al ICETEX un programa de amnistías para ali­viar la situación de más de 16.000 bogotanos y bogotanas que hoy se encuentran en mora con la entidad.
  3. Exigiré al Gobierno Nacional garantizar los recursos para el apropiado funcionamiento de las Universidades Nacional, Pedagógica, UCMC y la ESAP, y exigiré lo propio del Distrito con la Universidad Distrital.
  4. Gracias a la movilización pacífica y masiva, el movimiento estudiantil logró acordar con el Gobierno nacional iniciar un proceso de discusión para reformar al ICETEX en tres aspec­tos: I) en su estructura; II) su gobernanza y; III) las características y fuentes de financiación de los créditos que ofrece. Acompañaré al movimiento universitario en la exigencia del cumplimiento in­tegral del acuerdo logrado el 14 de diciembre de 2018 con el Go­bierno Nacional, particularmente, en que dejen de existir crédi­tos que le permitan al ICETEX cobrar intereses sobre intereses, metodología que triplica el costo del capital prestado.
  5. Insistiré en el Consejo de Estado en mi demanda contra los cobros abu­sivos de intereses sobre intereses del ICETEX.
  6. Mediante un Proyecto de Acuerdo promoveré la creación de una dependen­cia de la Secretaría de Educación Distrital que brinde información completa, clara y oportuna sobre los derechos de los consumidores de créditos financieros.
  7. Acompañaré las reivindicaciones de los estudiantes de universidades privadas para que sus instituciones promuevan el fortalecimiento de la calidad educativa. Para ello, exigiré que todas las universidades operen sin ánimo de lucro, es decir, que reinviertan los recursos que obtienen en los fines misionales de la institución.
  8. Defenderé los principios de autonomía y democracia universitaria como una manera de ejercer el gobierno universitario. Los estudiantes de universidades privadas tienen el derecho a crear e integrar Consejos Estudiantiles, así como a participar y tener representantes en los órganos directivos de sus instituciones. Igualmente, tienen derecho a ejercer libremente sus derechos fundamentales a la participación política y a la libre opinión en el interior de las universidades.
  9. Vigilaré el cumplimiento e implementación del Acuerdo Distrital apro­bado por el Concejo sobre tarifa diferencial para estudiantes y continua­remos luchando contra los leoninos contratos de Transmilenio que benefi­cian a un pequeño grupo de operadores privados.

El concejal Manuel Sarmiento es un destacado defensor de los derechos de los trabajadores dentro y fuera del Cabildo Distrital.

CUMPLIÓ:

  1. Acompañó la creación del sindicato de Doña Juana y la consolidación de los sindicatos de Claro y Falabella, entre otros.
  2. Fue fundador del CEDESIP, una Escuela Sindi­cal que contribuye a la formación política y sindical de los trabajadores en Bogotá.
  3. Ha acompañado y participado en las jornadas de formación sindical de la Escuela Popular José Ma­ría Carbonell.

Ha estado presente en diferentes movilizaciones de sin­dicatos de trabajadores industriales por la defensa de sus Convenciones Colectivas y contra los despidos masivos en General Motors, Bavaria y Vidrierías Peldar, entre otros.

  1. Ha acompañado las movilizaciones en defen­sa de la estabilidad laboral reforzada y los derechos de los trabajadores enfermos.
  2. Ha denunciado en el Concejo de Bogotá la ter­cerización laboral en el sector privado y las formas de contratación ilegal en el Distrito Capital a través de OPS que pauperizan el trabajo y les niega los derechos a los trabajadores.
  3. Denunció la masacre laboral adelantada por Peñalosa contra los trabajadores del Distrito y contra más de 3.500 trabajadores de Aguas Bogotá.
  4. Ha denunciado la persecución de Peñalosa a los ven­dedores informales y los ha acompañado en las moviliza­ciones por su derecho al trabajo.
  5. Junto con el senador Jorge Robledo y dirigentes de ven­dedores informales, lideró la demanda al Plan de Desarrollo de Peñalosa que permite el desalojo de vendedores informales sin respetar los criterios de la Corte Constitucional.

 

 

Propuestas:

 

  1.  El Distrito debe adelantar una política en el corto, mediano y largo plazo para acabar con las precarias formas de con­tratación a través de órdenes de prestación de servicio. Los trabajadores que desempeñen funciones misionales y perma­nentes en las entidades públicas deben estar vinculados a la carrera administrativa y contar con todos sus derechos.
  2.  Bogotá debe tener un programa de protección del empleo tanto público como privado, que promueva la creación de empleos, la restitución del contrato laboral indefinido como forma predominante de vinculación y la lucha contra la tercerización laboral.
  3.  Acompañar las justas reivindicaciones de los empleados públicos por el cumplimiento de los acuerdos laborales y de las convenciones colectivas de trabajo en el sector pri­vado. En Bogotá se deben respetar los derechos laborales de los trabajadores.
  4. El Distrito debe garantizar los derechos de asociación, negociación y huelga en el sector público y fomentar su respeto y cumplimiento en el sector privado
  5. El Distrito debe dar garantías para los derechos la­borales y los buenos salarios, puesto que elevan la ca­pacidad de compra, de ahorro y la seguridad económica de la población, convirtiéndose en un ciclo virtuoso en favor del consumo y la producción.
  6. Seguir defiendo el derecho fundamental a la estabili­dad laboral reforzada.
  7. Los vendedores informales no deben ser tratados como criminales. Se debe diseñar e implementar una políti­ca pública que, partiendo de un censo de las personas que trabajan en el espacio público, promueva oferta de empleos formales, programas de reubicación en sitios idóneos y la ocupación del espacio público de manera ordenada.
  8. Luchar contra el modelo económico imperante que empuja a miles de bogotanos al rebusque y la infor­malidad. Para tener un espacio público como el de Sue­cia no se puede tener una pobreza y un desempleo como el de África.