TransMilenio-3

En medio de la crisis del Covid-19, los operadores privados de Transmilenio no pueden seguir esquilmando las finanzas del Distrito.

Bogotá D.C., 3 de marzo de 2020

Doctora
CLAUDIA LÓPEZ
Alcaldesa Mayor
Bogotá D.C.

 

Ref.:                En medio de la crisis del Covid-19, los operadores privados de Transmilenio no pueden seguir esquilmando las finanzas del Distrito.

 

Cordial saludo,

De acuerdo con el informe presentado por el Secretario de Hacienda al Concejo de Bogotá, debido a la crisis del Covid-19 cada mes que dure el aislamiento social el Distrito tendría que girarles $140.000 millones de pesos adicionales a los operadores privados de Transmilenio y el SITP, suma con la que se podrían financiar 320 mil subsidios para garantizar el derecho a la alimentación de las familias pobres o 1.200 camas en unidades de cuidados intensivos. Aunque el Secretario no dio detalles, todo indica que estos cuantiosos recursos se requieren para cumplir con la remuneración esperada por los operadores del sistema ante la reducción de los ingresos por tarifas debido a la caída de la demanda a la que conlleva una cuarentena general.

Sería inaudito que mientras la inmensa mayoría de personas y empresas sufren una drástica reducción de sus ingresos, y en medio de la imperiosa necesidad de aumentar el gasto público para fortalecer el sistema de salud y la inversión social, una suma importante del presupuesto del Distrito se destine a asegurarles las ganancias a los operadores privados del sistema de transporte. Durante cerca de 20 años los concesionarios de Transmilenio han disfrutado de un negocio extremadamente rentable, con utilidades netas acumuladas que superan los $700 mil millones de pesos, por lo que la ciudad no puede garantizarles tasas de rentabilidad del orden del 9% a costa de mermar los recursos necesarios para la atención de la pandemia.

No se debe pasar por alto las gigantescas ganancias de operadores como la multinacional francesa Veolia, que acaba de declarar utilidades por 872 millones de euros en 2019 o de su socio Fanalca que opera sistemas en varios países y que en 2018 tuvo ingresos cercanos a los 2 billones de pesos en el conjunto conglomerado de todos sus negocios. E igualmente de los consentidos de las últimas administraciones, con prórrogas laxas y generosas licitaciones, como los grupos económicos Transmasivo y SI 99, que además funcionan en varias ciudades y con posición dominante en algunas de ellas. Se trata de exigirles que ahora que Bogotá está en dificultades sacrifiquen en algo sus siempre desmedidas y desbordadas ambiciones.

Por lo anterior, es necesario revisar los contratos de concesión en el marco de la emergencia sanitaria, especialmente los de las fases I y II que dejó amarrados la administración de Enrique Peñalosa, pues es evidente que las condiciones en las que fueron suscritos se han alterado por completo por las medidas necesarias para evitar la acelerada propagación del COVID-19.

Siendo esta epidemia un acontecimiento extraordinario, imprevisto e imprevisible, no imputable al Distrito, se debe hacer uso de las facultades que le otorga la Ley 80 de 1993 a la administración para exigirle a los operadores de Transmilenio que se sienten a renegociar las obligaciones adquiridas para aliviar las cargas económicas del contrato que hoy generan unas cargas desproporcionadas en beneficio de los operadores privados y que perjudican a la ciudad. De no ser posible un acuerdo entre las partes, es posible y necesario modificar los contratos de manera unilateral.

Adicional a lo establecido, es importante reseñar que instituciones de crédito como el banco francés PNB Paribas, que es el principal acreedor de los operadores de las fases I y II, anunció públicamente que ofreció un plan de alivio a sus deudores con “la máxima flexibilidad y soluciones excepcionales durante la crisis”. Por lo tanto, los canales de renegociación están dados si los concesionarios deponen sus ganancias en función de la solidaridad con toda la ciudad.

Agradecemos la atención prestada y esperamos su pronta respuesta,

 

MANUEL SARMIENTO
Concejal

ÁLVARO ARGOTE M.
Concejal

CELIO NIEVES HERRERA
Concejal

CARLOS CARRILLO ARENAS
Concejal

 

 

Deja un comentario