Conpes confirma que el metro elevado es un metrico costoso y mediocre

Conpes confirma que el metro elevado es un metrico costoso y mediocre

El costo por kilómetro del metro subterráneo es inferior al del elevado.

El concejal Manuel Sarmiento calificó como un acto de irresponsabilidad la decisión del gobierno Santos de expedir el Conpes del metro elevado sin que se hayan terminado los estudios técnicos contratados por el Distrito. Señaló además que es un absurdo que Peñalosa y Santos insistan en el metro elevado cuando las cifras señalan que es más costoso que el subterráneo pero con una menor capacidad para movilizar pasajeros y con el agravante de que genera daños urbanos irreparables para la ciudad.

El metro elevado hasta la calle 72 tendría solo 15 estaciones, 19,5 km de línea operacional (http://bit.ly/2xFTvKL) y su costo por kilómetro sería de $661.538 millones de pesos. El subterráneo hasta la calle 100 tendría 23 estaciones, 24,5 km de línea operacional y su costo por kilómetro actualizado de acuerdo con el ICCP (bit.ly/2xLqvSa) y la tasa de cambio sería de $620.000 millones. “Al costo del metro elevado hay que sumarle los 2,4 billones del Transmilenio por la séptima, pues los estudios señalan que esta troncal se debe construir primero para poder hacer el metro por encima de la Caracas, es decir, la troncal de la séptima hace parte de los costos estructurales del metro elevado, con lo que saldría mucho más caro que el subterráneo”, explicó el concejal.

El concejal del Polo agregó que el metro subterráneo supera en las demás variables al elevado. Su capacidad teórica es de 80.000 pasajeros hora sentido (PHS), mientras que la del elevado es de 72.000; al inicio de su operación movilizaría 700.000 personas al día con una oferta de 46.000 PHS en comparación con los 500.000 del metro elevado y una oferta de 26.000 PHS;  y en lo que tiene que ver con los impactos urbanos, el metro subterráneo no genera los daños irreparables que producen estructuras elevadas en zonas de alta densidad y poco espacio, como lo demuestra la experiencia a nivel mundial.

Variable

Metro elevado (Hasta Calle 72)

Metro subterráneo (Hasta calle 100)

Número de estaciones

15

23

Kilómetros operacionales

19.5 kms

24.5 kms

Costo por kilómetro

$661.538 millones

$620.000 millones

Capacidad

72.000 pasajeros hora sentido

80.000 pasajeros hora sentido

Pasajeros diarios (inicio de operación)

500.000

700.000

Oferta de Pasajeros Hora Sentido (PHS)

26.000 PHS

46.000 PHS

El Conpes del metro elevado es un buen ejemplo de lo que no se debe hacer en la administración pública. Es inaudito que Santos y Peñalosa pretendan condenar a Bogotá a un metro costoso, mediocre, que generará daños e irreparables y que funcionará como un alimentador de Transmilenio.

Peñalosa insiste en prevaricar con las vigencias futuras del metro

Peñalosa insiste en prevaricar con las vigencias futuras del metro

Concejal Sarmiento radicó una tutela contra la Nación y el Distrito por negarse a suministrar información sobre el metro elevado.

El concejal Manuel Sarmiento calificó como ilegal e inaceptable el anuncio de Enrique Peñalosa de radicar esta semana el proyecto de vigencias futuras excepcionales para el metro elevado. “Peñalosa insiste en prevaricar al pretender que el Concejo le apruebe unas vigencias futuras para el metro elevado sin tener listos los estudios técnicos que la ley exige”, afirmó.

La ley 1483 de 2011 y el decreto reglamentario 2767 de 2012 indican claramente que para la aprobación de vigencias futuras se debe contar con estudios técnicos que incluyan “la definición de obras prioritarias e ingeniería de detalle”, requisitos que no hoy no se cumplen porque solo hasta “octubre la empresa Systra entregará los estudios de ingeniería de detalle” (bit.ly/2fc8c1N). El concejal del Polo advirtió que “esta violación de la ley no puede ser alcahueteada por los entes de control ni por el cabildo distrital, pues es inaudito que se actúe con este grado de irresponsabilidad en un proyecto como el metro”.

Sarmiento informó que radicó una tutela contra la Financiera de Desarrollo Nacional, la Secretaría Distrital de Movilidad y la Empresa Metro por negarse a informar los avances del estudio de consultoría contratado con Systra. “Se amparan en una cláusula de confidencialidad acordada entre Santos y Peñalosa para negarse a suministrar información básica como las fechas en las que Systra ha entregado los distintos estudios de la consultoría. Es la forma de ocultarle a la ciudad los detalles del metro elevado, incluidos sus elevados costos, una práctica bastante corrupta”, afirmó el cabildante.

Las fechas del gerente del metro no cuadran con el cronograma oficial.

Las fechas del gerente del metro no cuadran con el cronograma oficial.

Tras el regaño del gobierno nacional a la administración de Enrique Peñalosa por las demoras en los nuevos estudios del metro elevado, el concejal Manuel Sarmiento solicitó al gerente de la Empresa Metro, Andrés Escobar Uribe, una explicación detallada sobre las graves inconsistencias existentes entre las fechas que anuncian para la terminación de los diseños y el cronograma oficial de estudios pactado por la Financiera de Desarrollo Nacional con Systra.

Este es el texto de la carta:

 

Doctor

ANDRÉS ESCOBAR URIBE

Gerente

Empresa Metro de Bogotá

Carrera 8 No. 12 – 65

Ciudad

Ref.: Según el cronograma acordado con Systra, los estudios del metro no estarán listos en agosto.

Atento saludo,

Tras la advertencia del gobierno nacional sobre la necesidad de que el convenio para la financiación del metro se firme antes del 11 de noviembre, usted afirmó que los estudios y diseños necesarios para cumplir los requisitos del Conpes estarán listos en agosto (http://bit.ly/2vLpXMd), incluidos los cálculos de los costos de inversión (CAPEX) y de operación (OPEX).

Estas declaraciones no coinciden con los tiempos acordados entre la Financiera de Desarrollo Nacional y Systra, firma que está realizando los estudios del metro. De acuerdo con el cronograma pactado en el contrato de consultoría (Ver), los costos de inversión y de operación solo estarán listos a finales de septiembre, por lo que sería casi imposible firmar el convenio con el gobierno nacional antes de que inicie el término para la aplicación de las restricciones de la ley de garantías.

Es muy grave que usted haga este tipo de afirmaciones que contradicen el cronograma fijado en el contrato de consultoría. Por lo anterior, le solicito contestar las siguientes preguntas en ejercicio de mi derecho fundamental de petición:

  1. ¿Por qué se afirma en un comunicado de prensa de la Alcaldía Mayor que “se espera que esta estructuración esté lista en agosto” (http://bit.ly/2vmdpu0) si el cronograma de la estructuración técnica definido por la Financiera de Desarrollo Nacional indica que en el mes de septiembre se terminarán de entregar todos los estudios? Favor remitir documentos que sustenten su respuesta.
  2. ¿Cambió el cronograma de entrega de productos de la estructuración técnica de la Primera Línea de Metro de Bogotá?
  3. ¿Cómo piensa la administración distrital cumplir con los plazos para la firma del convenio de cofinanciación del metro con el gobierno nacional, si la entrega de la estimación de costos de operación y mantenimiento del proyecto no se dará sino hasta el 23 de septiembre?

Agradezco su atención y pronta respuesta.

Cordialmente,


MANUEL SARMIENTO

C.C. 80.873.444

CONCEJAL DE BOGOTÁ

El metro de Peñalosa: mediocre y sigue embolatado

El metro de Peñalosa: mediocre y sigue embolatado

El concejal Manuel Sarmiento señaló que el regaño del Ministro de Hacienda al alcalde Peñalosa para agilizar los trámites del metro confirma el enorme error que fue botar a la basura los estudios del metro subterráneo que incluían 45 productos de estudios conceptuales, 35 de ingeniería básica avanzada, 37.000 planos con estudios geotécnicos, estudios de captura de valor, de modelo de transacción, de costos operacionales e ingeniería de valor.

La decisión del alcalde, avalada por el gobierno de Juan Manuel Santos, de cambiar el proyecto subterráneo por un metro elevado no solo produce daños urbanos irreparables para la ciudad, también ha demorado la apertura de la licitación. Peñalosa no ha cumplido con los requisitos que exige el gobierno nacional y tiene solo hasta noviembre para hacerlo, lo que evidencia que el metro sigue muy embolatado.

Sarmiento recordó que esta no sería la primera promesa que se queda en veremos, pues el alcalde aseguró que solo se tomarían tres meses para ajustar los estudios y que “la licitación se abriría antes de que termine el 2016” (goo.gl/J2QOKY). Era obvio que el cambio del proyecto dilataría el proyecto, pero Peñalosa tuvo el descaro de mentirle a la ciudad en la campaña cuando aseguró que la demora sería de apenas unos cuantos meses.

El concejal del Polo expresó también su preocupación debido a que el alcalde, en su afán por abrir la licitación en este año, actúe de manera irresponsable y no haga bien los estudios que se requieren. Recordó que a pesar de que la Sociedad Colombiana de Geotecnia advirtió que el metro elevado requería de nuevos estudios de subsuelo, el gobierno distrital no obligó al consultor a hacerlos en el tramo suroccidental (http://bit.ly/2ukZHD8). “Que no se repita el caso de las losas de la Caracas, que quedaron mal hechas por el afán de Peñalosa de inaugurar la troncal, error que a la ciudad le ha costado más de 1 billón de pesos”.

“Peñalosa nos condena a los buses y miente sobre metro elevado”: concejal Manuel Sarmiento

“Peñalosa nos condena a los buses y miente sobre metro elevado”: concejal Manuel Sarmiento

El concejal Manuel Sarmiento denunció en debate de control político citado por la bancada del Polo Democrático Alternativo en plenaria del Concejo que Enrique Peñalosa ha demostrado ser enemigo acérrimo del proyecto de Primera Línea de Metro desde su primer mandato, pues además de sabotearlo por todos los medios, desechó las advertencias de varios expertos, incluido el hoy Secretario Juan Pablo Bocarejo, de construir una red de metros como eje estructurante de la movilidad de Bogotá. Hoy, la administración distrital pretende inundar la ciudad con 12 nuevas troncales de Transmilenio que tendrán un costo de $28 billones.

El cabildante demostró que Peñalosa ha mentido más de una vez respecto al metro, pues afirmó un su plan de gobierno y en campaña que solo tomaría tres meses para ajustar los estudios y que “la licitación se abriría antes de que termine el 2016” (goo.gl/J2QOKY). Hoy el Gobierno Distrital reconoce que la licitación estará lista hasta finales de 2017 (goo.gl/6Fsc9v), un año después de la fecha prometida por el mandatario, y que puede alargarse debido a que se deben contratar estudios adicionales por un valor de $23.000 millones.

 En el debate, Sarmiento denunció además los posibles desgreños financieros a los que podrían estar expuestos los estudios contratados por la administración Peñalosa, pues a pesar de las advertencias de entes expertos como la Sociedad Colombia de Geotecnia  (http://bit.ly/1qKnx9u) sobre la necesidad de hacer nuevos estudios de suelos para el metro elevado, ha decidido acomodar a la fuerza los insumos existentes para el metro subterráneo a su proyecto de viaducto usando para la contratación la modalidad de pago por gastos reembolsables para una parte del proyecto, modalidad conocida por ser empleada en el multimillonario robo en el caso Reficar.

 “Con estudios contratados a dedo y a escondidas, Peñalosa impone un metro elevado que antes le parecía feo, pero que hoy resulta perfecto para inundar la ciudad con Transmilenios. Tenemos el deber como bogotanos de detener el daño que esta administración puede hacer no solo a la primera línea, sino a la posibilidad de tener en el futuro una red de metros en Bogotá”, concluyó el concejal del Polo

Concejal Manuel Sarmiento develará mentiras y ocultamientos de gobierno Peñalosa con el metro de Bogotá

Concejal Manuel Sarmiento develará mentiras y ocultamientos de gobierno Peñalosa con el metro de Bogotá

El próximo miércoles 17 de mayo el concejal Manuel Sarmiento desmentirá las falacias de la administración distrital frente al proyecto de Primera Línea de Metro, en un debate de control político en plenaria del Concejo al que están citados el secretario de movilidad y el gerente de la Empresa Metro de Bogotá.

Sarmiento demostrará en su intervención cómo el alcalde Peñalosa pretende condenar a la ciudad a la profundización del negocio de Transmilenio, la peor decisión técnica de la historia de Bogotá, valiéndose de engaños y estructurando un proyecto de metro con serias deficiencias técnicas que puede hacer daños irreparables a la población y las finanzas de la capital.

El debate podrá verse en directo a partir de las 9:00 AM a través de la página web del Concejo, www.concejodebogota.gov.co, en la cuenta de twitter del concejal @mjsarmientoa y enwww.facebook.com/ConcejalManuelSarmiento

Peñalosa arriesga la vida de los bogotanos con el Metro “alto y esbelto” sin nuevos estudios

Peñalosa arriesga la vida de los bogotanos con el Metro “alto y esbelto” sin nuevos estudios

Intervención del concejal Manuel Sarmiento. 20 de enero de 2017. Concejo de Bogotá.

Mayor riesgo sísmico. Los estudios del Metro subterráneo no sirven para el Metro elevado. Sospechoso secreto sobre el proceso de contratación. ¿Qué pretende ocultarle Peñalosa a la ciudadanía? 

Quiero llamar la atención de los órganos de control sobre el Metro elevado. En algo ya se pronunció el concejal Nelson Castro y él va a detallar mucho más le tema el jueves en el debate que vamos a continuar sobre el Metro. Voy a detallar algunos asuntos que me parecen bastante preocupantes. Uno, que el Metro elevado es más vulnerable a los sismos, como lo han señalado distintos expertos en la materia. Voy a leer una entrevista de El Espectador, el 25 de abril de 2016, al Ingeniero Mario Torres, ex Presidente de la Sociedad Colombiana de Geotecnia.

Le pregunta El Espectador ¿Desde la Geotecnia, es mejor el Metro elevado o el subterráneo? Contestó el Ingeniero:

Un subterráneo se comporta mejor. Obviamente, eso no tiene que ver con el tema de costos y la coyuntura financiera, que es lo que preocupa al Gobierno en este momento. Frente a una amenaza sísmica —y Bogotá la tiene de intermedia a alta en algunas zonas—, una estructura subterránea se va a mover al mismo ritmo del suelo, mientras que una elevada trabaja como un péndulo invertido, es decir, es la estructura más esforzada frente a una carga sísmica.”   

Torres explica además que con la propuesta del alcalde Peñalosa de hacer un Metro “alto y esbelto”, la vulnerabilidad aumenta. Mientras más alto, más vulnerable va a ser frente a un riesgo sísmico. Lo confirmó el estudio de SISTRA contratado por la Administración distrital. SISTRA hizo una comparación entre las distintas alternativas de tipologías subterráneas versus tipologías elevadas o de viaducto y uno de los criterios fue el factor de riesgo sísmico. El estudio lo calificó de 3 a 5, en el entendido de que 3 es el mayor riesgo y 5 el menor. Para el Metro subterráneo y toda la tipología subterránea, la calificación fue de 4.6. En cambio, para la estructura elevada, la propuesta por el alcalde Peñalosa, la calificación fue de 3. Se rajó, porque es la peor calificación.

Dice el estudio de SISTRA, lo leo entre comillas:

“Las alternativas en túnel presentan un menor nivel de riesgo sísmico, mientras que la familia que solo contiene alternativas integralmente en viaductos poseen la menor nota”

Primera conclusión: en lo que tiene que ver con riesgo sísmico es mejor el metro subterráneo que el Metro elevado.

De ahí la advertencia, señores órganos de control, porque si la Administración distrital se empecina en hacer el Metro elevado, los estudios técnicos, especialmente del subsuelo, tienen que ser muy detallados para que después no nos vayamos a meter en problemas por el alto nivel de riesgo sísmico. Sin embargo, el alcalde Peñalosa y el gerente de la Empresa Metro, el doctor Andrés Escobar, en reiteradas oportunidades han aducido que los estudios del Metro subterráneo, y particularmente los del subsuelo, sirven también para el Metro elevado, afirmación de una irresponsabilidad enorme. Varios expertos le han explicado al alcalde Peñalosa, que los estudios del subsuelo del Metro subterráneo no le sirven para hacer la estructuración técnica o los diseños del Metro elevado. Peñalosa, le insisten, no vaya a meterse en esa loca idea, porque puede llevar a Bogotá a un riesgo supremamente grande.

Hace unos días se reunieron unos expertos en Geotecnia de la Universidad Nacional y discutieron este tema, explicando en detalle las razones por las cuales los estudios del Metro subterráneo no sirven para el metro elevado, muy fáciles de entender. Resulta que los estudios del Metro subterráneo y los del subsuelo se hicieron con perforaciones a una profundidad de 50 metros, para un túnel que va de 10 metros a 25 metros. Las perforaciones a 50 metros les permitían entonces a los expertos analizar en detalle el subsuelo. Sin embargo, con un Metro “alto y esbelto”, como lo está planteando el alcalde, esos estudios no sirven, porque las perforaciones, en este caso, según los mismos expertos, deben llegar hasta los 80 metros de profundidad, ¿Por qué? Porque la cimentación de los pilotes necesita ser mucho más profunda.

Argüir entonces que se van utilizar los estudios del subsuelo del Metro subterráneo para hacer el Metro elevado es de una irresponsabilidad enorme. Quiero llamar la atención de la Administración distrital y de los órganos de control. Ya están a punto de adjudicar el contrato para hacer los estudios de detalle. El contrato de consultoría se lo van a dar, todo parece indicarlo, a SISTRA y a INGETEC, una firma de ingenieros muy cercana al alcalde Enrique Peñalosa y que ya se ha ganado algunos contratos con esta Administración distrital.

Quiero llamar la atención de la Contraloría y de la Personería. En estos días, cuando vi la noticia de que ya iba a ser adjudicado el contrato, ingresé a la página web de la Financiera Nacional, la entidad encargada de hacerlo, con el propósito de buscar los pliegos, examinar todo el proceso y  revisar todos los documentos y ¿saben qué, colegas? No los encontré. No es que haya buscado mal, porque los busqué varias veces, pero resulta que no publicaron el proceso de contratación. Un absurdo, concejal Juan Carlos Flórez, en un proceso que a todas luces debería ser público, a fin de que cualquier ciudadano y especialmente los concejales de la oposición podamos revisar los pliegos, los requerimientos técnicos y el alcance de la consultoría, en especial en aspectos como el mencionado ahora, si se les va a exigir a los contratistas hacer nuevos estudios de subsuelo o no. Nada de lo anterior pude verificar, porque resulta que esa contratación se está haciendo a escondidas y a puerta cerrada.

¿Cuál es el truco? Que no sea el IDU el que haga la contratación, porque al IDU se le aplica le Ley 80 de 1993, o sea, las normas sobre contratación pública. No, muy astutos para birlar la ley. Lo que se inventaron fue un convenio interadministravo entre el IDU y la Financiera de Desarrollo Nacional para que sea la Financiera la que contrate. Y como la Financiera es una institución que se rige por el derecho privado, ¡oh, sorpresa!, contrata como se le da la gana, sin publicar los pliegos, sin publicar los documentos del proceso y a dedo. Lo que finalmente tenemos es una contratación a dedo para hacer los estudios del proyecto más complejo de la historia de la ciudad, con todos los riesgos técnico que yo en este recinto he mencionado.

Llamo la atención porque en medio del desespero del alcalde Peñalosa por mostrar resultados, ante el rechazo ciudadano, y uno de los puntos en discordia es el retraso en el Metro, le dé por hacer las cosas a la carrera y de manera irresponsable, sin cumplir con los criterios técnicos.

Repito, el alcalde dijo:

“No importa, vamos a usar los estudios del subsuelo del metro subterráneo para construir el metro elevado”.

Ojo a esa primera frase: “No importa”. ¡Así no se puede, señor alcalde! Llamo la atención sobre la forma irregular como se están adjudicando los contratos, aprovechándose del régimen privado que se le aplica a la Financiera de Desarrollo Nacional

 

 

 

 

Santos y Peñalosa deben explicar por qué no exigieron nuevos estudios de suelo para el metro elevado

Santos y Peñalosa deben explicar por qué no exigieron nuevos estudios de suelo para el metro elevado

Tras la decisión irresponsable de los gobiernos Santos y Peñalosa de hacer caso omiso las recomendaciones de expertos sobre los nuevos estudios del metro elevado, el concejal Manuel Sarmiento solicitó un explicación detallada sobre los criterios técnicos que orientaron esta decisión. Este es el texto de la carta enviada al Secretario de Movilidad, al Gerente del Metro y al Presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional.

Doctor

CLEMENTE DEL VALLE

Presidente

Financiera de Desarrollo Nacional

 

Doctor

ANDRÉS ESCOBAR URIBE

Gerente

Empresa Metro de Bogotá

 

Doctor

JUAN PABLO BOCAREJO

Secretario de Despacho

Secretaría Distrital de Movilidad

 

Ref.: ¿Por qué se ignoraron las recomendaciones de expertos sobre la necesidad de hacer nuevos estudios para el metro elevado?

Atento saludo.

A pesar de las advertencias de varios expertos sobre la necesidad de hacer nuevos estudios de suelos para el metro elevado, el contrato que los gobiernos nacional y distrital están a punto de adjudicar para la estructuración técnica del proyecto no obliga al consultor a realizarlos en el tramo que va desde el Portal Américas hasta la Avenida Caracas. Es necesario entonces que se le dé una explicación técnica a la ciudad de las razones por las cuales hizo caso omiso a advertencias acordes al Código de Construcciones de Bogotá, el Código de Diseño Sísmico de Puentes, la Normativa Sismorresistente y las normas relacionadas con Gestión del Riesgo de Desastres a nivel Nacional y Distrital.

En enero del año pasado, el entonces Presidente de la Sociedad Colombiana de Geotecnia le envió una carta al IDU en la que señala que, en caso de cambiarse la tipología del metro, de subterráneo a elevado, “será necesaria la ejecución de nuevos estudios de geología y geotecnia, dado que estos no pueden – o deben – transferirse a las ‘nuevas condiciones” (http://bit.ly/1qKnx9u). En agosto se conoció el concepto de algunos integrantes de la Comisión de Geotecnia de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, reiterando la necesidad de hacer nuevos estudios debido a quepara la construcción del metro elevado, se deben hacer perforaciones de hasta 80 metros, mientras que para el metro subterráneo las excavaciones se hicieron a 50 metros de profundidad (http://bit.ly/2d85zbR).

La firma ARUP, aspirante a la adjudicación de la consultoría para la estructuración técnica del proyecto, señaló que “al ser elevado es común que se tengan que hacer perforaciones de suelo en cada columna, es decir, cada 30-40 metros a lo largo de la línea, superiores en número a los distanciamientos de 100 metros en el diseño del consorcio L1”.

Sin dar mayores explicaciones, la Financiera de Desarrollo Nacional y los representantes del Distrito consideraron que los estudios del metro subterráneo sirven para diseñar el viaducto, por lo que el contratista no quedará obligado a hacerlos en el tramo suroccidental.

Conocidos los enormes riesgos que asume la ciudad al no contar con los estudios suficientes para la construcción de un proyecto de la envergadura del metro, solicito una explicación técnica y detallada de las razones que llevaron a ignorar las advertencias de los expertos sobre los requerimientos técnicos en la materia y las normas que la regulan.

Agradezco su atención y pronta respuesta.

Cordialmente,

(ORIGINAL FIRMADA)
MANUEL SARMIENTO

CONCEJAL DE BOGOTÁ

POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO

Peñalosa pone en riesgo a los bogotanos al no contratar nuevos estudios de subsuelo para el metro elevado

Peñalosa pone en riesgo a los bogotanos al no contratar nuevos estudios de subsuelo para el metro elevado

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Martes, 31 de enero de 2017


Los estudios se pagarán con el mismo método que llevó al descalabro de Reficar.

Además de los daños urbanos del metro elevado y de las evidentes ilegalidades en el trámite de las vigencias futuras, el proceso de contratación de los estudios técnicos está lleno de cuestionamientos. Así lo señaló el concejal Manuel Sarmiento al denunciar que “el presidente Santos y el alcalde Peñalosa, en un acto de extrema irresponsabilidad, decidieron que las firmas encargadas de hacer los diseños del metro elevado no estarían obligadas a hacerlos, pues consideran que los del metro subterráneo son suficientes”. El contrato señala que el consultor no deberá hacer estudios de geotecnia y geología en el tramo que va desde el Portal Américas hasta la Avenida Caracas.

En enero de 2016, el entonces Presidente de la Sociedad Colombiana de Geotecnia le envió una carta al IDU en la que señala que en caso de cambiarse la tipología del metro, de subterráneo a elevado, “será necesaria la ejecución de nuevos estudios de geología y geotecnia, dado que estos no pueden – o deben – transferirse a las ‘nuevas condiciones” (http://bit.ly/1qKnx9u). A lo anterior se suma el concepto de miembros de la Comisión de Geotecnia de la Asociación Colombiana de Ingenieros, quienes reiteraron la necesidad de hacer nuevos estudios debido a que, para la construcción del metro elevado, se deben hacer perforaciones de hasta 80 metros, mientras que para el metro subterráneo las excavaciones se hicieron a 50 metros de profundidad (http://bit.ly/2d85zbR).

Sarmiento señaló que este proceso de contratación se realiza en medio de muchas irregularidades, pues Peñalosa y Santos se han aprovechado del régimen privado de la Financiera de Desarrollo Nacional para adjudicar los estudios a escondidas y a dedo. Advirtió también que el pago de los estudios en la Caracas se hará bajo el método de gastos reembolsables, que es el mismo que se utilizó en la modernización de Reficar y que llevó a sobrecostos superiores a los $4.000 millones de dólares”.

El concejal del Polo concluyó señalando que la intención del alcalde Peñalosa es condenar a Bogotá a al sistema de buses de Transmilenio, pues su propuesta es que en 30 años la Capital tenga una línea mediocre de metro ‘alto y esbelto’ y el resto de corredores con buses articulados. “Mientras la ciudad sigue hundida en el atraso, multinacionales como Volvo y los negociantes de las concesiones de Transmilenio hacen fiesta”, afirmó el cabildante, quien recordó que durante 10 años el alcalde Peñalosa se ganó cerca de medio millón de dólares vendiendo buses por todo el mundo.

“Nuevo contrato de Óscar Díaz, Peñalosa sigue favoreciendo la puerta giratoria”: concejal Manuel Sarmiento

“Nuevo contrato de Óscar Díaz, Peñalosa sigue favoreciendo la puerta giratoria”: concejal Manuel Sarmiento

Equipo de Prensa – Concejal Manuel Sarmiento | Bogotá | Miércoles, 25 de enero de 2017


El asesor del Alcalde para temas de movilidad fue consultor de negociantes del sistema de transporte.

El pasado 3 de enero, el alcalde Enrique Peñalosa decidió contratar como asesor en temas de movilidad por otros 11 meses a Óscar Edmundo Díaz (bit.ly/2jcjG2b), quien ha tenido relaciones de negocios con operadores del sistema Transmilenio. “En momentos en los que el país se estremece por los escándalo de corrupción, Peñalosa insiste en gobernar con aberrantes casos de puerta giratoria”, afirmó el concejal Manuel Sarmiento.

Oscar Edmundo Díaz es socio fundador de la firma de consultoría GSD Plus, desde la cual ha trabajado para el Grupo Express y Recaudo Bogotá, consorcio al que asesoró en todo lo relacionado con la implementación del sistema de recaudo (bit.ly/2jCQjcg). Su socio en GSD Plus, Fabio Gordillo, hizo parte de la Junta Directiva de Recaudo Bogotá (bit.ly/15L3k9K). El contrato de Díaz, de más de 32 millones de pesos mensuales, se suma al que el Alcalde le entregó el año pasado y que le permitió intervenir en diversos asuntos como los problemas del sistema de recaudo, el Metro, pequeños propietarios del transporte, Fase I de Transmilenio, operadores zonales, taxis, bicicleta, entre otros (bit.ly/2jcmzjp). Es tanto el involucramiento de Díaz en los temas de movilidad de la ciudad, al punto que se le conoce como el Secretario de Movilidad en la sombra.

“Es un descaro que Peñalosa ponga a la cabeza de los asuntos de movilidad a una persona que ha tenido negocios con los operadores de Transmilenio. La puerta giratoria es una de las causas de la corrupción que campea en Colombia, pues es la forma como los intereses particulares terminan definiendo las políticas públicas, especialmente si se tiene en cuenta que Recaudo Bogotá ha sido cuestionada por incumplimientos contractuales (bit.ly/2jBWsWL)”, afirmó el concejal Sarmiento.