Presupuesto 2019: los daños de Peñalosa a Bogotá con los meganegocios que quiere dejar amarrados

Ponencia negativa del concejal Sarmiento señala que el alcalde pretende dejar amarrados proyectos dañinos para la ciudad a costa de poner en peligro las finanzas públicas y recortar derechos ciudadanos. El cabildante explicó las razones de su ponencia negativa al proyecto de presupuesto de 2019.

El pasado 25 de noviembre el alcalde Peñalosa dijo lo siquiente en una entrevista para El Tiempo: “lo que vamos a dejar queda totalmente contratado y amarrado. Todavía hay unas cosas que no están definidas, como el tema de la modificación de la Van der Hammen, (…) [pero] lo demás queda amarrado”. En su ponencia negativa, el concejal Manuel Sarmiento se refirió a estas declaraciones para explicar que el principal propósito del proyecto de presupuesto es dejar amarrados meganegociados que le hacen un inmenso daño a la ciudad a costa de poner en peligro las finanzas públicas y recortar derechos ciudadanos.

A diferencia de lo que ha dicho la administración, el sector que concentra la mayor parte del presupuesto es el de movilidad, con 3,7 billones de pesos, el 38% de toda la inversión y casi el doble del presupuesto para educación. Es en este sector en el que están la mayoría de los meganegocios del alcalde Peñalosa: el metrico alimentador de Transmilenio que además es ilegal; troncales de Transmilenio absurdas como la de la Séptima; y, los recursos para pagar el nuevo modelo de negocios de la operación troncal que es más costoso. Además, también se plantean negociados en otros recortes como la urbanización de la Reserva Van der Hammen; el Sendero de los Cerros Orientales; y las privatizaciones a través de las Alianzas Público Privadas.
Para dejar amarrados estos negociados, el alcalde va a poner en peligro las finanzas de la Capital. En los próximos 3 años la ciudad tendrá un déficit fiscal de hasta 3,7 billones de pesos, déficit que se mantendrá hasta el año 2029 salvo que los gobiernos de los próximos 10 años reduzcan la inversión del 4,8% al 3,5% del PIB. “Al dejar amarrados todos estos negociados, Peñalosa pretende perpetuar su antidemocrático modelo de ciudad y quitarles casi todo el margen de maniobra a los próximos alcaldes”, explicó Sarmiento.
El concejal del Polo mostró cómo esta ambición del alcalde conlleva también a un recorte de los recursos para garantizar los derechos de los ciudadanos. En términos reales se reducen los recursos para los programas de salud pública, protección de las mujeres, recuperación de la estructura ecológica principal, justicia de género y jornada única, entre otros. Sarmiento resaltó el recorte de $32.000 millones de pesos para la Universidad Distrital, reducción con la que el próximo año la institución tendría un déficit de $65.000 millones de pesos.
“Es un presupuesto para el negocio, socio. Peñalosa pone en riesgo las finanzas del Distrito y pasa por encima de los derechos ciudadanos para dejar los negociados amarrados”, concluyó Sarmiento.
Video de la intervención en el Concejo: https://www.youtube.com/watch?v=ql8KFCvX_BQ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *