Declaración de la Audiencia Pública Bogotá no se vende: NO AL POT DE PEÑALOSA

¡BOGOTÁ NO SE VENDE!

Las organizaciones y personas reunidas el 13 de julio de 2019 en la audiencia pública “Bogotá no se vende” declaramos:

1.      Que todas las personas residentes de manera temporal o permanente en Bogotá tenemos derecho a gozar de nuestra ciudad sin discriminaciones de género, edad, condiciones de salud, ingresos, nacionalidad, etnia, condición migratoria, orientación política, religiosa o sexual.  En la garantía del derecho a la ciudad los Planes de Ordenamiento Territorial tienen un papel esencial, pues pueden contribuir en la mitigación de desigualdades y en la redistribución de la riqueza que producen las ciudades, así como a la conservación de la memoria y la identidad cultural.

2.      El POT propuesto por la administración de Enrique Peñalosa se basa en proyecciones poblacionales infladas que sirven como excusa para atentar contra los ecosistemas estratégicos de la ciudad y convertir a Bogotá en botín del capital inmobiliario. Defendemos el derecho de las futuras generaciones a gozar de aire y agua de calidad, y rechazamos toda acción y actuación de la administración que nos ponga en riesgo de o expropiación en nombre de un desarrollo urbano antidemocrático y elitista. Es un Plan inconveniente para la ciudad.

3.      Es inaceptable que la propuesta POT para Bogotá siga fundamentada en condenar a la ciudad a tener una movilidad basada en troncales de Transmilenio, mientras la necesidad imperiosa de contar con una red de líneas de metro de alta capacidad sigue siendo considerada de segundo o tercer orden. Exigimos que el modelo de ciudad que rija a Bogotá en el mediano y largo plazo apunte a una movilidad multimodal digna, basada en las necesidades de la población y con precios adecuados.

4.      Defenderemos el patrimonio que tanto esfuerzo nos ha costado construir y que hoy peligra con la política de renovación urbana indiscriminada y antidemocrática que busca imponer la administración distrital. El patrimonio cultural y el tejido social configuran una ciudad para las personas que no puede ser reemplazada arbitrariamente por un lugar para meganegociados que nada le dejan a la población. Tenemos derecho a habitar, disfrutar y hacer proyecto de vida en Bogotá.

5.      No nos oponemos al ordenamiento del territorio sino a la arbitrariedad y la imposición de medidas lesivas para la ciudad. Por eso exigimos suspender el trámite del proceso POT en tanto no sean atendidas las exigencias ciudadanas y se garantice que una participación real, incidente que dé lugar a un Plan de Ordenamiento Territorial concertado previamente con las y los moradores, quienes conocemos mejor el potencial y necesidad de nuestros territorios mejor que nadie.

6.      Hacemos un llamado a toda la ciudadanía bogotana para que se una a la movilización en defensa de Bogotá. Solo con organización y protesta democrática podremos salvar a Bogotá de quienes pretenden feriarla palmo a palmo.

Vamos a la movilización este 1 de agosto en el Concejo de Bogotá

¡BOGOTÁ NO SE VENDE!


Deja un comentario