¡Que no vuelva Peñalosa en cuerpo ajeno!

¡Que no vuelva Peñalosa en cuerpo ajeno!

Bogotá está a pocos días de terminar la catastrófica Alcaldía de Enrique Peñalosa y la historia le reservará el lugar del peor alcalde de la ciudad y del país en el cuatrenio.

Bogotá se ha convertido en la ciudad más costosa de Colombia y casi la mitad de quienes la habitan piensan que es mejor irse a un municipio aledaño, huyendo del alto costo de vida. Uno de cada tres hogares sienten que su situación económica ha empeorado y todos los días se en­frentan a impuestos caros, malos salarios, robos callejeros y a la negación de sus derechos. El empobrecimiento de los estratos populares y de la clase media se debe al atraso económico de Bogotá y a la decisión de múltiples alcaldes de entregarle la ciudad a un grupo minoritario de magna­tes criollos y extranjeros que han convertido los derechos básicos de la población en sus lucrativos negocios, una de las peores manifestaciones de la corrupción.

Seis de cada diez personas que quieren trabajar es­tán desempleadas o viven del rebusque y a merced de la persecución del Alcalde; más de un millón de hom­bres y mujeres cuentan con solo 9.000 pesos al día para alimentarse, transportarse y pagar un techo; y lo que les queda deben usarlo para pagar los costosos servicios públicos, educación y salud. Más de 2.000 personas mueren por la contaminación del aire cada año y la educación de alta calidad sigue siendo un privilegio en lugar de un derecho universal.

El sistema de transporte y los desesperantes tranco­nes son la máxima muestra del desprecio del Alcalde por el tiempo de los capitalinos, quienes gastan más de una hora transportándose a sus trabajos u hogares, privándose de compartir con sus familias y amigos, re­crearse o educarse. El servicio de Transmilenio y del SITP es tan malo que si fuera gratuito sería costoso, pero es tan caro que uno de cada ocho bogota­nos no tienen como pagarlos.

En contraste, una minoría de magnates crio­llos y extranjeros se han enriquecido con el su­frimiento de la gente. Bogotá es la más desigual entre las 13 ciudades más grandes del país. Im­portadores y multinacionales hacen fiesta con la destrucción de las empresas bogotanas y de los empleos formales y estables. Los fabricantes y operadores de buses de Transmilenio se llenan sus bolsillos con un servicio malo y caro. Servi­cios públicos como la energía eléctrica, el alum­brado público y el aseo, están en manos de ban­queros y compañías extranjeras que se lucran con tarifas escandalosas.

Mientras la inmensísima mayoría de los capitalinos no tiene una calidad de vida de­cente, unos pocos se han enriquecido gracias a los abusos de poder y los negocios corruptos de Peñalosa. A dos inversionistas que finan­ciaron su campaña les valorizó un negocio inmobiliario en Chapinero en más de $600 mil millones de pesos y a los consuegros de Juan Manuel Santos, que también le dieron plata para la campaña, les quiere entregar jugo­sos contratos en el espacio público. Volvo hizo su mejor negocio en diez años vendiéndole a Bogotá 700 buses que ya no puede vender en Europa por sus altos niveles de contaminación. Para seguir mejorando el negocio de Transmilenio, Peñalo­sa pretende imponerle a Bogotá un metro caro, malo y privatizado.

Este gobierno ha promovido las talas in­discriminadas de árboles e impone canchas sintéticas en parques en contra de la voluntad de la gente, aun cuando distintas alertas lleva­ron a que científicos y autoridades de Estados Unidos pidieran corroborar sus impactos ne­gativos en la salud. Su desprecio por el medio ambiente y su deseo de amarrar 48 billones de pesos en meganegocios podrían llevar a las proximas administraciones a limitarse a ad­ministrar los contratos del alcalde vendedor de buses. Siguiendo los lineamientos de Duque, Peñalosa la promovido la llamada “economía naranja” que reduce el arte y la cultura a un negocio de las multinacionales del entreteni­miento y se ha destacado por intentar feriar y marchitar empresas públicas como la ETB.

En sus últimos meses, Peñalosa pretende im­poner un POT hecho a la medida de los espe­culadores inmobiliarios a costa de arrasar la vi­vienda de los barrios tradicionales de la capital y de la Reserva Van der Hammen, los Cerros Orientales, los Humedales y el Río Bogotá.

Bogotá necesita un cambio de rumbo, no será fácil o rápido lograrlo, pero la digni­dad de esta ciudad emergerá con la razón, sin engañar y votando bien para ponerle fin a la pesadilla peñalosista.

 

Bancada del POLO revelará nuevas pruebas de la ilegalidad del metro

Bancada del POLO revelará nuevas pruebas de la ilegalidad del metro

Este jueves 18 de julio, a las 9:00 AM, la bancada de concejales del Polo Democrático presentará ante el Consejo de Estado (calle 12 con 7) nuevas pruebas que confirman la ilegalidad del metro elevado.

Las pruebas serán entregadas en el marco del proceso de la demanda de nulidad presentada en marzo y frente a la cual se están solicitado medidas cautelares de urgencia.

Los documentos que la bancada polista radicará fueron entregados al concejal Manuel Sarmiento por la Empresa Metro luego de que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca señalara que dichas pruebas no gozan de reserva legal. Se trata de los estudios definitivos de los costos del proyecto que, según Sarmiento, además de confirmar la ilegalidad del metro elevado, muestran graves inconsistencias que el cabildante explicará mañana en el Consejo de Estado.

Igualmente, los concejales del POLO le preguntarán al presidente Duque y al ministro Carrasquilla si conocían de los cambios en la inversión del proyecto.

La bancada del Polo Democrático enviará copia de estas pruebas a los órganos de control.

CONPES de Peñalosa y Santos no garantiza recursos para el metro de Bogotá

CONPES de Peñalosa y Santos no garantiza recursos para el metro de Bogotá

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Miércoles, 11 de enero de 2017


El concejal Manuel Sarmiento afirmó que el CONPES anunciado por el presidente Santos y el alcalde Peñalosa no garantiza los recursos para la construcción de la primera línea del metro de Bogotá. El Cabildante explicó que este documento no sirve para comprometer vigencias futuras de la Nación, que son las que garantizarían los recursos para la construcción del proyecto.

Así lo señala una respuesta que la Secretaría de Movilidad le envió al Concejal del Polo en diciembre en la que reconoce que “el documento CONPES que prepara el DNP es de seguimiento a los proyectos de transporte público masivo que la nación puede cofinanciar. Es diferente al documento CONPES donde se declara su importancia estratégica, gracias al cual luego se pueden comprometer vigencias futuras de la nación” (Ver respuesta completa).

Sarmiento recordó que en el año 2010 el gobierno nacional expidió un CONPES igual al que están cacareando los mandatarios y que no fue suficiente para asegurar los recursos para la construcción del metro. Agregó que ni siquiera se conocen los costos reales del proyecto, pues el metro elevado propuesto por Peñalosa no cuenta con estudios detallados, como lo señala la consultoría de Systra: “Los valores de los desembolsos necesarios para cubrir los gastos son superiores y deben calcularse a partir de un programa de adquisiciones y obras más detallado que el alcance de esta consultoría”.

Para expedir el CONPES con el que se abriría la licitación del metro se necesitan estudios técnicos de detalle que a la fecha ni siquiera han sido contratados. “Lo que demuestra este Conpes es el respaldo de Santos a un metro mediocre y a un modelo de ciudad en el que el jugoso negocio de las concesiones de Transmilenio seguirá siendo el eje estructural del Sistema de Transporte Masivo, condenando a Bogotá, por los próximos 30 años, a los buses articulados que tanto le gustan al alcalde Peñalosa”, aseguró el concejal Sarmiento.

“Se confirma que Peñalosa usa recursos públicos para meganegocios que le hacen daño a Bogotá”

“Se confirma que Peñalosa usa recursos públicos para meganegocios que le hacen daño a Bogotá”

Intervención del concejal Manuel Sarmiento, 2 de diciembre de 2016.

Un modelo perverso de ciudad. Meganegocios con más impuestos de valorización, más privatizaciones y más tercerización. Salud, Educación, Desarrollo Económico e Integración Social pierden participación en el presupuesto total. Se va a eliminar a 70.000 personas de los programas de Integración Social. Peñalosa le quita 120.000 millones de pesos a los hospitales públicos. No hay recursos para darle cumplimiento al Plan de Manejo Ambiental de la Reserva Tomás Van Der Hammen. Peñalosa va a terminar embolatando el Metro.

Como ya lo anunció nuestro vocero, el concejal Celio Nieves Herrera, el POLO no va a votar este proyecto de presupuesto presentado por el alcalde Enrique Peñalosa, pues confirma algo que dijimos durante el debate del Plan de Desarrollo: que no es un Plan de Desarrollo sino de subdesarrollo, enmarcado en un modelo muy perverso de ciudad, consistente en utilizar los recursos públicos para apalancar grandes negocios privados que le hacen mucho daño a la ciudad, meganegocios como los de las alianzas público-privadas, la nueva forma de privatización no solo de las vías sino también de los hospitales y el transporte público, o las famosas concesiones de TransMilenio, que tanto le gustan al alcalde, bajo el mentiroso sofisma de que TransMilenio reemplaza al Metro, funesto error en el que está empecinado. Ahí, a regañadientes, Peñalosa anda hablando de la Primera Línea del Metro. Pero les recuerdo que la visión de quien nos presentaron como un gran visionario es que Bogotá, durante los próximos treinta años, solo tenga una línea del metro y el resto esté lleno de troncales de TransMilenio.

El proyecto de presupuesto para el 2017 no respalda los buenos negocios de interés común, sino los meganegocios privados que le hacen daño a la ciudad. Y conste que no me opongo a los negocios privados, pero este es un presupuesto que no respalda la industria, que no respalda el pequeño y mediano comercio, que no respalda a los productores agropecuarios de la ciudad y de los municipios aledaños.

Lo más grave es que estos meganegocios se financian con más impuestos de valorización y con privatizaciones. También se financian maltratando a los trabajadores, porque aquí no hay una política de formalización laboral de los trabajadores del Distrito Capital y seguimos llenos de contratistas. Estos meganegocios se financian también con los ahorros que se gana la Administración Distrital recortando los derechos sociales. Es en resumen la política que se ve reflejada en el proyecto de presupuesto.

Es evidente que aquí a lo que le apunta la administración distrital es a aumentar en términos considerables el presupuesto para movilidad, porque es ahí donde están los meganegocios. El presupuesto para movilidad crece en términos nominales en 32%, mientras que sectores como el de Desarrollo Económico, Educación, Salud e Integración Social crecen en términos reales por debajo del 2%. Todos estos sectores, Salud, Educación, Desarrollo Económico e Integración Social pierden participación en el presupuesto total. Así que no nos vengan a decir que este es un presupuesto social.

Embolatado el Metro

Voy a resaltar algunos aspectos muy graves. En materia de movilidad, se confirma que la decisión del alcalde Peñalosa consiste en echar a la basura los estudios técnicos del Metro subterráneo y promover un metro elevado sin estudios, en dos palabras, embolatar el Metro. Les recuerdo, señores y señoras de la Administración distrital, que, según lo dijo el alcalde en varias entrevistas, cambiar la tipología solamente alargaría el proceso en tres meses, que en tres meses todo estaría listo y que a finales del año 2016, o sea ya, se estaría abriendo la licitación del Metro. ¡Qué gran mentira del alcalde Enrique Peñalosa! Aquí se demuestra que ni siquiera van a sacar el CONPES este año ni a comprometer recursos para el proyecto del Metro. Se demuestra que era cierto lo que advertíamos: Peñalosa va a terminar embolatando el Metro de la ciudad de Bogotá.

También inaceptable que en Integración Social se reduzca en 20% el presupuesto de los bonos y canastas alimentarios y comedores comunitarios, y que la Administración distrital pretenda que el próximo año la meta de personas beneficiarias se reduzca en 90.000 personas. Si se tiene en cuenta el número de personas que al mes de septiembre estaban incluidas en ambos programas, se eliminaría a 70.000 personas. Con despojos de este calibre es como se van a financiar los grandes meganegocios que tanto le gustan al alcalde Peñalosa.

En educación, señora secretaria, las metas de infraestructura no me dejan claro cómo es que usted va a cumplir la meta de una jornada única para el 15% de los estudiantes. En este recinto he denunciado que la tal jornada única del alcalde Peñalosa no es una jornada única de verdad sino un mal remedo, porque no cumple con requisitos mínimos, y menciono solo uno: la alimentación escolar con comida caliente a los estudiantes que estén durante ocho horas en el colegio. La meta, señora secretaria, es llegar el próximo año a 125.000 estudiantes con jornada única, correspondientes al 15% que usted aquí nos ha mencionado, pero el proyecto de presupuesto calcula la alimentación escolar solo para 65.000 estudiantes. Definitivamente, se continúa con los malos remedos.

En Salud, el alcalde les va a quitar 120.000 millones de pesos a los hospitales públicos para financiar el llamado Plan de Intervenciones Colectivas, o sea, salud preventiva y promoción de la salud. Es inaceptable que lo haga mientras se deterioran los índices de salud pública.

En Ambiente, señor secretario, le recuerdo que el Plan de Manejo Ambiental es una norma de obligatorio cumplimiento, pero ustedes ahí, como si nada, porque en este presupuesto no están destinando recursos para ejecutar el Plan de Manejo Ambiental de la Reserva Tomás Van Der Hammen. La ley no es un menú, en el cual yo cumplo unas normas y otras no, según lo dicte mi paladar. Sé que a ustedes no les gusta el Plan de Manejo Ambiental, pero mientras esté vigente y ustedes no lo puedan cambiar, lo tienen que cumplir. En el proyecto de presupuesto no aparece en ninguna parte recursos para darle cumplimiento al Plan de Manejo Ambiental de la Reserva Tomás Van Der Hammen.

En Cultura, se confirma que se le está haciendo conejo a la nueva sede de la Orquesta Filarmónica de Bogotá. No aparecen los recursos por ningún lado y se reduce el presupuesto para incentivos y becas a los artistas locales.

Pasa lo mismo en el sector Mujer, y me parece muy grave, señora secretaria. Lamentablemente, usted no se dignó contestar las preguntas que le hice en la sesión anterior. Le pregunté por qué se van a reducir las metas de atención a las mujeres en las Casas de Igualdad de Oportunidades, antes de 26.000 mujeres vinculadas y hoy, de acuerdo con el proyecto de presupuesto, de tan solo 11.000. Me dio las respuestas en términos bastantes generales y no me contestó todas las preguntas que le hice durante las extensas jornadas que tuvimos.

En el sector de hábitat va a haber muchos menos recursos para reasentamientos.

En el IDRD, desaparece el programa de bicicorredores, a pesar de los buenos resultados ya demostrados.

Repito lo del sector  de Desarrollo Económico. Lamentable que en el presupuesto 2017 no haya nada para la industria y nada para los pequeños y medianos comerciantes. Se aduce que se va a capacitar a dos mil tenderos, no sé con qué tipo de capacitación, pero no se los protege frente a la amenaza que pesa sobre ellos por la competencia desleal de las grandes superficies. Y subsisten muchas dudas sobre los mercados campesinos.

Concluyo entonces afirmando que el POLO acertó muy bien al declararse en oposición a Enrique Peñalosa. Como lo demuestra este proyecto de presupuesto, lo que está haciendo el doctor Peñalosa es gerenciando desde la Alcaldía Mayor los meganegocios que tanto daño le han hecho a la ciudad y lo peor, con los recursos de todos los bogotanos. Nosotros, a partir del próximo año, vamos a elevar el nivel de movilización y arrancaremos con un proceso muy importante, como lo es la revocatoria del señor alcalde Enrique Peñalosa.

Peñalosa deberá responder en Cabildo Abierto por privatización de la ETB.

Peñalosa deberá responder en Cabildo Abierto por privatización de la ETB.

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Sábado, 26 de noviembre de 2016


Sintrateléfonos, organización sindical de los trabajadores de Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, informó que el pasado 22 de noviembre el Consejo Nacional Electoral certificó el cumplimiento de los requisitos para citar al alcalde Peñalosa a un Cabildo Abierto sobre la privatización de la ETB.

De 66.491 firmas entregadas, 44.960 resultaron válidas, superando las 27.736 firmas necesarias para citar el Cabildo según los requisitos legales. “Con el esfuerzo de Sintrateléfonos y el apoyo de organizaciones políticas y sociales se logra convocar a Enrique Peñalosa al primer Cabildo Abierto en la historia de Bogotá. Esto es una muestra del rechazo ciudadano a la venta de la ETB” afirmó el concejal Manuel Sarmiento.

El concejal del Polo explicó que, “de acuerdo con la ley 1757 de 2015 el alcalde Peñalosa está obligado a asistir al Cabildo Abierto, por lo que no podrá escaparse de este debate”.

Sarmiento hizo un llamado a los bogotanos para que participen masivamente en este Cabildo Abierto y con una movilización multitudinaria rechacen el despropósito de Peñalosa de privatizar la ETB.

Se siguen destapando las mentiras de Peñalosa sobre el metro elevado.

Se siguen destapando las mentiras de Peñalosa sobre el metro elevado.

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Domingo, 20 de noviembre


Luego de conocerse el informe de Systra sobre el metro, el concejal Manuel Sarmiento denunció que el alcalde Peñalosa ha mentido de manera reiterada sobre las supuestas bondades de una línea elevada. “En temas tan importantes como el cronograma y los costos del proyecto, el Alcalde ha faltado gravemente a la verdad para seguir ‘embolatando’ el proyecto más importante para Bogotá”, afirmó el cabildante del Polo.

De acuerdo con la Revista Semana, en enero de este año Peñalosa afirmó que la decisión de cambiar el metro subterráneo por el elevado no demoraría la apertura de la licitación para contratar su construcción. Dijo que solo se tomarían tres meses para ajustar los estudios y que “la licitación se abriría antes de que termine el 2016” (goo.gl/J2QOKY). Hoy el Gobierno Distrital reconoce que la licitación estará lista hasta finales de 2017 (goo.gl/6Fsc9v), un año después de la fecha prometida por el mandatario, y que puede alargarse debido a que se deben contratar estudios adicionales por un valor de $23.000 millones.

Respecto a los costos, en noviembre del año pasado, el portal La Silla Vacía informó que “según las cuentas de Peñalosa, un kilómetro de metro elevado cuesta 50 millones de dólares” (goo.gl/Kg5031). Sin embargo, el estudio de Systra calcula que el costo por kilómetro de la línea elevada será de 130 millones de dólares, más del doble de lo afirmado por el Alcalde. Además, los cálculos de Systra no tienen en cuenta variables tan importantes como los costos de operación, mantenimiento y reemplazo de los equipos y la infraestructura, así como tampoco calcula los mayores costos por el tiempo de los viajes, la comodidad de los usuarios y los costos de mitigación de los impactos urbanísticos y ambientales de las obras y la operación del viaducto, como lo explica el ingeniero Rafael Fonseca (https://goo.gl/479pdI).

El informe de Systra reconoce que el metro elevado degradará gravemente el entorno urbano de Bogotá, pues la opción elegida tuvo pésimas calificaciones respecto al efecto urbano-paisajístico, el impacto visual de las estaciones y la interferencia con redes matrices de servicios públicos, además de su vulnerabilidad por los elevados niveles de riesgo sísmico a los que está expuesto. “No es cierto que el metro elevado sea la mejor opción para Bogotá, así lo demuestran las evidentes mentiras en las que ha incurrido el alcalde Peñalosa”, concluyó el concejal Sarmiento.

[Carta] Transmilenio debe dar  a conocer los detalles de la prórroga de los leoninos contratos de la Fase I.

[Carta] Transmilenio debe dar a conocer los detalles de la prórroga de los leoninos contratos de la Fase I.

Doctora
ALEXANDRA ROJAS
Gerente de Transmilenio S.A.
Av. El Dorado No. 66 – 63
Ciudad.

Ref.: Transmilenio debe dar  a conocer los detalles de la prórroga de los leoninos contratos de la Fase I.

Atento saludo:

Tras el anuncio de la administración del alcalde Peñalosa de una nueva prórroga a los contratos de la Fase I de Transmilenio (Caracas, Autonorte y Calle 80), es su deber explicar de manera detallada las condiciones que se pactaron para extender estas concesiones. Es inaceptable que usted anuncie la prórroga de unos de los contratos más leoninos en la historia de Bogotá sin dar a conocer los textos acordados con los operadores privados y los estudios que sustentan esta decisión.

Esta es la segunda prórroga de las concesiones de la Fase I, que se suma a la realizada en 2013 por el gobierno de Gustavo Petro, en la que los contratos se extendieron en condiciones ampliamente favorables para los operadores privados, al punto que el vocero de los concesionarios cobró $2.500 millones por honorarios y una comisión de éxito. La vida útil de los articulados se amplió de un kilometraje promedio de 850.000 a 1’040.000 kilómetros, sometiendo a los pasajeros a viajar en buses viejos que ponen en riesgo su integridad. Además, hoy la Ciudad y los usuarios les siguen reconociendo a los operadores la inversión en vehículos que ya fueron pagados en su totalidad, lo que ha significado sobrecostos que oscilan entre $140.000 millones y $257.000 millones anuales.

Como Gerente de Transmilenio usted debe explicar con todo detalle cuáles serán las condiciones de esta nueva prórroga. Urge conocer cómo se garantizará la integridad de los usuarios al extenderse la vida útil de los buses, así como la fórmula pactada para remunerar a los operadores. Mucho me temo que esta nueva prórroga será otra gabela para los operadores privados que, como la anterior, viola los intereses y derechos de la inmensa mayoría de bogotanos.

Este tema debe debatirse con toda la seriedad y profundidad que amerita, por lo que le solicito enviarme copia de los acuerdos suscritos o que se suscribirán con los operadores privados, los estudios en los que se sustenta la prórroga  y las actas de las reuniones realizadas con los concesionarios.

Cordialmente,

MANUEL SARMIENTO
CONCEJAL DE BOGOTÁ
POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO

Los CAPS de Peñalosa no atienden urgencias de alta complejidad y no son 24 horas

Los CAPS de Peñalosa no atienden urgencias de alta complejidad y no son 24 horas

Intervención del concejal Manuel Sarmiento, Concejo de Bogotá, 26 de agosto de 2016.

Mienten el alcalde Peñalosa y el secretario Morales. El hacinamiento, en vez de disminuir, ha aumentado. Se va a reemplazar infraestructura de salud que atiende urgencias de alta complejidad las 24 horas del día por infraestructura en salud que solo atiende urgencias de baja complejidad y solo de siete de la mañana a nueve de la noche.

Que la salud en Bogotá está en crisis desde hace varios años es un hecho de todos conocido, pero lo que están haciendo el alcalde Peñalosa y el secretario Morales es algo que yo pensé que era imposible: la están empeorando. Y la están empeorando con decisiones sobre las que advertimos en su momento. Denunciamos que fusionar hospitales era una reforma sin estudios técnicos que apuntaba a continuar con la política de la pasada administración de cerrar servicios de salud.

Quiero entonces mencionar rápidamente dos o tres temas. En primer lugar, usted está diciendo mentiras, secretario Morales, en su desespero por tratar de justificar sus medidas, y eso es muy grave. Usted afirmó que en los primeros seis meses del año se había reducido en 30% el hacinamiento en algunos hospitales públicos y yo mostré aquí con cifras que no era cierto. Envié un derecho de petición del que hace poco llegó respuesta con su firma, secretario Morales, y en ella admite que en enero el hacinamiento en urgencias en los hospitales públicos era del 132% y que en julio aumentó al 163%. ¡Cómo es posible entonces que salga el alcalde Peñalosa por todos los medios de comunicación a cacarear una reducción mentirosa del hacinamiento de las salas de urgencias de los hospitales públicos! Los debates deben ser sobre certezas, pero ya se volvió costumbre de esta Administración mentir para justificar sus despropósitos y engañar a la ciudadanía.

Como ya lo dijeron otros concejales, continúa el caos de esta reforma improvisada. Fui al Hospital la Victoria la semana pasada y el sistema ni siquiera funcionaba. Se ufanaba usted, secretario de Salud, de que la fusión iba a ser muy buena porque los hospitales de una misma subred iban a manejar el mismo sistema. Y resulta que el día que fui, no funcionaba y los médicos ni siquiera podían formular los medicamentos.

Y lo último, los Centros de Atención Prioritaria en Salud, CAPS. Hace unas dos semanas, un boletín anunció que a partir del 1 de septiembre se iban a abrir diez nuevos CAPS, presentándolo como si fuera infraestructura nueva de salud. Resulta que tampoco es cierto. En el derecho de petición que me respondió usted, secretario Morales, queda clarísimamente demostrado que la mayor parte de esos nuevos CAPS van a reemplazar las UBAS, UPAS y CAMIS. Entonces no los muestren como infraestructura nueva, porque lo que realmente van a hacer es remplazar infraestructura ya existente, y con un agravante, el recorte en los servicios de urgencias de alta complejidad.

Los CAPS que, según ustedes, van a reemplazar 11 Centros de Atención Médica Inmediata (CAMI), no funcionan las 24 horas, como sí lo hacen los CAMIS. En los servicios de urgencias de los CAPS solo se atienden urgencias de triaje 4 y 5, y los CAMIS por norma deben atender triaje 1, 2, 3, 4 y 5. Lo que ustedes entonces están planteando es en realidad reemplazar infraestructura de salud que atiende urgencias de alta complejidad las 24 horas del día por infraestructura en salud que solo atiende urgencias de baja complejidad y solo de siete de la mañana a nueve de la noche. Un paso atrás y un pésimo cambio.

Se confirma lo que ya advertí. La reforma apunta a cerrar y recortar servicios de salud. El 1 de septiembre se arranca con 3 CAMIS que van a ser sustituidos por CAPS, y esto es inaceptable. Por ejemplo, a las personas que son atendidas en el CAMI del barrio Trinidad Galán les va tocar irse al Hospital de Kennedy, lo que aumentará las barreras de acceso.

Concluyo diciéndoles, no engañen a la ciudadanía, no muestren cifras falsas de hacinamiento y no presenten estos CAPS como si fuera nueva infraestructura. Digan la verdad, aunque les dé urticaria. Van a reemplazar infraestructura ya existente, recortando servicios de urgencias de alta complejidad. Muy grave e inaceptable que la política del alcalde Peñalosa sea para empeorar la grave crisis que enfrenta el Sistema de Salud en Bogotá desde hace varios años.

 

 

 

 

Se mantiene la esencia en la reforma tributaria de Peñalosa, golpear a las capas medias

Se mantiene la esencia en la reforma tributaria de Peñalosa, golpear a las capas medias

Intervención del concejal Manuel Sarmiento en el debate sobre el proyecto de simplificación tributaria, 23 de agosto de 2016, Concejo de Bogotá.

Quedó demostrado como el proyecto de Peñalosa es una reforma tributaria y no una simplificación tributaria. Nueva propuesta solo modifica la tabla y las tarifas de los distintos rangos. Nuevos remiendos no atacan el fondo y el problema estructural del impuesto predial. La base gravable se está calculando de una forma que incrementa el predial sin tener en cuenta la capacidad de pago. Que aumenten los valores del suelo en determinada zona de la ciuda, no significa que aumente capacidad de pago de los residentes. No es cierto que a 1.3 millones de predios se les vaya a reducir el impuesto. El predial para los pensionados debería aumentar solo en el mismo porcentaje en que les aumenta la pensión.

Lo primero, reiterar lo que ya dije cuando la plenaria decidió devolver este proyecto de acuerdo a la Comisión Tercera de Hacienda y Crédito Público. Teníamos la razón cuando en el primer debate demostramos con cifras cómo esta era una reforma tributaria y no una simplificación tributaria, una reforma tributaria que iba a golpear con mucha dureza a las capas medias. Los hechos nos terminaron dando la razón. La prueba reina es que devolvieron el proyecto de acuerdo. Ahora los ponentes están planteando unas modificaciones, reconociendo que la anterior tabla golpeaba con mucha dureza a los contribuyentes. La reversa es importante, porque en política no es lo mismo tener la razón que no tenerla, y, repito, en el primer debate quedó demostrado que teníamos la razón.

Pero la nueva propuesta solo modifica la tabla y las tarifas de los distintos rangos con nuevos remiendos que no atacan el fondo y el problema estructural del impuesto predial. Tasn grave es el problema, que contribuyentes de distintas zonas de la ciudad, y especialmente de barrios de capas medias como Normandía, han venido adelantando protestas por los cobros abusivos, con aumentos que desbordan su capacidad de pago.

¿Cuál es el problema estructural y de fondo que no se está resolviendo?

Tiene que ver sobre todo con la base gravable del impuesto. La base gravable, el avalúo catastral, se está calculando de una forma que incrementa el predial sin tener en cuenta la capacidad de pago de los contribuyentes. Lo que se ha venido haciendo, y lo hicieron también las dos anteriores administraciones, la de Samuel Moreno y la de Gustavo Petro, y lo va a continuar la Administración de Enrique Peñalosa, es aumentar el avalúo catastral con la lógica de la especulación inmobiliaria, aprovechándose del boom inmobiliario que hay en la ciudad, y especialmente en algunas zonas, y el predial se dispara entoces por encima de la capacidad de pago de los contribuyentes. Quiero ser muy claro, y creo que hay un consenso respecto de lo que voy a decir: el avalúo catastral no refleja la capacidad de pago de los contribuyentes. Es muy común el caso de personas con casa en Normandía, cuyos ingresos no aumentan en la misma proporción en que lo hace el avalúo, presionado por la especulación inmobiliaria que allí se viene presentando.

Repito la consigna del Comité en Defensa del Contribuyente: “Mi casa es para vivir, no para vender”. La gran mayoría de los residentes no están en el negocio de la especulación inmobiliaria y que aumenten los valores del suelo no significa que se incremente su capacidad de pago. Así lo muestran las  cifras: entre el año 2008 y el año 2016, el avalúo catastral en Bogotá aumentó en 288%, lo que hizo que el recaudo del impuesto predial en el mismo periodo se elevara en 320%. Pero el ingreso promedio por habitante en la capital, en el mismo periodo, apenas aumentó 42%. Lo anterior demuestra que se está violando la capacidad de pago de los contribuyentes, elemento esencial del principio de progresividad.

Aquí todo el mundo ha hablado de que tenemos que reformar el predial para que esté acorde con el principio de la progresividad y resulta que no es así, porque la progresividad depende de la capacidad de pago del contribuyente. A mayor capacidad de pago, mayor impuesto.

Se plantea aquí como premisa que hay progresividad cuando se les aplican las mismas tarifas a los mismos avalúos. No es cierto, como ya lo expliqué, señora secretaria distrital de Hacienda. Puede que haya una vivienda o un predio grande en Normandía cuyo avalúo ascienda a 400 millones de pesos, el mismo de un apartamento mucho más pequeño en Los Rosales, pero resulta que los dos propietarios tienen muy distinta capacidad de pago. Se hace evidente que se viola el principio de la progresividad.

Ya entrando en detalle sobre las propuestas, se está planteando reducir el impuesto, no la tarifa sino el impuesto, a 1.3 millones de predios, por un total de 32 mil millones de pesos, según les oí a los ponentes del proyecto de acuerdo. En promedio, la modificación que están planteando es apenas de 24 mil pesos por contribuyente, prácticamente nada, y ya he planteado cómo el impuesto presenta graves problemas y que hay grandes incomodidades entre la gente.

Las proyecciones que se presentaron en este recinto no son ciertas, concejal Andrés Forero. No es cierto que a 1.3 millones de predios se les vaya a reducir el impuesto. La secretaria de Hacienda, en respuesta a la pregunta que le hice, me reconoció con toda claridad que en esas proyecciones no están teniendo en cuenta el aumento del avalúo catastral. No pueden entonces aducir los ponentes que se les va a reducir el impuesto a 1.3 millones de predios, cuando dejan de lado ese aumento, que hace que el impuesto suba en vez de disminuir. Por lo tanto, las cifras que nos están presentando para darle un mejor maquillaje a esta reforma tributaria no se corresponden con la realidad.

Duro golpe a las capas medias

Se sigue golpeando a las capas medias. Por ejemplo, las tarifas les van a aumentar a los predios del estrato 3 con avalúo superior a 159 millones de pesos. Se les va a aumentar el impuesto a una cantidad de predios cuyos dueños no son ningunos magnates. Se les va aumentar la tarifa y por supuesto también el impuesto predial.

Lo planteaba el concejal Cardozo. A todos los predios del estrato 4 cuyo avalúo sea superior a 389 millones de pesos se les va a aumentar también la tarifa, y los propietarios tampoco son magnates. Los 389 millones de peso se ciñen a las condiciones del mercado inmobiliario y no a la capacidad de pago de la gente.

Otro problema grave es el criterio que se plantea en la reforma tributaria para actualizar los rangos, por el cual fácilmente un predio pasa de un rango a otro mucho más alto y con mayor tarifa. El indicador es el índice de vivienda nueva. Cuando uno ve las cifras, advierte que el índice de precios de vivienda nueva se ha estado actualizando por debajo de lo que aumenta el avalúo catastral. Solo pongo el ejemplo del 2015: el índice de precios de vivienda nueva aumentó en 6.8%, mientras que el avalúo catastral de Bogotá se incrementó en 15%. Lo anterior va hacer que muy fácilmente un predio que se encontraba, por decir algo, en el rango o en una tarifa del 5.5 por mil o 6 por mil, pase en el año siguiente a un rango o una tarifa del 6.5 por mil o superior.

Los topes de los aumentos anuales tampoco son suficientes. Aquí se están planteando topes entre el 15 y el 20%, que más que topes, indican en realidad el porcentaje en el que va subir el impuesto predial. El aumento de la base gravable del avalúo catastral va a hacer que los impuestos se incrementen año tras año por encima del ingreso promedio de los ciudadanos. Miren ustedes: entre el año 2008 y el año 2016, el ingreso por habitante en Bogotá aumentó en 5.3%, muy inferior a lo que la reforma tributaria plantea como topes a los aumentos del predial.

Insisto en el tema que mencionaron otros concejales en lo relacionado con los pensionados. El predial para los pensionados debería aumentar máximo lo que aumenta la pensión a nivel nacional. Respaldo la propuesta que han elevado varios concejales. Anuncio incluso que voy a presentar un proyecto de acuerdo para poner ese límite señalado por algunos colegas.

En los predios no residenciales, en los predios comerciales, no se aplica la progresividad. Todos los predios con un avalúo o valor igual o superior a 114 millones de pesos van a tener una tarifa del 9.5 por mil, y ahí debería haber mayor progresividad, porque no es progresivo que a un tendero de barrio o a un pequeño o mediano comerciante le descarguen la misma tarifa que se les aplica a Almacenes Éxito o alguna de las grandes superficies.

Se va a eliminar el descuento por pronto pago, cuando la gente opte por el pago por cuotas del predial. Considero que se debería mantener. En conclusión, señor presidente, esta es una Reforma Tributaria que sigue golpeando a las capas medias y que va a seguir generando bastantes reclamos entre los contribuyentes. Insisto entonces en lo que dije en el anterior debate: ¡Hay que tener preparadas las pancartas para las protestas que se nos vienen! Esta es una reforma tributaria al mejor estilo santista, que sigue golpeando a las capas medias y violando la capacidad de pago de los contribuyentes.

 

 

Peñalosa y Morales continúan engañando descaradamente a los bogotanos con la salud.

Peñalosa y Morales continúan engañando descaradamente a los bogotanos con la salud.

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Miércoles, 14 de septiembre de 2016


El Alcalde falta gravemente a la verdad en materia de salud. Los 40 Centros de Atención Prioritaria en Salud (CAPS) no serán nuevas infraestructuras y se recortarán servicios de urgencias de alta complejidad.

El concejal Manuel Sarmiento denunció que la administración de Enrique Peñalosa falta gravemente a la verdad al presentar la construcción de 40 CAPS como infraestructura de salud adicional a la que ya existe en la ciudad. “Repudio el estilo mentiroso del alcalde Peñalosa y del Secretario de Salud, Luis Gonzalo Morales quienes se empeñan en incurrir en falsedades al presentar los CAPS como una infraestructura nueva del sector salud”, afirmó el Concejal del Polo.

“De acuerdo con una respuesta que me envió la Secretaría de Salud (Ver respuesta al DP), la mayoría de los CAPS reemplazarán Unidades Primarias de Atención (UPA) y Centros de Atención Médica Inmediata (CAMI) que ya existen, por lo que no es cierto que los CAPS sean nueva infraestructura para el sector salud”, resaltó el cabildante.

Sarmiento afirmó también que, con estas medidas, la administración recortará servicios de urgencias en la ciudad. “Los CAPS que van a sustituir a los CAMI no prestarán servicios para todos los tipos de urgencias, de alta y de baja complejidad (Triage 1, 2, 3, 4 y 5), que sí son prestados por los CAMI, por lo que este reemplazo implica un recorte de los servicios de urgencias de alta complejidad”, explicó. Cambiar los CAMI por CAPS agravará la crisis de la salud en Bogotá, lo que evidencia que el de Peñalosa es un modelo de muerte y enfermedad.

El concejal Sarmiento respaldó las movilizaciones promovidas por la Mesa Nacional por el Derecho a la Salud en rechazo a las pésimas políticas del alcalde Peñalosa. “Es importante que trabajadores y pacientes nos unamos en defensa de nuestro derecho a la salud”, concluyó, y reiteró su invitación a la ciudadanía al debate de control político que se realizará el próximo lunes 19 de septiembre en el Concejo de Bogotá.