Las falsas explicaciones de Peñalosa sobre las reuniones  de su asesor en movilidad

Las falsas explicaciones de Peñalosa sobre las reuniones de su asesor en movilidad

Además de reunirse en 12 ocasiones con Volvo al mismo tiempo que participaba en la estructuración de la licitación de Transmilenio, Oscar Edmundo Díaz, el asesor de Peñalosa para temas de movilidad, se ha reunido 11 veces con Recaudo Bogotá, empresa que ha sido uno de sus principales clientes. Así lo denunció el concejal Manuel Sarmiento tras revelar nuevos apartes de los informes presentados por Díaz para cobrar los honorarios que le otorgó el alcalde por más de 30 millones de pesos mensuales.

El asesor de Peñalosa es socio fundador de GSD Plus, firma de consultoría que ha tenido a Recaudo Bogotá como uno de sus principales clientes. De acuerdo con la información publicada en su página de internet, desde la adjudicación del contrato a favor de Recaudo Bogotá, la empresa de Díaz “continuó desempeñándose como asesor tecnológico y su participación fue evolucionado hasta convertirse en asesor para la implementación del sistema de recaudo” (GSD Plus – Recaudo). Además, su socio en GSD Plus, Fabio Gordillo, hizo parte de la Junta Directiva de Recaudo Bogotá.

El concejal Manuel Sarmiento calificó como inaceptable que el asesor de Peñalosa se haya reunido con su antiguo cliente, especialmente por los muchos cuestionamientos que se han hecho en contra de Recaudo Bogotá (Link). De acuerdo con una investigación de la Revista Semana, documentos incautados a los protagonistas del escándalo del carrusel de  la contratación registran numerosos casos de sobornos o mordidas, “pero la más impresionante es la del contrato del recaudo del Sistema Integrado de Transporte (más conocido como Sirci)” (link). Sumado a ello, la Contraloría de Bogotá ha reseñado hallazgos administrativos con incidencia fiscal, disciplinaria y penal por más de $ 40 mil millones de pesos por hechos tan graves como que Transmilenio pagó $ 32 mil millones da Recaudo Bogotá por inversiones que no ha hecho en las  estaciones de las fases I y II, o pagos por $ 9 mil millones de pesos sin el lleno de requisitos técnicos, jurídicos y económicos.

Oscar Edmundo Díaz es el Secretario de Movilidad en la sombra. Se mete en todos los temas, incluido el del recaudo del sistema de transporte y hasta se reúne con sus antiguos clientes inmersos en graves cuestionamientos. ¿Cuál ha sido la participación del asesor de Peñalosa en los pagos irregulares por más de $40.000 millones a favor de Recaudo Bogotá? ¿Cuáles serán los consejos que Díaz le da al alcalde frente a los problemas que tiene su antiguo cliente, Recaudo Bogotá? Oscar Edmundo Díaz utiliza su calidad de contratista para evadir su conflicto de intereses frente a Recaudo Bogotá. En este caso, Díaz debe declarase impedido para opinar y decidir sobre su antiguo contratante, pues a través de GSD Plus su empresa, se desempeñó como asesor tecnológico de Recaudo Bogotá“, afirmó el concejal Manuel Sarmiento.

A esto se suma lo revelado por Yohir Akerman en su última columna titulada La sombra del alcalde, en la que revela una reunión de Oscar Edmundo Díaz con GSD Plus y la denuncia del profesor Carlos Carrillo sobre el contrato por más de $3.000 millones de pesos que la Secretaría de Movilidad le entregó a la empresa fundada por el asesor de Peñalosa.

“Resulta por lo menos lamentable, que el alcalde Peñalosa decida coincidir con Volvo sobre la base de manifestaciones mentirosas. Como lo demuestran los informes radicados por el asesor en por lo menos 6 ocasiones el propósito de las reuniones con la empresa fabricante fue definir financiación y disponibilidad de flota para la licitación de las fases I y II” concluyó el concejal.

En este link puede consultar los informes de Oscar Edmundo Díaz

 

Las reuniones del asesor de Peñalosa con Volvo

Las reuniones del asesor de Peñalosa con Volvo

Alto asesor de Peñalosa para temas de movilidad se reunió 12 veces con VOLVO entre 2016 y 2018

Desde enero de 2016, el alcalde Enrique Peñalosa contrató a Oscar Edmundo Díaz como su asesor de cabecera para el sector de movilidad. Por sus buenos oficios, el secretario de movilidad en la sombra, como se le conoce, ha recibido contratos por más de mil millones de pesos, con honorarios que superan los 30 millones de pesos mensuales.
Con fundamento en los informes presentados por Díaz a la Alcaldía Mayor, el concejal Manuel Sarmiento denunció que el asesor de Peñalosa se reunió en 12 ocasiones con Volvo mientras participaba activamente en la estructuración de la licitación de Transmilenio. El cabildante recordó que la multinacional sueca fue la gran ganadora de la licitación de las fases I y II, pues se quedó con el 60% de la flota adjudicada ofreciendo buses que ya están prohibidos en Europa por sus altos niveles de contaminación.

“Entre 2016 y 2018, el asesor de Peñalosa se reunió 12 veces con Volvo para tratar temas relacionados con la renovación de la flota del sistema troncal y del SITP, reuniones que resultaron muy fructíferas para la multinacional de acuerdo con los resultados de la licitación”, señaló el concejal Sarmiento. El hecho resulta más llamativo cuando se compara con las reuniones realizadas en los mismos tres años con otros fabricantes como BYD (2 reuniones), Mercedes Benz (2 reuniones) o SCANIA (5 reuniones). De cada diez reuniones que sostuvo Oscar Edmundo Díaz con fabricantes de buses, seis de ellas fueron con VOLVO.

“¿Qué tiene que hacer el asesor de Peñalosa en reuniones con los fabricantes de buses si precisamente la administración distrital contrató con la FDN un estudio en el que se consultaron a las distintas empresas las tecnologías de articulados y biarticulados disponibles para la ciudad?”, preguntó el concejal Sarmiento.

El cabildante hizo un llamado a los órganos de control para que investiguen estos hechos y recordó que el de Óscar Edmundo Díaz es un caso aberrante de puerta giratoria por la relación de negocios que ha tenido con Recaudo Bogotá (https://bit.ly/2abBEBO).

Compilado de pruebas: https://manuelsarmiento.com/1-2016-converted/

Volvo y los negociantes actuales serán los grandes ganadores de la licitación de las fases I y II de Transmilenio

Volvo y los negociantes actuales serán los grandes ganadores de la licitación de las fases I y II de Transmilenio

Este 2 de noviembre se definirán los ganadores de la licitación de Transmilenio con la que se montará un negocio de 6 billones de pesos por los próximos 10 años, para la provisión de 1400 buses (flota) y la operación de 6 troncales de las fases I y II. El concejal Manuel Sarmiento señaló que este será un negocio más costoso que el actual, cuyos grandes beneficiarios serán Volvo y los actuales operadores del sistema.

Peñalosa decidió imponer un modelo que encarece los costos del sistema en por lo menos $77.000 millones de pesos, según lo señalan los propios estudios contratados para la estructuración de la licitación. Al establecer dos tipos de concesiones, una para el suministro de la flota y otra para su operación,  se deberán pagar dos tasas de rentabilidad cuando en la actualidad solo se paga una, lo que aumenta los costos para la ciudad y las ganancias para los operadores . Lo peor es que este modelo lo montó Peñalosa con una gran mentira, pues dijo que era necesario que las empresas que compraran los buses y los pusieran a disposición del sistema debían ser distintas a las que los operaran. Sin embargo, las empresas que se presentaron para suministrar los buses, amarraron también la operación. Los mismos con las mismas, porque además seis de siete de las empresas vienen de operar actualmente Transmilenio” (Ver tabla).

El cabildante reveló además el acta del Consejo de Política Fiscal del 10 de mayo de 2018, según la cual con este modelo y la reestructuración del SITP el déficit acumulado del sistema aumentará en 4 billones de pesos en los próximos 10 años.  Esta política ineludiblemente llevará a estrangular las finanzas distritales y el bolsillo de los bogotanos, y además hace más difícil la incorporación de tecnologías limpias. “Al ser más costosa la operación, la licitación impone los buses diésel Euro V, porque al ser una tecnología obsoleta es más barata y garantiza mayores ganancias a los concesionarios, con menores inversiones”, explicó el concejal Sarmiento.

Finalmente, Sarmiento señaló que esta es una licitación que favorece ampliamente a Volvo. El lote del Tunal (422 buses), el más grande con el 30% de la flota, solo tiene dos oferentes, ambos con buses diésel Euro V fabricados por Volvo.

Aún no están listos los estudios de Transmilenio por la Séptima

Aún no están listos los estudios de Transmilenio por la Séptima

A pesar de que Peñalosa anunció que en los próximos días se abrirá la licitación, documentos del IDU revela que los estudios siguen embolatados.

Como tramposas y mentirosas calificó el concejal Manuel Sarmiento las afirmaciones de la directora del IDU, Yaneth Mantilla, según las cuales ya está todo listo para abrir la licitación de Transmilenio por la Séptima. De acuerdo con un oficio enviado por la funcionaria el pasado 26 de septiembre, el IDU no ha aprobado componentes de los estudios como el presupuesto definitivo del proyecto, las “especificaciones técnicas de construcción” y la “programación de obra”.

La Directora del IDU también mintió cuando aseguró que desde el 19 de julio se habían subsanado las muchas observaciones que llevaron a que el Subdirector General de Infraestructura declarara el proyecto como inviable. El informe que responde a este concepto de inviabilidad se expidió el pasado 10 de septiembre, documento que además señala que el consultor aún no ha entregado toda la información que se necesita para abrir la licitación. Por ejemplo, frente a los cuestionamientos a los diseños de las bocacalles y al diseño geométrico, el informe del IDU señala que la observación fue “atentida parcialmente” y que el entregable aún se encuentra “pendiente”.

Sarmiento cuestionó que la alcaldía de Peñalosa anuncie la apertura de la licitación a pesar de que los estudios de la obra siguen embolatos y exigió que la administración deje de engañar a los ciudadanos.

El IDU insiste en matener ocultos documentos que desvirtúan el concepto de invabilidad de Transmilenio por la Carrera Séptima

El IDU insiste en matener ocultos documentos que desvirtúan el concepto de invabilidad de Transmilenio por la Carrera Séptima

En una carta pública enviada a la directora del IDU, Yaneth Mantilla, el concejal del Polo denuncia que tras casi un mes de asegurar que el proyecto de troncal de Transmilenio por la Carrera Séptima es viable, siguen sin conocerse los documentos que sustenten tal declaración. Sarmiento le solicitó a la funcionaria publicar inmediatamente todos los productos técnicos del proyecto.

El siguiente es el texto de la carta:

Señora

YANETH ROCÍO MANTILLA BARÓN

Directora

Instituto de Desarrollo Urbano

Ciudad

 

Ref.: ¿Por qué aún no se conoce el análisis técnico que desvirtúa el concepto de invabilidad de Transmilenio por la Carrera Séptima?

Atento saludo,

Desde que se conoció un concepto del Subdirector General de Infraestructura del IDU que declara inviable la troncal de Transmilenio por la Carrera Séptima, le he solicitado el documento que según usted desvirtúa los muchos cuestionamientos técnicos que hizo el alto funcionario de la entidad que usted dirige.  El pasado 15 de agosto me contestó explicando que aún no tenía lista la versión final y definitiva del documento, pero que me lo enviaría cuando estuviera consolidado, durante la tercera semana de agosto.

Han pasado más de dos semanas desde la fecha señalada para la remisión de la información y no la he recibido, omisión inexplicable dado que usted afirmó que el concepto de inviabilidad ya había sido desvirtuado por otro documento técnico del IDU que nadie conoce. Por ello le solicito remitir inmediatamente todos los productos técnicos del proyecto de la troncal de Transmilenio por la Carrera Séptima en ejercicio de mi derecho fundamental de petición y de la función de control político a la que tengo derecho como concejal de Bogotá, particularmente el análisis que controvierte el informe de inviabilidad.

Agradezco su atención y pronta respuesta.

Cordialmente,


MANUEL SARMIENTO

C.C. 80.873.444

CONCEJAL DE BOGOTÁ

Bogotá pierde $ 77 mil millones de pesos en la compra de los nuevos buses de Transmilenio

Bogotá pierde $ 77 mil millones de pesos en la compra de los nuevos buses de Transmilenio

Resultó falso que se requirieran dos contratos para la compra y operación de los 1.441 buses de las fases I y II de Transmilenio. La supuesta dificultad de los actuales operadores para conseguir cierre financiero fue la excusa que usó la administración para estructurar dos licitaciones, una para la provisión de los buses y otra para su operación, lo que le cuesta $ 77 mil millones de pesos más a la ciudad.

Prueba de ello fueron las ofertas que se presentaron el pasado martes para la provisión de flota, donde 6 de 7 oferentes provienen de la actual operación y anuncian presentarse a la segunda licitación para operar sus propios buses, un yo con yo que terminaremos pagando todos los bogotanos. Tan evidente es el hecho que los nombres de las empresas oferentes son iguales, cambian en una palabra o el beneficiario de las dos es el mismo:

Otro punto de alerta es que tres de los oferentes más fuertes presentan flotas compuestas en su mayoría por buses diésel Euro V, tecnología prohibida en Europa desde 2014. La alarma está dada por la forma de evaluación de la licitación que privilegia el precio sobre la tecnología limpia. Los factores de escogencia son tres: (1) Oferta económica – 700 puntos, (2) Oferta técnica – 200 puntos, (3) Apoyo a la industria nacional – 100, para un total de 1.000 puntos. El hecho es que los buses de propulsión diésel son más económicos que las tecnologías limpias, lo que de entrada les podría dar hasta 700 puntos, mientras los motores a gas y eléctricos recibirían máximo de 200 puntos, una diferencia que puede llevar a que la mayoría de los lotes terminen adjudicados a la tecnología más contaminante para la ciudad.

 

Metro de Bogotá: ¿Un nuevo REFICAR?

Metro de Bogotá: ¿Un nuevo REFICAR?

Después de haber incumplido por lo menos en siete ocasiones las fechas anunciadas para abrir el proceso de selección del constructor, el pasado 24 de julio Peñalosa anunció que el 6 de agosto se abriría por fin la licitación (https://bit.ly/2wyhbPA). Sin embargo, después de que se denunciara que el proyecto no contaba con los estudios suficientes, ese mismo día el alcalde afirmó que “a más tardar en diciembre debe[á] abrirse la licitación” (https://bit.ly/2C1Zii9). Andrés Escobar, gerente del proyecto, no se quedó atrás y en una misma entrevista fue capaz de decir que la licitación sí se había abierto, para enseguida confesar que “no la hemos abierto” (https://bit.ly/2okq5ws).

Esto no es todo. En la Silla Vacía (https://bit.ly/2okq5ws) al “aclarar” por qué había anunciado la apertura de licitación sin los estudios que exige la ley, el gerente Escobar pretextó que “los estudios de factibilidad quedaron concluidos en septiembre del año pasado”, pero que “los 23 entregables apenas van a estar listos en estos días” (https://bit.ly/2wuGLG1). Sus confusas  declaraciones incluyeron reconocer que tanto él como el alcalde Peñalosa no sabían que antes de acudir a la banca internacional debían contar con el respaldo del gobierno nacional.

La verdad verdadera es que los estudios de factibilidad no se han terminado ni tampoco  se ha entregado ni aprobado la estructuración financiera del proyecto, un elemento fundamental para definir su viabilidad. No obstante, Santos y Peñalosa, pasando por encima de la legislación colombiana, decidieron que el proceso de selección del contratista se regiría por las normas “más flexibles” del BID que, absurdamente y en la lógica del gran capital internacional, franquean el proceso sin contar con todos los estudios, disparate que en Reficar llevó a sobrecostos por $4.000 millones de dólares, y que les cae como anillo al dedo no solo por su reconocida adicción al capital extranjero sino porque les sirve de engaño frente al documentado retraso del Metro mediocre y costoso en que ambos se embarcaron.

Los lineamientos licitatorios del BID –los mismos que se usaron para implementar el fallido SITP– abren las puertas a la corrupción al autorizar el ocultamiento de la información utilizada para escoger al contratista e impiden conocer las evaluaciones de las ofertas que presenten las compañías interesadas en quedarse con el megacontrato de $4.300 millones de dólares, violando principios fundamentales como la transparencia y la publicidad. Como si  fuera poco, Peñalosa, aplicando el mismo patrón que empotró en Bogotá desde 1998 –el Modelo Transmilenio–,  al consorcio que resulte beneficiario con la construcción también se le dará la operación y explotación durante 20 años.

Ese “Pos ya sabes, yo como digo una cosa digo otra”, que en esta comedia chapulinesca han representado Peñalosa y Escobar concluyó por dejar en manos de instituciones extranjeras las decisiones estratégicas del pésimo Metro que Santos, Peñalosa y Duque legarán a Bogotá, un infortunio que sus ocho millones de habitantes no se merecen. ¿Quién podrá defenderlos?

Manuel Sarmiento

Concejal de Bogotá – Polo Democrático Alternativo

3 de septiembre de 2018

“La licitación de Transmilenio es un cáncer para Bogotá”: concejal Manuel Sarmiento

“La licitación de Transmilenio es un cáncer para Bogotá”: concejal Manuel Sarmiento

Peñalosa impone buses prohibidos en Europa con mentiras. Sarmiento le envió a la Procuraduría la prueba reina de las falacias del alcalde. 

El concejal Manuel Sarmiento puso en evidencia cómo la administración Peñalosa miente para justificar la adquisición de buses prohibidos en Europa (Euro V), medida duramente cuestionada por la Procuraduría.

El alcalde y la gerente de Transmilenio han afirmado que no se pueden exigir buses con la tecnología más avanzada y menos contaminante (Euro VI) porque en Colombia no se produce el combustible que requieren (diésel con menos de 10 partes por millón de azufre). Sin embargo, una comunicación del Presidente de Ecopetrol dirigida a María Consuelo Araujo del pasado 7 de junio señala todo lo contrario: “Ecopetrol reitera el compromiso con Transmilenio S.A. de suministrar Gas Natural y Diésel B2 con un máximo contenido de azufre de 10 partes por millón –ppm- en plantas de abasto mayorista en Bogotá para el programa de renovación de la flota de las Fases I y II de Transmilenio” (carta Ecopetrol).

El concejal Sarmiento ya había mostrado que Reficar produce diésel para motores Euro VI, pero en el debate adelantado en el Concejo de Bogotá, la gerente de Transmilenio, María Consuelo Araujo, reiteró la falsa incapacidad de Ecopetrol como excusa para condenar a la ciudad a motores prohibidos en Europa.

Ante la reanudación de la licitación, el concejal del Polo le exigió al gobierno distrital decirle la verdad a la ciudad: ¿Cuáles son los verdaderos motivos por los que Peñalosa le impone a Bogotá los buses más contaminantes? Además, el cabildante le envió a la Procuraduría la prueba de las mentiras del alcalde y la gerente del sistema.

“Los nuevos buses que pretende imponernos Peñalosa son la chatarra que hoy no compra Europa, estamos ante un vendedor de buses obsoletos”, afirmó Sarmiento.

Esta es la comunicación que el concejal le envió a la Procuraduría: enlace carta

El IDU sigue ocultando los estudios de Transmilenio por la Carrera Séptima

El IDU sigue ocultando los estudios de Transmilenio por la Carrera Séptima

Dos meses después de que el alcalde Peñalosa anunciara la terminación y aprobación definitiva de los diseños de la troncal de Transmilenio por la Carrera Séptima, el IDU sigue ocultando los estudios. Así lo denunció el concejal Manuel Sarmiento tras conocer una respuesta de la directora de la entidad en la que se niega a enviar los estudios contratados con Ingetec.

 La directora del IDU también se negó a entregar el informe técnico que desvirtúa el concepto del Subdirector de General de Infraestructura que declaró la inviabilidad del proyecto (goo.gl/e16S3B), alegando que “la Enridad se encuentra consolidando el documento final de validación con la rotalidad de la información de los productos entregados por el Consultor con el visto bueno de la Interventoría y los documentos resultanres de las mesas de trabajo”. De esta manera, a pesar de que desde el pasado 24 de julio el IDU desvirtuó el informe que evidencia las graves falencias de los diseños de la troncal, aún no cuenta con un documento técnico que sustente la viabilidad del proyecto.

 “¿Cómo es posible que no se conozcan los diseños dos meses después del anuncio del alcalde sobre la terminación de los diseños? ¿Por qué la directora del IDU afirma que el concepto de su subdirector sobre la inviabilidad de Transmilenio por la Séptima fue modificado pero no existe un informe que sustente esta afirmación?”, preguntó el concejal Sarmiento. El cabildante del Polio exigió a la administración de Peñalosa una respuesta pronta a estos interrogantes y señaló que esta es otra de las muchas irregularidades que rodean un proyecto extremadamente dañino para la ciudad.

Concejal Manuel Sarmiento solicita a rectores de universidades del centro de Bogotá mostrar los fundamentos técnicos de su respaldo al proyecto de la troncal de Transmilenio sobre la Carrera Séptima

Concejal Manuel Sarmiento solicita a rectores de universidades del centro de Bogotá mostrar los fundamentos técnicos de su respaldo al proyecto de la troncal de Transmilenio sobre la Carrera Séptima

Mediante una carta remitida a los siete rectores de las universidades del centro de Bogotá que han manifestado su respaldo al proyecto de Enrique Peñalosa para construir una troncal de Transmilenio por la Carrera Séptima, , el concejal Manuel Sarmiento les solicitó informar cuáles fueron los fundamentos técnicos en los que se fundamenta su apoyo.

El cabildante insiste en la misiva que la academia debe pronunciarse bajo los más estrictos criterios técnicos, especialmente cuando el Instituto de Desarrollo Urbano ha presentado observaciones al proyecto.

A continuación se agrega el contenido de la carta:

 

Rectores
Universidades del centro
Bogotá D.C.

 

Ref.: La academia debe pronunciarse bajo los más estrictos criterios técnicos respecto a la construcción de la troncal de Transmilenio por la Carrera Séptima

Atento saludo.

En lugar de mostrar los estudios que demuestren la conveniencia de construir una troncal de Transmilenio por la Carrera Séptima, el alcalde Enrique Peñalosa ha apelado a la opinión de los rectores de algunas universidades, entre ellas la suya, como un argumento de autoridad para justificar el proyecto. Sin embargo, más allá de las verdades generales sobre la necesidad de mejorar la movilidad en el corredor oriental de la ciudad, los pronunciamientos difundidos por la administración distrital no contienen un análisis detallado que le dé un sustento técnico a una propuesta que ha sido duramente cuestionada por expertos en diversas materias.

Dado el peso que tienen las opiniones de quienes dirigen importantes centros académicos, es necesario que la opinión pública conozca en detalle las razones que los llevaron a respaldar este proyecto. Sobre todo, cuando la propuesta carece de una evaluación integral de beneficio/costo, estudio imprescindible para definir la viabilidad de una obra según lo señala el Centro de Economía Aplicada del School Business de la Universidad de Kansas, uno de los más consultados para evaluar proyectos de infraestructura.

Para definir los beneficios de esta troncal, la academia debe ir más allá de las obviedades expuestas por el alcalde Peñalosa sobre la necesidad de mejorar la movilidad. Es necesario analizar las distintas alternativas que existen para alcanzar este propósito, teniendo en cuenta que en el mismo corredor se tiene previsto construir la primera línea del metro. Resulta entonces inexplicable que la administración distrital se rehúse a mostrar los estudios de modelación de demanda en un escenario que no incluya la construcción de la troncal por la Carrera Séptima, pero que sí contemple la entrada en funcionamiento de la primera línea del metro.

Por otro lado, además de los $2,4 billones que el gobierno calcula como CAPEX del proyecto, el estudio beneficio/costo debe evaluar y cuantificar, entre otros, los siguientes perjuicios: i) la congestión que generará el proyecto durante su fase de construcción; ii) los daños urbanísticos por la decisión de no ampliar los andenes en el tramo crítico entre las calles 32 y 94, violando las disposiciones del POT y generando un “deterioro de los niveles de servicio peatonales”, como señalan estudios de la Universidad Santo Tomás; iii) el deterioro urbano por la construcción de estaciones de hasta 196 metros de extensión en una avenida angosta como la Carrera Séptima, creando una cicatriz urbana que contraría las ideas básicas de un buen urbanismo; y, iv) la afectación de 75 Bienes de Interés Cultural como el Parque Nacional (al que se le recortarían 4.000 metros cuadrados) y el Museo del Chicó.

Por las anteriores consideraciones, de manera respetuosa le solicito informarme cuál es el estudio de beneficio/costo en el que se fundamenta su opinión sobre la conveniencia de construir una troncal de Transmilenio por la Carrera Séptima, y el ejercicio de modelación de demanda que demuestre que el proyecto va a beneficiar a los estudiantes, profesores y trabajadores de la institución que usted dirige, pues no se entendería que desde la rectoría de una universidad se manifieste el respaldo a este proyecto sin contar con este tipo de estudios.

La respuesta a las solicitudes presentadas serán recibidas en la Cl. 36 #28A-41 Of. 201 y en el correo electrónico concejalmanuelsarmiento@gmail.com

Agradezco su atención y pronta respuesta.

Cordialmente,

MANUEL SARMIENTO
C.C. 80.873.444
CONCEJAL DE BOGOTÁ