Peñalosa y su plan ilegal para vender ETB

peichLa autorización que dio el Concejo de Bogotá al alcalde Peñalosa para vender la ETB está plagada de ilegalidades. Además del fuerte debate sobre la inconveniencia y falta de oportunidad de vender la joya de la corona del Distrito, son múltiples los vicios e irregularidades entre los que se encuentran las siguientes:

1. La venta de la ETB no contó con estudios técnicos que permitieran a los concejales tomar decisiones informadas y bien fundamentadas. La Administración, que se negó en un principio a presentar los estudios, radicó el mismo día de la aprobación en primer debate del Plan de Desarrollo unos “estudios” no solo mediocres e insuficientes como lo documentó la SillaVacía (http://bit.ly/1WwSnjH), sino incluso mentirosos, pues se fundamentan en datos imprecisos, desactualizados, y en muchos aspectos falsos.

2. Se violó el principio de unidad de materia, pues si bien en un plan de desarrollo se regulan varios asuntos, eso no significa que puedan incorporarse cualquier tipo de medidas, como por ejemplo la enajenación de un importantísimo activo de la Capital. La venta de ETB requiere, por su complejidad, un análisis independiente, sereno, profundo y bien fundamentado, no de afán, ni escondido entre más de 160 artículos. Tanto así que posteriores ventas como las de Promigás y la Empresa de Energía de Bogotá -EEB- fueron autorizadas mediante acuerdos independientes, tramitados aparte, con sus respectivos debates y con posterioridad a la aprobación del Plan de Desarrollo.

3. La venta de la ETB no se incluyó en el Plan de Desarrollo que Peñalosa presentó ante el Consejo Territorial de Planeación Distrital –CTPD-, instancia de participación en la que están representados sectores económicos, sociales, grupos poblacionales y ciudadanos, quienes no tuvieron la oportunidad de pronunciarse, ni debatir, ni hacer pedagogía sobre esta importante decisión, lo que lesiona el derecho constitucional a la participación democrática y viola de manera directa la ley.

4. La autorización para vender ETB fue aprobada por una autoridad que carece de competencia, pues el primer debate se dio en la Comisión del Plan y no en la Comisión de Gobierno como corresponde con todas las iniciativas que versan sobre la enajenación de la propiedad del Distrito. Este no es un asunto menor pues a cada una de las Comisiones se les asignan de manera específica las materias que deben conocer, y la Corte Constitucional (Sentencia C-353 de 1995) ha sido enfática al señalar que irrespetar las competencias de cada comisión vicia de manera absoluta el trámite de cualquier iniciativa.

5. Además, durante el proceso de aprobación el presidente del Concejo, Roberto Hinestroza (Cambio Radical), atropelló los derechos de los concejales y el reglamento del Concejo, pues en un acto antidemocrático se negó a permitir el debate sobre la venta de la ETB, entre otros artículos, eliminando toda la etapa deliberatoria, y ordenó pasar a la votación de manera directa, ¡sin discusión! ¡Sin debate! lo que viola los artículos 76, 77 y 93 del reglamento del Concejo.

Si Peñalosa quiere vender una empresa estratégica para la ciudad, debe darle la cara a Bogotá, y explicarle a la ciudadanía, con base en datos objetivos, serios y suficientes, sus razones. Hacerlo a hurtadillas y por la puerta de atrás es una muestra de los poderosos y oscuros intereses económicos que están prestos a cerrar sus fauces ante el exquisito banquete que representa la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá.

El pasado 17 de enero se presentó una nueva demanda por parte de Concejales y trabajadores de la compañía (http://bit.ly/2kN6aD8), acción que se suma a las diferentes y novedosas iniciativas ciudadanas de movilización en defensa de la ETB, como el primer cabildo abierto en la historia de Bogotá, que con el respaldo de más de 45.000 firmas obliga al Alcalde y al Gerente a dar el debate de cara a la ciudadanía. Por su parte, la revocatoria de Peñalosa, que recoge centenares de firmas y agota planillas enteras donde quiera que llega una brigada de recolección, da cuenta del rechazo de los bogotanos a las políticas de Peñalosa que solo benefician a sus socios, en perjuicio del interés general, siendo la venta de la ETB una de las razones que genera mayor indignación e impulsa a cientos a firmar.

La lucha ciudadana en defensa de la ETB sigue viva, y con el apoyo de cientos de miles en las calles, en las redes sociales y en los demás espacios de la democracia, podremos derrotar a Peñalosa en su intento de privatizar la histórica Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá y defender el patrimonio público de la Capital.

Andrés Felipe Pachón Torres

@AndresPachon85

Deja un comentario