En lugar de adelantar una masacre laboral, su administración debe formalizar las plantas de personal

En lugar de adelantar una masacre laboral, su administración debe formalizar las plantas de personal

Señor

ENRIQUE PEÑALOSA

Alcalde Mayor de Bogotá D.C.

Carrera 8 No. 10 – 65

Ciudad

Ref. En lugar de adelantar una masacre laboral, su administración debe formalizar las plantas de personal.

 

Atento saludo.

Como usted sabe, el ordenamiento jurídico del país dispone que las funciones permanentes de una entidad solo pueden ser realizadas por funcionarios vinculados a la planta de personal mediante el sistema de carrera administrativa, mandato que se ha violado de manera sistemática en perjuicio de los trabajadores de las entidades del sector central, adscritas y vinculadas del Distrito.

A pesar de que los sindicatos del Distrito presentaron un pliego de peticiones en el que exigen el cumplimiento de las disposiciones legales, usted se ha negado a negociar la propuesta en las mesas de negociación de las entidades y ha dilatado el proceso en la Mesa Distrital. Le recuerdo que el Decreto Ley 2400 de 1968 señala con toda precisión que “para el ejercicio de funciones de carácter permanente se crearán los empleos correspondientes, y en ningún caso, podrán celebrarse contratos de prestación de servicios para el desempeño de tales funciones”, mandato que fue respaldado por la Corte Constitucional mediante la Sentencia C-614 de 2009.

La Administración Distrital debe acatar las disposiciones normativas, sin embargo, su administración ha anunciado una masacre laboral a cerca de 4.000 trabajadores del Distrito que desempeñan funciones permanentes en perjuicio de sus derechos laborales. Todo lo anterior para insistir en formas precarias de contratación que atentan contra la estabilidad laboral como las órdenes de prestación de servicios y la tercerización laboral. Estas prácticas violan el principio del mérito de la función pública y desnaturalizan el ejercicio de la administración del Estado, afectando la prestación de servicios ciudadanos y violentando derechos laborales fundamentales.

Los sindicatos del Distrito, no solo tienen derecho a discutir en las respectivas mesas de negociación lo concerniente a las plantas de personal, sino que tienen razón al exigir la formalización y ampliación de las mismas cumpliendo con los requisitos de mérito correspondientes. En lo inmediato, mientras se surten los trámites necesarios y constitucionales que respeten el mérito para la formalización de plantas, deben buscarse los mecanismos para que los cargos que responden a funciones de carácter permanente provistos bajo la temporalidad transiten hacia la estabilidad laboral.

Usted, como primera autoridad de la ciudad, debe respetar el proceso de negociación colectiva y los derechos de los trabajadores. Por lo anterior, le solicito me informe qué medidas va a tomar para salvaguardar los derechos de estos trabajadores y formalizar las plantas de personal.

MANUEL JOSÉ SARMIENTO ARGÜELLO

CONCEJAL DE BOGOTÁ

POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO

“La Toma de San Victorino por los chinos: otro golpe del libre comercio a la economía bogotana”: Manuel Sarmiento.

“La Toma de San Victorino por los chinos: otro golpe del libre comercio a la economía bogotana”: Manuel Sarmiento.

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Jueves, 19 de mayo de 2016


 

El concejal Manuel Sarmiento manifestó su solidaridad con los empresarios, comerciantes y trabajadores de San Victorino y el centro de la ciudad, recordando que el Polo Democrático Alternativo, en su Ideario de Unidad, contempla la defensa de la producción y el empleo nacional.

Asimismo, Sarmiento informó que le enviará una carta a la Ministra de Comercio y al Secretario Distrital de Desarrollo Económico solicitándoles medidas concretas para atajar la problemática creciente y defender al comercio bogotano. “Es importante recordar que esto es consecuencia del modelo de libre comercio impulsado por el Gobierno de Santos, que reemplaza trabajo nacional por extranjero. El camino adoptado hoy por los comerciantes y productores, al movilizarse masivamente, es correcto, está bien encaminado, para defender sus derechos”, concluyó Sarmiento.

“Como si tal presencia fuera poca, agravada porque se están tomando centros comerciales y áreas estratégicas de San Victorino a cualquier precio, hay una insólita competencia desleal ya que una parte considerable de las importaciones chinas, al comercializarse, se venden inclusive a precios muy inferiores a los de la aduana nacional”, afirmó. Como ejemplo, expuso que “un par de zapatos que entra a cerca de $36 mil pesos (12 dólares aproximadamente), se están vendiendo a $22 mil. “Los comerciantes y los productores nacionales no tienen condiciones para competir contra las mercancías chinas, que sí son respaldadas por su gobierno, y el Distrito debe acudir – en asocio con el gobierno nacional- para evitar que cumplan con su objetivo de apropiarse por completo del mercado de San Victorino”,  remarcó el concejal polista.

Concejal Manuel Sarmiento respalda justa protesta de los sindicatos del Distrito contra la masacre laboral que prepara Peñalosa

Concejal Manuel Sarmiento respalda justa protesta de los sindicatos del Distrito contra la masacre laboral que prepara Peñalosa

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Jueves, 12 de mayo de 2016


 

En el marco de la discusión del Plan Distrital de Desarrollo y los procesos de negociación colectiva que adelantan las organizaciones sindicales estatales, el concejal del Polo Manuel Sarmiento se refirió a la grave situación que afrontan los trabajadores del Distrito, “exigiendo el cumplimiento de las normas legales de formalización laboral ya que ejercen funciones permanentes que deben hacerse por personal vinculado por carrera administrativa y esto se ha violado de manera sistemática en su perjuicio”.

El concejal Sarmiento recalcó que “el Decreto Ley 2400 de 1968 señala con toda precisión que para funciones de carácter permanente no podrán celebrarse contratos de prestación de servicios y que la Corte Constitucional lo reiteró así mediante la Sentencia C-614 de 2009”. En el caso de Bogotá esta irregularidad se ha certificado por la Contraloría.

Sarmiento agregó que “a pesar de que las peticiones de los sindicatos tienen propósitos completamente legales, están siendo desoídas y que, al contrario, lo que se prepara a partir del 30 de junio venidero -por la administración de Enrique Peñalosa- es una desvinculación masiva de personal, una masacre laboral, y nuevos enganches con iguales formas precarias de contratación como las órdenes de prestación de servicios, las plantas temporales, todas ellas prácticas violatorias del principio del mérito de la función pública y que desnaturalizan el ejercicio de la administración pública además que menoscaban la prestación de servicios ciudadanos”.

Finalmente, el concejal Sarmiento respaldó a las centrales obreras, a los trabajadores estatales de las entidades, de los hospitales y de las empresas públicas en la movilización por el cumplimiento del derecho a la estabilidad laboral y a la contratación directa y en contra de toda forma de tercerización y precarización laboral.

Santos promueve la tercerización laboral.

Santos promueve la tercerización laboral.

Edilberto C. Castro

Asesor del Concejal Manuel Sarmiento

Coordinador del Centro de Estudios Sindicales y Políticos – CEDESIP.

@BetoC_Castro

beto perfil

La imposición del modelo económico estuvo acompañada en el plano laboral, de la política de flexibilización laboral. Con la excusa de crear más puestos de trabajo, se diseñó toda una estrategia para pauperizar y abaratar la mano de obra. La Ley 50 de 1990 le abrió paso a los contratos a término fijo y a la creación de las empresas de servicios temporales. En el 2002, la Ley 789 modificó la jornada nocturna de trabajo, redujo las remuneraciones dominicales y de días festivos, y disminuyó las indemnizaciones por despido sin justa causa. Los contratos de un año y la reducción de los ‘costos’ laborales se convirtieron en una forma de hacer el país más atractivo al capital extranjero.

En los últimos años, la política del abaratamiento de la mano de obra se ha profundizado a través de la tercerización laboral, que es tal vez uno de los peores males que trae implícito el modelo económico en el ámbito laboral. La tercerización es una forma de intermediación laboral que consiste en la “interposición de un empleador aparente entre el trabajador y el verdadero usuario o beneficiario de su trabajo”[1]. Actualmente han proliferado diferentes formas de tercerización en el sector público y privado, a través de órdenes empresas temporales, sociedades por acción simplificada SAS, órdenes de prestación de servicios y contratos sindicales.

Todas estas formas de tercerización, que se han convertido en una constante en la contratación de trabajadores, violan derechos fundamentales de los trabajadores y tienen como propósito el quebrantamiento del vínculo laboral directo y la eliminación de la estabilidad. Los contratos definidos, de máximo a 1 año, con los que operan las empresas intermediadoras impiden que los trabajadores puedan organizarse en un sindicato, no permite que adelanten procesos de negociación colectiva y por supuesto, niega la posibilidad de la huelga.

No contentos con esta situación, Juan Manuel Santos a través de su Ministerio de Trabajo, expidió el Decreto 583 de 2016 que profundiza y le da piso normativo a la tercerización como política calculada para violar los derechos fundamentales de los trabajadores. El Decreto dispone que “El Gobierno Nacional también fijará las reglas para garantizar que las empresas cumplan con las normas laborales en los proceso de tercerización”, promoviendo el bochornoso hecho de que los trabajadores pueden ser contratados por intermediarios facilitado la simulación patronal y la precarización del trabajo.

El Decreto además afirma que un intermediario puede vincular trabajadores siempre y cuando no afecte “derechos constitucionales, legales y prestacionales”. Lo que desconoce el Ministerio de Trabajo es que –como se enunció anteriormente-, el simple hecho de que exista la intermediación ya violenta derechos fundamentales de los trabajadores. Así mismo, consagra que proveedores de bienes y servicios también podrán tener herramientas de vinculación laboral para un beneficiario, concentrando en grandes empresas intermediadoras toda la contratación con la intención de simular independencia administrativa para hacer más difusa la relación laboral. Finalmente incluye a las entidades públicas como beneficiarios de la tercerización laboral, profundizando los graves problemas del congelamiento de las plantas de personal del Estado y entregando la función pública a la intermediación privada.

Los trabajadores, las organizaciones sindicales y las centrales de trabajadores deben ponerse al día en el rechazo de la tercerización laboral y no vacilar ni un segundo en el rechazo a la política económica y social de Juan Manuel Santos. Que la conmemoración del 1 de Mayo nos sirva para recordar la gran lección de los mártires de Chicago: las grandes transformaciones sociales y las conquistas de los trabajadores solamente se consiguen con un alto grado de organización y movilización.


[1] Ermida Uriarte, O. y N. Colotuzzo (2011). “Outsourcing/tercerización: un recorrido entre definiciones y aplicaciones” en M. Dean y L. B. Rodríguez, “Outsourcing: modelo de expansión de simulación laboral y precarización del trabajo. México, Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical CILAS. Pág. 40

Declaración del concejal Manuel Sarmiento acerca de los despidos en la Empresa de Acueducto de Bogotá

Declaración del concejal Manuel Sarmiento acerca de los despidos en la Empresa de Acueducto de Bogotá

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Miércoles, 23 de marzo de 2016


 

El 18 de marzo fueron despedidos, mediante cartas firmadas por la gerente Eva María Uribe, ocho funcionarios que tenían contrato a término indefinido y con antigüedad promedio de 15 años, de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá. Estos despidos se suman a otros cinco que fueron suspendidos en los primeros meses del año y están dentro de los más de cien que se han anunciado.

Es bien sabida la posición del Alcalde Enrique Peñalosa sobre las empresas públicas de Bogotá, quien en un acto de fanatismo privatizador, en la instalación del Concejo de Bogotá, afirmó que “las empresas de acueducto en Francia todas son privadas”, desconociendo que en los 15 últimos años, al contrario, se registran 94 casos de desprivatización, de reversión a empresa pública, de los servicios de acueducto y saneamiento básico que se habían  hecho en ese país (bit.ly/1R5GkXL). En el mismo sentido reclamó que el Acueducto debería dar billones de pesos de ganancia.

A los 13 despidos sin justa causa del Acueducto de Bogotá, se suman cerca de 40 trabajadores echados en la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá – ETB, según lo ha denunciado SintraTeléfonos, todo lo cual prueba que la desestabilización del ambiente laboral es el primer paso en su estrategia de desguazar el patrimonio público histórico de Bogotá. Es el inicio de una ofensiva anunciada.

Como Concejal del Polo Democrático Alternativo, me opongo y rechazo las acciones de Enrique Peñalosa y de su administración para gestar una masacre laboral en la EAB y demás entidades del Distrito, expreso mi solidaridad con los trabajadores y el sindicato de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado –Sintraemsdes Bogotá e invoco a la ciudadanía a expresarse en ese mismo sentido.  De continuar estos arbitrarios procedimientos, en la misma línea como ha perseguido a vendedores ambulantes, a usuarios del transporte, a taxistas y descalificado a los ambientalistas, se irá consolidando un amplio movimiento de resistencia civil y ciudadana para confrontarlos.