Con la licitación de aseo, Peñalosa avanza en su propósito de entregarles a grandes conglomerados las rentas de los servicios públicos: concejal Manuel Sarmiento 

El 29 de diciembre Enrique Peñalosa entregará a consorcios privados el mega negocio del aseo por $4,8 billones. Más negocios, socio.  

De acuerdo con el concejal Manuel Sarmiento, la licitación de aseo del alcalde Peñalosa está diseñada para avanzar en un modelo de ciudad en el que las rentas de los servicios públicos se les transfieren a grandes conglomerados privados, igual al modelo Transmilenio, donde unos cuantos se enriquecen a costa de los derechos de los demás. “Con los proponentes que se presentaron con el objetivo de manejar el sustancioso contrato del aseo en Bogotá, Peñalosa les mejorará el negocio a los operadores privados. Es la licitación del negocio, socio”, afirmó Sarmiento.

El proceso fue abiertamente criticado por el cabildante, contra el cual existen tres advertencias por posibles irregularidades por parte de la Procuraduría General de la Nación, la Personería Distrital y la ANLA. Es muy grave que la forma como se estructuró la licitación les permita a los operadores privados cometer todo tipo de abusos contra la población recicladora y que se le otorgué un puntaje adicional a los oferentes por variables tan ambiguas como las ‘obligaciones de hace’, como lo ha advertido la Personería.

El concejal Sarmiento reiteró que el Distrito debería seguir el ejemplo de Francia y muchos otros países desarrollados en los que se han adelantado procesos de desprivatización del servicio de saneamiento básico.  “En los últimos 15 años se han documentado en ese país 94 casos de desprivatización de los servicios de acueducto y saneamiento básico, en una clara reversión de la órbita privada a la pública”, afirmó el cabildante con fundamento en una investigación realizada por organizaciones internacionales  (bit.ly/1R5GkXL).

Sarmiento también expresó su rechazó a la masacre laboral que afectaría a cerca de 3.700 trabajadores de Aguas de Bogotá. “Peñalosa debe respetar los derechos de los trabajadores de Aguas de Bogotá, quienes fueron tercerizados por la Empresa de Acuecucto y que con esta licitación perderán los empleos de los que dependen cerca de 4.000 familias”, señaló.

“El alcalde Peñalosa sigue mostrando su desprecio por el patrimonio público de los bogotanos entregando un cuantioso negocio a operadores privados, de los cuales varios ya se han lucrado con el aseo en la ciudad, concluyó el concejal del Polo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *